Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 8- 4- 2001 u El PSOE en Iberoamérica irTM j L ñchaje del ex ministro socialis ta de Economía Carlos Solchaga P- como asesor del superministro iTM f argentino Domingo Cavallo pone de manifiesto hasta qué punto el PSOE sigue manteniendo en Iberoamérica un complejo entramado de intereses políticos y económicos en el que Felipe González juega un papel destacado. Que Solchaga sea el encargado de aplicar en Argentina las fórmulas impositivas que ya introdujo en España evidencia, mucho más que una inspiración repentina y una decisión arriesgada, el grado de influencia y de poder en la sombra del PSOE en buena parte del continente americano. Las relaciones del ex presidente del Gobierno con algunos de los más influyentes personajes de la zona le han permitido erigirse en socio cualificado de un selecto y exclusivo club que controla los hilos del poder y extiende sus recetas económicas. Durante sus años al frente del Ejecutivo, Felipe González se ocupó, casi personalmente, de impulsar el desembarco empresarial español al otro lado del Atlántico con una política fuertemente criticada por la oposición, que demmció reiteradamente el trato de favor dado a determinados grupos afines. El PSOE sigue, pues, ejerciendo el control sobre Iberoamérica y alentando una diplomacia paralela a la del Gobierno del PP, que está encontrando grandes dUicultades para hacerse un hueco en áreas de influencia decisivas. Resulta paradójico observar cómo el Ejecutivo de Aznar no ha sido capaz de rentabilizar en Iberoamérica sus logros desde 1996 y cómo quienes no se caracterizaron precisamente por ser los artífices del milagro español exportan con éxito sus caducas recetas al otro lado del Atlántico. Mientras el Gobierno de José María Aznar se pierde en la política de gestos, en el oropel y en la fanfarria vacua, los socialistas siguen manejando los resortes a través de la larga mano de Felipe González. Iberoamérica, hoy por hoy, es una asignatura pendiente para el Ejecutivo del PP, que no ha encontrado todavía la manera de penetrar en ese ámbito reducido de decisión donde se juega el futtiro de no pocas naciones. Y es precisamente ahora, en un momento en el que muchos países han superado hondas crisis políticas que impedían su desarrollo y están en condiciones de afrontar el despegue, cuando el Gobierno debería esforzarse en vender el verdadero milagro español la eficaz receta que permitió enderezar y mantener firme el rumbo de nuestra economía. Pero no sólo eso: democracia, cultura y economía pueden entremezclarse de modo bien distinto al que propugna el socialismo para superar la manida y recurrente bandera de la globalización que utiliza González para vender, no precisamente gratis, esa füosofía práctica y fácü que consiste en renegar de los conceptos más clásicos de la izquierda y convertirse, arrinconando los principios del centro- derecha, en un movimiento del siglo XXI para emprender y hacer empresa El Ejecutivo del PP debería hacer valer en Iberoamérica no sólo su eficaz gestión en política económica, que ha desmontado, de arriba a abajo, las teorías ineficaces de la izqmerda, sino algo más profundo y de mayor significado: su concepción distinta de la acción de Gobierno, el sentido ético del poder, principios como el de la regeneración y, en definitiva, una forma distinta de actuar que le ha valido en España la confianza del electorado. Pero si Felipe González y, un paso detrás, su ex ministro Carlos Solchaga siguen siendo capaces de ejercer su influencia en la zona es porque el PP no ha logrado introducirse, eficazmente, en las áreas donde se decide la suerte del continente. El Gobierno realiza inversiones, pone el capital, pero el protagonismo y, sobre todo, los réditos se los Uevan destacados representantes del socialismo de otras épocas. ¡Menudo negocio! Perú, nueva era PARENTEMENTE repuesto de la convulsión que provocó la huida de Alber, to Fujimori a Japón, Perú acude hoy a las urnas en las elecciones más limpias de