Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 BUSH, EN ESPAÑA (Viene de la página anterior) NACIONAL MIÉRCOLES 13- 6- 2001 ABC señalando que uno de sus objetivos es precisamente luchar contra el terrorismo, que Bush considera que puede hoy plantearse en los campos informativos o biológicos, por ejemplo. Bush insistió en que la Guerra Fría ha terminado y hay que enfrentarse a nuevas amenazas. Aznar, aimque no expresó una posición de apoyo abierto a esa iniciativa, se mostró comprensivo, indicando que no se trata de una actuación ofensiva, sino defensiva y que, por ahora, nadie ha demostrado que no pueda ser un instrumento que dé seguridad. IBEROAMÉRICA Helms- Burton, la espada de Damocles en las relaciones de EE. UU. con Europa Bush recibe presiones para autorizar las querellas previstas por la ley A mediados de j u l i o George W Bush deberá aportar su grano de sal a la epopeya internacional generada por la polémica ley Helms B u r t o n Para esas fechas, la nueva Casa Blanca t i e n e que haber decidido si p e r m i t i r á la entrada en vigor del llamado Título III que abriría las puertas a t o d a clase de querellas en los t r i b u n a l e s de Estados Unidos c o n t r a empresas extranjeras que operan en Cuba. Otro de los asuntos abordados en Quintos de Mora fue la actuación en Iberoamérica, donde los dos países del mimdo que tienen más intereses se muestran decididos a colaborar, tanto desde el punto de vista económico como a través del diálogo político, para lograr la estabilización democrática. Según Aznar, los dos gobiernos consideran que se dan la condiciones suficientes para atraer la prosperidad y confiar en im futuro democrático en el siglo XXI Bush y Aznar hablaron sobre Perú, sobre Chüe, sobre México y, por supuesto, sobre Cuba. En este último punto, Aznar planteó a Bush su posición contraria al embargo que mantiene Estados Unidos sobre la isla por considerar que fortalece a Fidel Castro. El presidente estadounidense, sin embargo, dijo ante los periodistas que tiene intención de mantener ese embargo hasta que Castro libere a los presos, celebre elecciones y abrace la libertad Menos tajante fue al hablar sobre la Ley Hehns- Burton y sobre si prolongará la suspensión de aplicación de esa norma, que afecta a intereses europeos y concretamente españoles con inversiones en Cuba. Bush dijo que trabajará por solucionar lo que consideró algún problema surgido con una empresa española PENA DE MUERTE WASHINGTON. Pedro Rodríguez corresponsal urante la segunda parte de su mandato presidencial, el demócrata Bul Clinton argimientó de forma insistente razones de seguridad nacional para mantener en suspenso el explosivo Título DI de la Helms Burton. Pero en pocas semanas le negará a George W. Bush su tumo para decidir sobre el arcaico enfrentamiento que mantienen Washington y La Habana desde los años sesenta. Animado por tener un republicano conservador al frente de la Casa Blanca, el exilio cubano estaría presionando con fuerza para que la legislación anticastrista entre en vigor de una vez por todas y con todas sus inquietantes consecuencias. La clave de este pulso se encuentra en la provisión de la Hehns- Burton que permite a personas con ciudadanía de Estados Unidos recurrir ante los tribunales federales para obtener multimülonarias compensaciones de empresas extranjeras que operen en Cuba con propiedades confisca- D Fidel Castro das por el régimen comunista hace cuarenta años. Ante esta dificü decisión, el presidente Bush deberá considerar intereses políticos nacionales e internacionales. Por un lado, una suspensión adicional sería muy mal recibida por la comimidad cubana en el sur de la Florida, estado que el hermano del presidente tiene aspiraciones de gobernar durante im nuevo mandato. De otro lado, la aplicación de esta medida extraterritorial corre el riesgo de disparar tensiones con la UE y Canadá, con grandes capitales privados invertidos en Cuba. A favor de una nueva suspensión del Título III estarían actuando en Washington diversos intereses empresariales de Estados Unidos, que temen la eventual posibilidad de un conflicto comercial y dificultades adicionales para operar en Europa y Canadá. Por si acaso, ciertos abogados de Miami tienen ya preparados