Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 27- 2- 2001 GENTE 75 en el ojo del huracán MADRID. ABC a atracción erótica de Marilyn Monroe será puesta a prueba, una vez más, cuando se subasten los negativos de la actriz desnuda, una venta que puede generar una batalla legal por el peligro de que sean utilizadas con fines comerciales. La ambición que pudo sentir Marilyn cuando aún era Norma Jane Baker (su verdadero nombre) probableniente no le permitió imaginar que casi cuarenta años después de su muerte seguiría acaparando titulares, provocando controversia y captando la atención de coleccionistas y admiradores. En esta ocasión, la firma de subastas Butterfields anunció que venderá el próximo 22 de marzo al mejor postor un conjimto de objetos relacionados con esta rubia legendaria. Marilyn ha demostrado ser un valor casi seguro en otras subastas, y la mejor prueba de eUo fue probablemente la venta de ima colección de objetos personales en 1999 por la firma Christie s que recaudó 13,4 millones de dólares, el triple de lo que esperaban sus expertos. En esa ocasión, fue un vestido que lució la mítica actriz en la fiesta de cumpleaños del que fue presidente de EEUU, John F. Kennedy, lo que hizo subir la puja ha ta cifras impensables. La prenda, ambicionada por numerosos coleccionistas y nostálgicos que abarrotaron la sala y que aún recordaban el Happy Birthday que cantó la actriz a Kennedy en la fiesta que se le ofreció en el Madison Square Garden en 1962, se vendió en 1.115.000 dólares. Ahora, se trata dé unos negativos tomados antes de convertirse en el sex simbol que compartió honores estelares con las grandes figuras de Hollywood y se cubrió con una aureola de mito. Los polémicos negativos forman parte de la serie Red Velvet tomados por TomKeUey, tm fotógrafo de agencia que también hacía trabajos publicitarios en su estudio de Los Ángeles. Kelley conoció a la actriz en 1948, cuando fue testigo de xm accidente de automóvil sin consecuencias graves que la actriz tuvo en Sunset Boulevard, según ha contado su hijo, actual propietario del material. El fotógrafo dio una tarjeta a Norma Jane y cinco dólares para un taxi, primer contacto que llevaría en 1949 a una sesión fotográfica para un calendario por la que la actriz cobró 50 dólares. Butterñeld una compañía creada en 1865 y comprada en 1999 por la firma de subastas por internet eBay, explicó que fue xm período de transí- L ABC ción para la artista, divorciada tres años antes de su primer marido, James Dougherty. En 1952, Monroe tuvo un papel protagonista en la película Clash by night y poco después surgió el escándalo por las fotografías del calendario, de las que la firma ofrecerá cinco negativos Gos numerados del 2 al 6) en una subasta simultánea en sala y por Internet. La polémica ha surgido porque el lote, cuya puja comenzará en 350.000 dólares pero que puede terminar a un precio de entre 700.000 y un millón de dólares, incluye un documento en el que la modelo renxmciaba a sus derechos sobre las imágenes, lo que implicaría que el comprador podrá utilizarlas con fines comerciales o manipularlas. Algimos expertos cuestionan esa posibilidad pero otros recuerdan que, en aquella época, los contratos no eran coLa polémica mo ahora en que ha surgido hay una mayor preocupación por porque la preservar la imamodelo gen entre los artistas. En cualrenunciaba a quier caso, el peHgro potencial pasus derechos rece irritar lo bassobre las tante a CMG imágenes del Worldwide, la compañía que relote, que presenta al legado de Mariljm, podrán como para ameutilizar con nazar con recurrir a los tribunafines les. CMG, que en el pasado ha locomerciales. grado bloquear productos como preservativos de Marüyn, no cree tener argumentos jurídicos para detener la subasta, pero se ha dicho dispuesta a luchar contra cualquiera que utUice las imágenes de forma comercial. Marüyn, que no tuvo descendencia, legó su nombre e imagen a su agente Lee Strasberg y a un instituto psiquiátrico londinense, que actualmente tiene los derechos con la viuda del primero. Licencias para utilizar el nombre y la imagen de la actriz han sido concedidas a empresas como Iberia y la estadounidense General Motors a través de CMG, que cada año ingresa aproximadamente un millón de dólares de unas 400 empresas por este concepto. x