Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID JUEVES 21- 6- 2001 ABC MADRID BRUTAL CRIMEN EN POZUELO Degüella a un abogado, hiere a su mujer y a una hija y abusa de la otra, en el asalto a un chalé La esposa Hamo tres veces al 112 para suplicar ayuda mientras la Policía estaba en su puerta El ruido de un revólver y la furia de un asesino arrancaron ayer de cuajo el f u t u r o a una f a m i l i a de Pozuelo. Un moldavo asaltó su chalé en la noche, degolló al padre, m a l h i r i ó de dos t i r o s a la madre, abusó de la hija menor, de 15 años, y sajó el cuello de su hermana, de 17, m i e n t r a s la Policía permanecía f u e r a sin poder intervenir. El móvil f u e el robo de unas joyas. Sostuvo u n t i r o t e o con los agentes, pero h u y ó aunque f u e detenido a las dos horas. Es un delincuente habitual. MADRID. Cruz Morcillo ompieron la nochede la calle Arquitectura, en Pozuelo de Alarcón, los disparos que salieron del tambor del revólver de Petrovich Arcan y resonaron en el dormitorio principal de la familia Castillo Sierra. Pero nadie oyó nada. Rajó el cuchillo el cuello de Arturo, el dueño de la casa, y sólo lo vio su mujer. Ángela se había despertado unos minutos antes por el crujido de una puerta, de unos pasos que ya los acechaban. Se armó de valor, cogió el teléfono y Uamó al 112. TRES LLAMADAS ANGUSTIOSAS R las inmediaciones. Mientras los agentes aguardaban, la tragedia se cernía en el interior de la vivienda. La primera reconstrucción policial indica que el criminal accedió a la casa por la ventana trasera de la buhardilla. El chalé, aunque dotado de sofisticadas medidas de seguridad, tenía desconectadas las alarmas. La puerta no estaba forzada. Llegó al dormitorio principal, donde descansaba el abogado Arturo Castillo López, de 47 años, y su mujer Ángela Sierra Peñalara, de 44. Cortó el cuello al letrado, quien intentó proteger a su esposa y también recibió un tiro en la mano y disparó a Ángela. La alcanzó en el estómago y la víctima se desplomó malherida, con una fuerte hemorragia interna y externa y destrozos viscerales. El asesino creía que la había matado. LAS ENCERRÓ EN UN ARMARIO Eran las 4.16 minutos. Dijo que creía que alguien había entrado en su chalé, en el número 117, y que ella estaba en su habitación con su marido. Antes de que le pasaran con la Policía, colgó al tener ya la certeza de que un desconocido irnompía en el dormitorio. A los cinco minutos llegó una patrulla policial. No había señales de fuerza ni ruidos. Llamaron al timbre y no hubo respuesta. Reclamaron a la base nuevos datos, pero aún no los había. Miraron en Arturo Castillo, el infortunado abogado degollado en su propia casa A continuación se encaminó al dormitorio de Andrea, la hija menor, de 15 años, y abusó de ella. Su hermana Alejandra, de 17; debió despertarse y entró. Le hizo un corte en el cuello. Las bajó a ambas a la planta de abajo y allí se dedicó a rebuscar cajones. Antes de marcharse, las encerró en un armario de la limpieza, donde después las hallarían los funcionarios al oír los golpes de las atemorizadas jóvenes. Entretanto, a las 4.38 se vuelve a recibir una llamada en el 112. Ángela asegura que está malherida por arma de fuego y cree que su marido está muerto. Un zeta de la comisaría de Pozuelo de Alarcón estaba en la puerta del chalé y los funcionarios intentan saltar la vaUa (hasta ese momento no sabían nada de lo que ocurría tras el muro) Se sospecha que la intención dé Arcan era alargar su estancia, pero debió de oír el coche El moldavo mató antes de que lo detuvieran, como habían pedido tres juzgados MADRID. C. M. Petrovich Arcan, de 23 años, y origen moldavo había sido detenido en más de seis ocasiones por la Policía desde 1999, cuando cayó en Toledo, casi todas por robo con fuerza en chalés y pisos. También por infringir la Ley de Extranjería. Estaba ilegal en España, pero no fue expulsado por las causas que tiene pendientes con la justicia. Tres juzgados, de Coslada, Guadalajara y Colmenar Viejo habían pedido su arresto. Decía llamarse Petrovich, Pietro, Petrus, Pedro... un nombre de pila diferente cada vez que era detenido. Su huella dactilar refleja que se apellida Arcan y su nom- bre se parece a uno de los alias que ha utUizado. La Policía contaba con su hueUa dactilar desde 1999 y ayer, después de ser detenido y negarse a facultar su identidad, esa misma hueUa fue la que Uevó a su inmediata identiflcación por parte de la Policía Científica. Todas las que se recogieron en el chalé de la familia CastUlo en la inspección ocular (en los muebles, ropa de cama, ventanas y hasta en un plástico) coincidían con la de Arcan, según fuentes policiales. LAS HIJAS LO RECONOCIERON Esa circunstancia, unida al hecho de que las hijas del matrimonio reconocieron las joyas y ade- más lo identificaron en una fotografía, es la razón de que se crea que actuó solo. Una hipótesis que a primera hora de la mañana parecía improbable, dada la violencia y rapidez de su macabra acción, así como la desproporción entre el supuesto móvü y la matanza que perpetró. Las dos adolescentes insisten en que sólo vieron a luia persona en la casa. No era la primera vez que Arcan entraba a robar en un domicilio particular. Se le imputan delitos similares en Coslada, La Moraleja, Madrid, Guadalajara, Colmenar Viejo. Su historial delictivo comenzó en mayo de 1999. El 15 de ese mes la Policía lo detenía en Toledo por el robo de im vehículo y por infracción de la Ley de Extranjería. El 22 de septiembre de ese año agentes de Coslada le pusieron a buen recaudo por un robo con fuerza de las cosas. Una hueUa suya había aparecido en otra vivienda. Tampoco entonces el juez entendió que había motivos suficientes para encarcelarlo, ya que el 10 de octubre se le implicaba en otro asalto en Guadalajara. El 10 de marzo pasado un juzgado de Coslada pedía una orden para averiguar su paradero. El 10 de mayo era otro de Guadalajara el que pedía su búsqueda y captura y el 10 de marzo pasado otro de Colmenar solicitaba averiguar su domicilio.