los documentos legales necesarios para emprender automáticamente estas batallas judiciales. Como explicaba en las páginas del Washington Times el letrado Nicolás Gutiérrez (cuya lista de objetivos incluye el conglomerado español Sol- Meliá) si el presidente Bush suspende de nuevo el Título ni habrá una gran desilusión entre la comunidad cubanoamericana que quiere pensar que este presidente no tiene nada que ver con Clinton En el otro lado de la polémica se sitúan think- tanks como el Cato Institute. De acuerdo con un reciente estudio de este prestigioso centro de análisis, la Helms- Burton ha logrado enfrentar a nuestros aliados, ha aislado a los cubanos de a pie contra la influencia de las ideas americanas y ha reforzado la mano del gobierno que aspiraba a socavar. A esta ley le ha salido el tiro por la culata Para contentar al exilio cubano se estaría considerando la posibilidad de un procesamiento formal contra Fidel Castro por el derribo de dos avionetas del grupo Hermanos al Rescate que provocó la muerte de cuatro personas y la firma por parte de Clinton de la llamada Acta Cubana de Solidaridad y Libertad, más conocida como Helms- Burton. Palo al yanqui que además es de derechas mg P spaña es el lugar adecuaX C do para empezar ima visita a Europa afirmó ayer el presidente Bush en su comparecencia ante la prensa. También es mala suerte la que tienen esos retrógrados anti norteamericanos de boquilla: para un presidente de los Estados Unidos que aprecia la aportación cultural española en Estados Unidos, para uno que escoge España como único país que visita oficialmente en su primera gira por el continente, resulta que es de derechas y además lo proclama con orguUo. Hace unas semanas, la consejera de seguridad nacional, Condolezza Rice, recibía en Washington a im ministro español con el que habló sobre la inminente visita del presidente Bush. No lo dude- -le dijo- -el que el Gobierno español nos sea ideológicamente afín ha sido decisivo en la decisión de Uegar a Europa a través de España El principal problema de imagen al que se enfrenta George W. Bush es que a diferencia de su predecesor, él ha escogido gobernar para una gran mayoría del pueblo norteamericano y de espaldas a esa élite que se reparte entre la costa Este y HoUywood- -Barbra Streisand, Arthur MUler, los Ramones... -lo que Uena de escándalo a las llamadas élites biempensantes. Hay cuestiones de principio, como la defensa del valor de la vida humana ante las que los europeos debemos demostrarles que somos ima sociedad más justa que la norteamericana. Pero descalificar por ello al presidente Bush- -que mantiene en esta materia los mismos criterios que la mayoría de los norteamericanos, Clinton y Gore incluidos- -es hacer una extrapolación insostenible. Y en materias como Kioto o el escudo anti misües, lo menos que puede hacerse es escuchar sus argumentos. Pero la aportación más gloriosa a la visita del presidente Bush la ha hecho Jesús Caldera, portavoz parlamentario del PSOE, quien tuvo a bien exigir al presidente Aznar que demostrase ante Bush la misma firmeza que ante Fidel Castro. El señor Caldera conoce bien Cuba, país que ha visitado. Que un dirigente democrático español se atreva a hacer cualquier tipo de equiparación entre el presidente de los Estados Unidos y el presidente cubano demuestra su taUa política. Pero en este caso, las causas son comprensibles desde los postulados del más rancio antinorteamericanismo: Palo al yanqui que además es de derechas Ramón PÉREZ- MAURA De otro lado, al ser pregimtado sobre la pena de muerte en Estados Unidos, Bush dijo que responde a la volimtad del pueblo norteamericano, de la misma forma que en Europa se refleja otra voluntad. Aznar, por su parte, recordó que en España está abolida y que él es contrario a su existencia En el curso de la conversación mantenida por las dos delegaciones, George W. Bush se comprometió también a apoyar a España en su deseo de contar con más presencia en los organismos internacionales. En el terreno bilateral, se analizó la marcha de las negociaciones para renovar el Convenio Defensivo entre los dos países. Bush expresó su deseo de que se pueda Uegar a im acuerdo antes de fin de año, y según dijo, en español: Es posible y es importante