Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 CULTURA DOMINGO 4- 11- 2001 ABC Panero, en la isla del doctor Inglott El poeta, ingresado en el Psiquiátrico de Gran Canaria, publica su poesía completa LAS PALMAS. Mariano de Santa A n a LASF 1 Hospital Psiquiátrico de Gran I Canaria está emplazado en las- -1 afueras de Marzagán, un barrio disperso de la periferia de la capital de la isla cuyo signo distintivo principal es precisamente este edificio de trazas racionalistas levantado para cobijar a los que perdieron la razón. Me he citado aquí con Leopoldo María Panero, que acaba de publicar sus Obras Completas para hablar del trayecto literario que Ueva recorrido hasta el presente. Como me temía, finalmente de literatura hablamos sólo a ratos, pues con frecuencia el poeta interrumpe el flujo de nuestra interlocución para volver ima y otra vez sobre sus fijaciones con el diablo, el universo disimétrico la CÍA o los suplicios que, dice, le infligen en esta Isla del Dr. Inglott que llama así en alusión al director del centro, Rafael Inglott, un destacado psiquiatra canario. E: HE LEÍDO DEMASIADO rece con frecuencia en sus conversaciones. Ese fatídico día en que España entera aguardaba estremecida su destino. Panero, eso dice, se fue a la librería Visor, cogió un libro de poesía palatina y tomó algunas referencias para imitar a los vates antiguos. Me gusta Catulo. Potmd lo comparaba con Rimbaud. Un verso duro. Horacio me gusta menos, es demasiado agrícola Otros títulos que aparecen en nuestra conversación: Heroína y otros poemas un libro comercial que escribí para ganar dinero pero cuyos versos, por lo demás, son perfectos y Páginas de poesía política un conjunto de textos civiles, de poesía política pero no social, porque no me gusta nada la poesía social. Ni Eluard, ni Aragón y mucho menos Miguel Hernández, que es im poeta repugnante Aunque su mente es un inmenso campo de batalla, no hay lugar en eUa para querellas entre líricos antiguos y modernos. Junto a Propercio y Catulo, Mallarmé y hasta Lacan, en el que no creo como psicoanalista pero al que considero un gran poeta Del autor de La tumba de Edgar Poe se precia de haber tomado su concepción científica de la poesía y aún más la lucha contra nuestra auna lamartiniana mientras que lo que se dirime en la obra de Lacan es, para Panero, en último término, un problema de estilo que destella en palabras como las que cita con su prodigiosa memoria: Yo me muevo entre lo que vosotros consideráis como lo menos verdadero por excelencia: en el sueño, en el desafio del sentido, en el juego de palabras más grotesco y de la agudeza más gongorina y no procedo con más seguridad a cambiar la faz del mundo que cuando veo el perfil de la nariz de Cleopatra. Si la nariz de Cleopatra cambió el curso del mundo no fue por haber sido larga, sino porque fue necesario que fuera una nariz hablante En el transcurso de nuestro encuentro el poeta pasa constantemente de la pasión con que habla de lite- Leopoldo María Panero La entrevista transcurre en parte en una salita del hospital y en parte en su habitación- biblioteca, una estancia desde la que se divisan los paisajes pintados por Jorge Oramas, antiguo huésped también de esta casa, que se exhibirán próximamente en el Centro de Arte Reina Sofía. Junto a los versos de Propercio, tan caro a su venerado Ezra Pound, en este pequeño cuarto Panero custodia entre otras obras una antología de textos de Lutero, un ensayo sobre Víctor Tausk, un psicoanalista que se suicidó después de una entrevista con Freud el epistolario de Indalecio Prieto y La muerte de Virgilio de Hermann Broch. He leído demasiado me dice con pesadumbre. Pero tanto como de lo leído es momento también de hacer balance de lo escrito. Toda mi obra se mantiene bien, pero los libros míos que más rae gustan son Narciso en el acorde ultimo de las flautas Piedra negra o el temblor y Dioscuros El lírico, que vino a parar a Gran Canaria hace unos años, cuenta que la génesis de Dioscuros tuvo lugar el 23- F, una fecha que con cualquier pretexto o incluso sin pretexto alguno apa- Vida u obra ugar en la ruleta de la vida tanto y según un plan tan original que Uega un momento en que la imagen pública de un escritor está constituida por sus detenciones, estancia en la cárcel, intentos de suicidio y el recorrido por los manicomios de España, además de toda ima serie de anécdotas divulgadas en entrevistas y películas. Toda esa leyenda ya dio en ima biografia (Benito Fernández, El contomo del abismo 1999) excelente, que se lee casi como si fuese una novela de aventuras. Pero el gran equívoco sería que la peripecia que da sustento a ese drama vital acabara por suplantar ima obra poética que no encuentra parangón en la historia de la literatura española. Una obra que, además de relatos y ensayos diversos, cuenta con una veintena de libros de poesía y que, en definitiva, se articula co- J mo ima larga pregimta sobre el sentido del poema y también sobre el sentido de la vida. Más allá de una caligrafía que discxurre a contrapelo de los modos literarios más usuales, más aUá de la violencia verbal de sus escritos, de sus imágenes inesperadas y deslumbrantes, de vma puesta en cuestión permanente de lo que la escritura sea, de la iconoclastia que aflora verso a verso, la respuesta final que surge de todo eUo es un vacío en el que anida la nada. No podía ser de otro modo, pues, vista como relato, la poesía de Leopoldo María Panero no es más que la narración minuciosa de la destrucción: de la destrucción de la vida. Y es de la demolición sistemática del individuo a partir de donde se labra la gran construcción de su poesía: Vida u Obra. l ú a BLESA ratura al abatimiento sordo con que relata su soledad. Se queja de haber sido el único poeta ausente en la última cita de los novísimos que treinta años después de la aparición de la famosa antología que dio nombre al grupo se reunieron el pasado marzo con motivo de su reedición. Pasaron de mí olímpicamente dice. Panero me recuerda también que su hermano pequeño, Michi, dio unos meses con su sombra en la isla con intención dé instalarse en ella, aunque finalmente como vino se marchó. Ahora ni aparece porque teme que le pida dinero Gran Canaria tampoco ha resultado ser para su paciente más famoso la Isla del País de Nimca Jamás que soñó im día en Unas palabras para Peter Pan Sin relación apenas con los escritores locales- -excepción hecha de algunos que intentan arañar migajas mediáticas a costa suya- su actividad pública aquí se reduce a las conferencias que da de cuando en cuando en algunos bares de copas y a los relatos que esporádicamente publica en la prensa local. El resto del tiempo vaga con su aspecto de mendigo por las calles de Las Palmas y trabaja en una próxima obra que se llamará Estudios sobre el estiércol Al término de nuestra entrevista le pido su diagnóstico sobre el atentado contra las Torres Gemelas. Destruir el mundo me contesta, es un homenaje al verso. No hay poema más beUo que la destrucción total del mimdo La encruciiada CDnstitucional C- -K y- S. l i l A. K w Seminario Internacional organizado por el Colegio Libre de Eméritos Madrid, 6, 7 y 8 de noviembre de 2001 Sesión de mañana; 6, 7 y 8 de 10,30 a 14,00 h. Sesión de larde: 6 y 7 de 17,00 a 20,00 h. Con ia colaboración de: iroDea V -pi M (M ñt; Salón de Actos de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas (Casa de los Lujanes, Plaza de la Villa, 2. Madrid) Información; Colegio Libre de Eméritos. Telf. 91 431 93 02 Entrada libre hasta completar aforo