los últimos tiempos, tras una reñida y transparente campaña que invita al optimismo. Son unos comicios históricos. Con ellos se dará carpetazo a la era Fujimori, la dictadura más corrupta que se recuerda en Perú, que svtmió al país en la oscuridad y la ignominia. Una década que arruinó la economía y acabó con la dignidad y la autoestima del pueblo. Tras la cobarde e indigna deserción de Fujimori el pasado noviembre, dos respetables peruanos asumieron la ingrata y ciclópea tarea de organizar im proceso electoral con plenas garantías democráticas y pilotar la nación en medio del marasmo social y político: Valentín Paniagua, presidente de transición hasta julio, y Javier Pérez de Cuéllar, un primer ministro de reconocido prestigio internacional. Su trabajo ha sido encomiable, pulcro y discreto. Han conducido al país hasta donde prometieron: unas elecciones presidenciales que restituyen a los peruanos su voz y voto. Tres candidatos se disputan hoy la posibilidad de concurrir a la segunda vuelta, donde sólo hay sitio para dos de ellos. Alejandro Toledo, máximo favorito, cuenta, según los sondeos, con el 40 por ciento de la intención de voto. Incansable fajador, este economista protagonizó el mano a mano electoral con Fujimori del año pasado. Sus obstinadas denuncias de fraude fueron la clave para acabar con el régimen y para que la escena política diera un vuelco impensable. En su estela, con el 20 por ciento, aparece Lourdes Flores, abogada democristiana con im intachable curriculum plagado de desafíos al cacique Fujimori, que avalan ima singular trayecrtoria de coherencia política. El tercero en discordia es el sociaüsta Alan García, empatado con la candidata centrista. García está marcado por su desastroso paso por la Presidencia (1985- 1990) que himdió la economía, inundó el país de corrupciones y propició el triunfo de Fujimori. Es el líder del APRA imo de los ejemplos de la falta de memoria histórica de los peruanos, quienes, sorprendentemente, lo han rehabUltado. En favor de los tres cabe destacar su ammciada disposición a colaborar con el vencedor y xmir sus esfuerzos para apuntalar la incipiente e ilusionante democracia. La única mala noticia de la campaña ha sido la aparición en la Prensa chicha (amarilla) de barriobajeras acusaciones a los candidatos. Detrás de las denimcias de lesbianismo (Lourdes Flores) o de consimio de drogas (Toledo) aparece la larga y siniestra mano de Montesinos, el despreciable y odiado Rasputín de Fujimori, que al parecer se encuentra en Venezuela con los bolsUlos llenos tras años de pUlaje y prácticas mañosas. Hasta que este personaje- -que aún controla varias de sus terminales en influyentes sectores del país- -sea juzgado y encarcelado, Perú tendrá im desagradable pimto de inestabilidad. PRESIDENTE DE HONOR GUILLERMO LÜCA DE TENA PRESIDENTE NEMESIO FERNÁNDEZ- CUESTA EDITORA CATALINA LOCA DE TENA DIRECTOR JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS DIRECTOR ADJUNTO: José Luis González- Besada SUBDIRECTORES: Santiago Gástelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, José Antonio Álvarez- Gundín, José Alejandro Vara, Fernando R. Lafuente (Director de ABC Cultural) JEFES DE REDACCIÓN: V. A. Pérez, A. Puerta (Continuidad) J. González (Opinión) S. Guijarro (Nacional) M. Salvatierra (Internacional) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) J. G. Calero (Cultura) A. Laso (Economía) E. Ortego (Deportes) J. I. Garzón (Espectáculos) F. Álvarez (TV- Comunicación) A. Garrido (Madrid) L. del Álamo (Diseno) F. Rubio (Ilustración) ADJUNTOS AL DIRECTOR; Ignacio Sánchez Cámara, Ramón Pérez- Maura, José Antonio Navas SECCIONES: P. Duran, A. Moreno (Continuidad) A. Martínez (Opinión) A. Collado (Nacional) A. Pérez (Internacional) P. Muñoz (Sociedad) N. Pulido (Cultura) F. Cortés (Economía) J. C. Diez, J. M. Mata (Deportes) G. Muñoz (Madrid) B. Cortázar (Gente) F. Marín (TV- Comunicación) R. Maestre (Delegaciones) R. Rey (Diseño) J. Romeu (Fotografía) DiAMo ABC, S. L. U. DIRECTOR GENERAL: Víctor Niharra