Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 DEPORTES JUEVES 23- 8- 2001 ABC En el estreno de Zídane, omnipresente Raúl Marcó los tres goles y el Madrid ganó la Supercopa después de dar un buen repaso al Zaragoza 4i REAL M U RID ZARAGOZA O REAL MADRID (4- 4- 2) Casillas; Salgado, Hierro, Karanka, Roberto Carlos (Solari, m. 8 4) Figo, Flavio, Makelele, Zidane (Savio, m. 71) Raúl y Morientes (Guti, m. 66) ZARAGOZA (4- 3- 2- 1) Lainez; Sundgrend, Aguado, Paco, Esquerdinha; Acuña, Aragón (Yordi, m. 72) José Ignacio; GallettI (Cuartero, m. 60) Vellisca (Juanete, m. 80) Jamelli. ARBITRO Iturralde González. Mostró amarilla a Sundgren (m 17) Morientes (m 28) Galletti (42) José Ignacio (m 66) GOLES 1- 0, m. 72: Raúl, 2- 0, m. 81: Raúl. 3- 0, m. 91: Raúl. balón y de la situación. Loable la pertinaz ofensiva blanca ante el montaje defensivo zaragocista... lástima de que se olvidaran los de Rojo de que el empate sin goles no les valía de nada y menos cuando al cuarto de hora se marchó Galletti y fue sustituido por un defensa. Rojo escalonaba dos centrales en la banda derecha (Cuartero- Sundgren) para frenar a Roberto Carlos. Verlo para creerlo. SE FUE ZIDANE Y... MADRID. Enrique Ortego ste chico no tiene arreglo. Se autoinvita a todas las fiestas con un desparpajo que le encumbra partido a partido. En la Liga de Figo se proclamó máximo goleador del Campeonato por segunda vez en su vida, y en la que ya se presupone que será la temporada de Zidane irrumpe a las primeras de cambio con cuatro goles- -le anularon uno legal- -en im partido de esos en los que los huecos había que buscarlos con lupa. En el estreno de Zidane, resolvió el de siempre: Raúl. Omnipresente Raúl. Oportunista Raúl. Tres goles para el primer paseíllo blanco del Centenario. El primero, con la cabeza; el segundo, con la izquierda; y el tercero, con la derecha. En los tres están marcadas sus cualidades. Su í lfato, su inteligencia, su don para machacar las defensas más cerradas. Como si quisiera demostrar a todos que su sitio está ahí, con m delantero por delante, con libertad de movimientos, pero siempre cerca del área, donde es letal por necesidad. PIZARRAS CON INTENCIONES E Se consumían los minutos. El Madrid no había perdido una ápice de su ambición. Lo seguía intentando por las bandas, por el centro... Su iniciativa era total. Es muy difícil jugar contra un equipo que acumula hombres por detrás del balón, hasta nueve, y sin embargo nunca perdió la cabeza... hasta que cayó la fruta. Zidane se fue cansado y con molestias... y al minuto siguiente llegó el primer gol del Madrid. Lo que son las cosas. Tenía que ser Raúl quien apareciera para abrir el melón. Y como la primera raja ya estaba en su boca. Buscó una segunda y después una tercera. Lo dicho, este chico no tiene arreglo. Ni falta que hace. Fotos: Miguel Berrocal Hierro y Figo, f e l i c e s c o n el p r i m e r t r o f e o d e l a ñ o p a r a s u e q u i p o En ocasiones, las pizarras descubren las intenciones de los entrenadores y por ende de los equipos. En las alineaciones estaban reflejadas las perspectivas de Vicente del Bosque y Txetxu Rojo. El Real Madrid salió a lo grande. Como corresponde a su plántula y a su categoría. Al ataque. Con dos delanteros específicos (Raúl y Morientes) dos hombres en las bandas como los extremos de antaño. Figo y Roberto Carlos, y un jugador dispuesto para manejar todos los hUos desde tma posición indefinida en la que era un poco de todo, pero también un poco de nada. Ese era Zidane. Aunque el partido ñiera oficial y el primer título de la temporada estuviera en juego. Del Bosque volvió a probar una idea que le ronda la cabeza y, visto lo visto, le puede dar resultado: jugar sin ningún hombre fijo en la banda izquierda para que Roberto Carlos, más que lateral, sea un exterior- extremo. Ayer, por esa banda ziu- da caía Zidane, Flavio, incluso Raúl, pero el que tenía la llave no era otro que el brasileño. Como si intuyera lo que se le venía encima, Rojo fue más precavido que en el partido de ida. De entrada renunció al delantero- tanque (Yordi) porque intuía que la iniciativa del juego no iba a ser de su equipo y se parapetó defensivamente con tres medios centro (Aragón- Acuña- José Ignacio) y dos hombres en las bandas (Galletti y VeUisca) más atentos, también, a cuidar su finca que a visitar la contraria. Lo de Jamelli es mejor no contarlo. Fue un náufrago. Era el hombre más adelantado... y jugaba en su campo. Con estas intenciones de pizarra, el dominio sólo podía ser del Madrid. Movió el balón con fluidez y soltura, más que en ninguno de los partidos anteriores. Zidane se ofrecía ima y otra vez y la reiteración de Figo y Roberto Carlos por las bandas terminaba por encerrar a los zaragocistas casi en su área. Si el Madrid no se adelantó en el marcador fue porque Iturralde cometió im error de bulto al anular un gol de Raúl después de darlo por válido- -pitó falta de Paco y luego concedió el tanto- -y también porque los de Rojo tienen oficio. Presionaron con sentido todas las salidas del balón y cuando no conseguían su objetivo, falta que te crió. Así una y otra vez. Era la única forma de frenar ayer al Madrid. A pesar de tener el título asegurado por aquello del empate a un gol en La Romareda, el Madrid mantuvo sus constantes de ataque en la segunda parte. Dominio casi absoluto. Del