Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 11- 9- 2001 ESPECTÁCULOS JTííi i 73 Elton John vuelve al sonido intímísta de sus comienzos El cantautor británico presentó ayer en IVIadrid su nuevo álbum La jaula de las locas se abre hoy en el Teatro Nuevo Apolo MADRID. Julio Bravo Ernesto Agudo Elton John, ayer durante la presentación de los temas de su nuevo disco, en el Círculo de Bellas Artes Eltón John presentó ayer en Madrid algunos de los temas de su último disco, Songs f rom the west coast Un álbum en el que el piano recupera su protagonismo anterior y el carácter reivindicativo está muy presente en algunas de las canciones. La grabación, que sale a la venta en octubre, cuenta con la colaboración de músicos como Stevie Wondeír o Billy Preston. MADRID. Pablo Carrero falta de novedades espectaculares, la siempre conservadora industria discográfica parece haber coincidido en el recurso a sus valores más tradicionales para atacar la presente temporada. Si el pasado fin de semana era Bob Dylan el centro de todas las miradas y en las próximas semanas se esperan las nuevas obras de Paul McCartney, Michael Jackson, Leonard Cohén o Mick Jagger, la semana se ha abierto con la presentación del nuevo disco de otro nombre de peso en el pop de los últimos treinta años. Songs from the west coast es el flamante nuevo álbum de Elton John, un disco que, en palabras del propio músico, tiene un marcado sabor a sus tiempos más clásicos y creativamente afortunados, los años setenta. Elton John, que ayer presentó su A disco en un acto patrocinado por la cadena radiofónica Cuarenta Principales cita la presión de sus propios fans, que pedían mayor presencia del piano en sus canciones, como una de las causas de este retomo a los viejos y buenos tiempos. Curiosamente, hay un disco concreto que también tiene buena parte de la culpa de este giro. Líder de Whiskeytown, una banda de culto admirada por un reducidísimo círculo de seguidores, el compositor y cantante norteamericano Ryan Adams (nada que ver, felizmente, con el rockero canadiense) editó el pasado año un estupendo disco de desnudo e intenso rock americano que parece haber calado hondo en el británico: Si un tío de veinticinco años- -decía al entrevistador- -ha podido hacer un disco tan sencillo y tan bonito, yo, que tengo cincuenta y cuatro tengo que poder hacerlo también Efectivamente, el nuevo disco de Elton John, cuyo primer single, I want love suena ya de forma insistente en todas las emisoras, suena mucho más a su etapa de mediados de los setenta- -la más creativa y atinada de su carrera- -que a cualquier otra cosa, si bien él insiste en que no se ha inspirado en sus viejos discos, álbimies que por otra parte no escucha nunca. Grabado con equipos analógicos y con un planteamiento mucho más austero que el de discos precedentes, en lo que sí coincide Songs from the west coast con otros trabajos del músico es en el carácter reivindicativo de algunas de las canciones, con cuestiones como la del sida o el rechazo social a los homosexuales como ejes principales. Elton John sigue pensando que en el mundo hay más amor que odio, pero, desafortunadamente, hay todavía mucho trabajo por hacer en muchas direcciones. El nuevo disco cuenta con colaboradores ilustres, como Stevie Wonder o Billy Preston (pianista de lujo sobre todo en los últimos años sesenta y en la década de los setenta famoso, entre otras cosas, por grabar con los Beatles) de los que el británico se siente más que satisfecho. Otro buen amigo de Elton John, el norteamericano Bíüy Joel, participará en el inicio de la gira de Songs from the west coast Así, ambos pianistas, cantantes y compositores se repartirán los papeles protagonistas en una serie de actuaciones en territorio americano a comienzos del próximo año. Más adelante, los planes de Elton John pasan por una gira europea en la que sin duda no faltarán Madrid, Barcelona y dos o tres ciudades más ya que España, país en el que mejor ha arrancado el single I want love es una de sus plazas favoritas. El Nuevo Apolo recibe hoy uno de los títulos más emblemáticos y capitales de la historia de Broadway: La jaula de las locas un musical de Jerry Hermán (autor también de la música de Helio DoUy! y Harvey Fierstein. Andrés Pajares y Joaquín Kremel protagonizan esta producción, de Luis Ramírez, productor y director artístico del montaje. La historia de la pareja de homosexuales que regentan un club en Saint Tropez, ideada por Jean Poiret, ha sido llevada a la escena y el cine en varias ocasiones. El musical que llega ahora a Madrid se estrenó en 1983 en el teatro Palace de Nueva York, donde estuvo durante cerca de cinco temporadas (1.761) y obtuvo seis premios Tony (el equivalente teatral del Osear) entre ellos los de mejor musical, mejor libro y mejor partitura. Se trata, sin duda, de uno de los últimos grandes musicales creados en Estados Unidos, emparentado con los títulos míticos de los años 40 y 50, con un libreto inteli- gente y unas canciones brillantes, emotivas e inspiradas (entre las que destaca I what I am im verdadero himno Ueno de sinceridad) Tanto Pajares como Kremel coincidieron ayer en definir La jaula de las locas c (mío un canto a la libertad Yes que La jaula de las locas fue el primer musical que se atrevió a poner sobre el escenario, como protagonistas, a dos homosexuales. Sin embargo, no se trata de ima obra sobre homosexuales sino sobre seres humanos que aman y sienten. Yo espe- ro- -dijo Pajares- -que la gente llore con nosotros, pero de emoción Todo eUo revestido de comedia, y con la espuma del cabaret en buena parte de sus escenas. A pesar de las dificultades que plantea el reducido e irregular escenario del Nuevo Apolo, Luis Ramírez se ha enfrentado al musical técnicamente más complejo de cuantos he realizado hasta ahora A Pajares y Kremel les acompañará un reparto donde se encuentran nombres ligados al musical madrileño de los últimos años, como Margarita Marbán, Eva Diago, Luis Amando, José Ramón Henche, Estrella Blanco o José Morales, junto a otros con menor experiencia en el género como Jacobo Dicenta, Tomás Sáez o Julia Torres. El experto Nacho Artime ha realizado la versión española de la obra, que será dirigida musicalmente por César Belda.