Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 29 3 2002 Televisión- Radio 87 Bertín Osborne regresa a Antena 3 tras la pista de artistas infantiles Se busca una estrella promocionará la carrera musical del niño ganador A medio camino entre Menudas estrellas y Operación triunfo Antena 3 estrena esta noche Se busca una estrella un formato de Gestmusic en el que dieciséis niños optan a una carrera discográfica. En cinco galas y con la votación de los telespectadores, Bertín Osborne regresa a su TV fetiche con su género más afín. Los niños que ven más de una hora de TV al día serán más violentos EFE SARA CAMPELO MADRID. Bertín Osborne ha vuelto a la cadena que mejor conoce, al género que le ha dado fama y con los invitados que más aprecia. Sin miedo al encasillamiento- he de reconocer que con este tipo de programas estoy encantado de la vida -y con la seguridad que da ser uno de los principales activos de la cadena según admiten desde Antena 3, el presentador estrena esta noche Se busca una estrella (a partir de las 22,00 horas) un formato de Gestmusic en el que participan dieciséis niños que aspiran a grabar un disco con canciones inéditas. WASHINGTON. Los niños que ven más de una hora de televisión cada día pueden convertirse en adultos violentos, según afirma un estudio que publica la revista Science El estudio, realizado por investigadores de la Universidad de Columbia y del Instituto de Psiquiatría de Nueva York, ha seguido la evolución de 700 niños desde la infancia hasta que se han hecho mayores. Los adolescentes que ven una hora o más de televisión cada día son más proclives a estar implicados en actos agresivos al llegar a la veintena al menos en el caso de los niños, ha explicado Jeffrey Johnson, director del estudio. Mientras que los chicos se ven más implicados en peleas y agresiones, las chicas, en robos y amenazas. Chicas: robos y amenazas Johnson, investigador de la Universidad de Columbia, ha indicado que, en el caso de las chicas, se ha observado la misma propensión a la violencia cuando los tiempos de ver televisión suben de las dos horas diarias. Nuestro estudio sugiere que, al menos durante la primera parte de la adolescencia, los padres responsables no deben permitir a sus hijos que vean más de una hora de televisión al día señala Johnson en unas opiniones divulgadas para acompañar al estudio. Aunque se han realizado numerosas investigaciones sobre los efectos de la televisión y la violencia, especialmente en niños, éste es el primero que realiza un amplio seguimiento de los sujetos tomados como muestra, en algunos casos durante cerca de 17 años. En el estudio, los investigadores dividieron a los 700 niños observados en tres grupos, en función de si veían la televisión durante menos de una hora, entre una y tres horas y más de tres horas al día. Los investigadores habían calculado mediante un estudio de los contenidos televisivos que, en los momentos de máxima audiencia, una hora de televisión puede contener entre 20 y 25 actos violentos. Mediante entrevistas mantenidas con los niños y sus madres a lo largo de 18 años, los investigadores han podido determinar que los niños que se ven implicados en mayor número de actos agresivos o violentos al llegar a jóvenes adultos correspondían al grupo de los que más horas veían TV. El estudio contradice la extendida creencia de que la TV provoca comportamientos violentos en los niños y precisa que esa agresividad es más propia de adultos. Bertín Osborne, cómplice de los niños en el nuevo concurso de la TV privada de Antena 3- -utilizaremos un dispositivo por el que no se registrarán más de tres mensajes del mismo teléfono móvil La audiencia de Se busca una estrella tendrá una semana para votar a su favorito: los jueves de cada semana, a las 18.00 horas, se comunicará a los telespectadores el cierre de la recepción de votos desde el programa Sabor a ti mientras que el fallo de cada eliminatoria se dará a conocer durante la gala de cada viernes. Lo hemos querido hacer así- -justifica su directora- -para que sólo acudan a la gala aquellos niños que hayan pasado la eliminatoria; no queremos llevar a los pequeños a ABC Cinco ediciones El programa consta de cinco ediciones, cuatro de ellas grabadas en falso directo y una- -la final- -en tiempo real. Por un lado, no podíamos recurrir a la grabación ordinaria porque los niños se cansan, y tampoco podíamos hacerlo en directo, ya que hay que respetar sus horas de sueño aclara Bertín Osborne. En las dos primera entregas, sendos grupos de ocho niños competirán por figurar entre los primeros diez clasificados, que en sucesivas rondas se reducirán a sólo cuatro participantes, de entre los que se elegirá el ganador de un lanzamiento discográfico en toda regla con canciones originales. Entre Menudas estrellas y el intertextualizado Operación triunfo (también de Gestmusic) el nuevo concurso está protagonizado por las actuaciones de niños de entre 6 y 13 años, seleccionados tras un riguroso cásting. Según explica su directora, Aintzane Oiarbide, el concurso nació de la voluntad conjunta de cadena y productora de dar una vuelta de tuerca a Menudas estrellas por ello ideamos este formato en el que ni los niños van caracterizados ni hay jurado que valore su trabajo Efectivamente, es una aproximación más a OT la continuación de los aspirantes dependerá de la voluntad de los espectadores, a través de llamadas a 906 y mensajes SMS. Para evitar polémicas- -explica Manuel Villanueva, director de contenidos un plató para decirles en directo que han perdido, eso sería muy cruel teniendo en cuenta sus edades Los niños, procedentes la mayoría de ediciones pasadas de Menudas estrellas harán versiones adaptadas de conocidos temas del repertorio nacional e internacional. La audiencia juzgará Es muy difícil encontrar canciones que se adapten a cada edad, tanto por el registro de la voz como por el contenido. De todas formas- -precisa Oiarbide- estamos seguros que al ser la audiencia el juez, primarán aspectos emotivos, no sólo técnicos a la hora de evaluarlos El molde de Operación triunfo PopStars: todo por un sueño Estudio de actores El equipo de mi gente y ahora Se busca una estrella Muchos nombres para un sólo molde, el que repite hasta la saciedad el perfil de Operación triunfo Es cierto que las excusas son de todo género- -unos formatos eran anteriores, otros incluyen las mínimas diferencias para apartarse del plagio- pero lo cierto es que algo huele a rancio en una televisión en la que la originalidad se transforma en meras repeticiones de un mismo modelo. En el caso de Se busca una estrella ajena a las denuncias por intertextualización debido a que procede de la misma productora, Gestmusic Endemol, sus responsables aseguran haber establecido sus primeros contactos con el formato en noviembre, previamente pues al boom de Operación triunfo Sea como fuere, lo cierto es que en los próximos meses el espectador va a ser acribillado por un alud de concursos cazatalentos de toda índole. Ignoramos si esto es símbolo o no de inmadurez de la televisión, sobre todo si se hace caso a los gurús del medio, que advierten que en EE. UU. -titular de una de las industrias televisivas más consolidadas del mundo- -funcionan simultáneamente más de veinte reality shows y todos con éxito.