Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 2- 5- 2001 DEPORTES 53 La YÍctoría no fue para quien la trabajé El Madrid creó muchas ocasiones, pero el Bayern sorprendió con un gol de Elber REAL MADRID BAYWm MUNICH t REAL MADRID (4- 2- 3- 1) Casillas; Míchel Salgado (Munitis, m. 77) Hierro, Karanka, Roberto Carlos; Makelele, Helguera; Figo, Raúl, McManaman; y Guti (Savio, m. 54) BAYERN MUNICH (3- 4- 2- 1) Kahn; Kuffour, Andersson, Linke; Sagnol, Effenberg, Jeremies, Lizarazu; Salihamidzic, Scholl (Paulo Sergio, m. 72) y Elber (Jancker, m. 73) A R B I T R O Hugh Dalias (Escocia) Mostró cartulina amarilla a Kahn y Effenberg por parte alemana y a Munitis y Hierro. GOL 0- 1, m. 55: Elber, de un disparo lejano que sorprende a Casillas. Una vez remontó un 0- 1 en la ida MADRID. Luis Garde En competición continental el Madrid ha perdido en dos ocasiones en su feudo por 0- 1 en la ida. Ambas en la Recopa. En octavos de la 70 71 cayó ante el Wacker Insbruck, pero venció en Austria (0- 2) menos fortuna tuvo en cuartos de la 93- 94 frente al PSG, ya que en París sólo empató (1- 1) y quedó eliminado. En semifinales de la Copa de Europa en diez ocasiones el equipo de casa ha perdido 0- 1 en la ida y sólo una vez se consumó una remontada. Fue el Ajax en la 95- 96, que perdió en Amsterdam ante el Panathinaíkos y ganó 0- 3 en Atenas. Manaman le faltó confianza en el remate para superar a un Kahn que paró con una mano a media salida. Le metió el Real Madrid si cabe un punto más de ritmo al partido en la continuación. El Bayern seguía agazapado y con treinta y cinco minutos por delante entró Savio en el campo, el hombre que parecía el idóneo para darle al equipo la profundidad que le podía haber faltado hasta entonces. Justo en ese momento Uegó esa jugada tonta que terminas maldiciendo toda la vida y puede costar la novena. Elber cazó desde fuera del área un remate a botepronto y Casillas se tragó el balón, aunque Uegó a tocarlo. Ni los dos mil aficionados del Bayern presentes en el Bemabéu podían creerlo. Su equipo no había lie; gado ni al área contraria... y ganaba. KAHN SALVA A SU EQUIPO MADRID. Enrique O r t e g o T anto trabajo en un día tan señalado merece mejor recompensa. El Real Madrid se curró ayer el partido en todas sus vertientes... menos la del gol. Y precisamente el Bayern fue a encontrar el fruto en la única faceta que no trabajó: la del ataque. Difícil de entender. No fue un partido para ponerlo en lui marco, pero sí para apurarlo en toda su intensidad disfrutándolo hasta la última calada. Ganó quien menos lo intentó, pero no es la primera vez ni será la última que- ocurre sobre un campo de fútbol. En esta ocasión nada se puede objetar al Real Madrid, salvo su inoperancia ante la puerta de Kahn. Lo intentó por activa y por pasiva, por alto y por bajo, por las bandas y por el centro, pero el Bayern sacó la máxima rentabilidad a su expeditiva y eficiente defensa y aprovechó un remate furtivo para acercarse un paso más a la final de Milán. Mfguel Berrocal Raúl muestra su desesperación por la falta de acierto ante el gol bricó Luis Füipe Madeira, Figo fue un compendio de lo que sólo se puede esperar de los tocados por el hado de los grandes. Figo es un ganador. Se nota en cada acción, en cada FIGO, EN TODAS PARTES Desde el primer minuto fue un par- finta, en cada regate. Se fajó por todo tido serio, táctico, ñsico... una digna el frente de ataque entrando en juego semifinal de Liga de Campeones. Un en todas y cada una de las acciones encuentro de esos en los que el equi- ofensivas de su equipo. Un futbolista po de casa no debe tener nunca prisa no se puede ofrecer más de lo que porque el visitante sale con el freno ayer hizo el portugués. Siempre con de mano echado pensando en el de i la mano levantada. Siempre con el vuelta. Las dos premisas las cumplie- cuerpo preparado para recibir y paron a rajatabla Real Madrid y Ba- ra encarar... Le falta, quizás, im punyern. Los de Del Bosque tardaron un tito de velocidad, pero su voluntad cuarto de hora en meterse en el parti- es encomiable. El Madrid tuvo que desgastarse do, pero cuando lo hicieron arrincomucho físicamente en el primer naron a los alemanes en su campo, En el 1 de mayo, fiesta del trabaja- cuarto de hora para hacerse con el dor, el currante mayor fue el Bcdón balón. Tremendo el despliegue de de Oro En estos partidos demues- Helguera, Makelele, Figo y McManatran los grandes jugadores su jerar- man. Pero cuando lo Consiguió, el Baquía y la primera parte que ayer ru- yern empequeñeció hasta convertir- se en un equipo miedoso y encogido, que defendía con ocho por detrás del balón. Effenberg, presionado al mo- mentó por el madridista más cercano, no tuvo su noche, SchoU quedó desenganchado y Salihamidzic estaba más preocupado de Roberto Carlos que de enlazar con Elber. No terminó el Madrid de llegar con facüidad a puerta, pero antes del descanso Míchel Salgado, Raúl, Figo y Guti tuvieron el gol cerca. La mejor virtud de los de Del Bosque, a esas alturas de partido, fue que no se precipitaron. Jugaron como tenían que jugar, con intensidad, pero con la cabeza fría. Se volcó más el equipo hacia la izquierda, donde McManaman tenía siempre el apoyo de Roberto Carlos, también de Helguera e incluso de Figo. Y por allí también fabricaron los blancos su primera gran ocasión de la segunda parte, pero a Mc- Reaccionó el Madrid con la misma confianza y seguridad en sus posibilidades que había demostrado hasta entonces. McManaman volvió a ensayar y Kahn volvió a responder- palomita incluida- -y Helguera tuvo el gol en su cabeza un minuto después. Sólo el lógico cansancio por el desgaste realizado hizo bajar el ritmo a los blancos. El Bayern comenzó a salir un poco más de su guarida, pero Kahn tuvo que volver a demostrar que es un buen portero. Figo, casi sin aire, intentó mante- ner viva la esperanza. Volvió a levantar la mano, a pedir balones y a participar en todas las jugadas de ataque y hasta logró sacarle a Effenberg la tcirjeta que le impedirá jugar la vuelta. No todo iban a ser malas noticias para el Madrid en una noche en la que remó tanto que no mereció ahogarse en la orilla.