Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 NACIONAL VIERNES 15- 12- 2000 ABC ETA VUELVE A MATAR EN CATALUÑA LOS HECHOS (Viene de la página anterior) Aunque la explosión se produjo cerca de las once de la rmañaña, Cano conducía el vehículo desde hacía más de tres horas. Según fuentes policiales consultadas en el lugar de los hechos, la inclinación de la calle en la que finalmente hizo explosión podría haber activado la bomba, que permaneció inactiva a bordo del vehículo diirante tres horas. El concejal dejó su coche particular en la sede de su empresa. Fontanería Tapia- Cano S. L. a las ocho de la mañana, tal como hacía cada día, y en ese momento recogió la furgoneta que llevaba la bomba fiambrera adosada para hacer varias repairaciones. Se da la circunstancia de que la víctima Uevó en esa misma furgoneta a un policía local, que se apeó deLvehículo poco antes de que éste hiciera explosión. No fue el único pasajero del vehículo siniestrado ya que poco antes. Cano se detuvo en el bar Los leones donde desayunó con un empresario de hierros y dos operarios, a los que después trasladó en su furgoneta. Este era el recorrido que hacía el edil asesinado cada mañana, según confirmó el alcalde de Tarrasa, Manuel Royes, quien explicó que carecía de escolta. Sin embargo, como el resto de los ediles catalanes Cano había recibido recientemente un manual de autoprotección que le recomendaba mirar bajo el coche, comprobar las cerraduras y cambiar los itinerarios cada día. El concejal socialista de esta localidad, Josep Aran, lamentó que el manual de autoprotección habla de muchas cosas, pero en esta ocasión no ha servido de nada y concluyó que al manual sólo le falta decir que pongamos un cirio CINCO AÑOS EN EL AYUNTAMIENTO Francisco Cano no era un político, sino un currante y una buena persona Su familia le había pedido que dejara la política por temor a un atentado Era un currante, no un político, una buena persona en todos los sentidos Con estas palabras definían sus convecinos al concejal del PP de Viladecavalls, Francisco Cano, asesinado ayer por ETA con una bomba colocada debajo del asiento de su furgoneta de fontanero. Su familia había pedido al edil que abandonara la política por temor a que su militancia en el PP le convirtiera en objetivo de ETA. viL- ADECAVALLS. Ángel Marín Francisco Cano Consuegra era edil del Ayimtamiento de Viladecavalls desde la pasada legislatura. Fue elegido por primera vez en 1995 como independiente, aimque dos años después se afilió al PP, formación por la que volvió a concurrir en las últimas elecciones municipales. La última víctima de ETA vivía en el barrio de Can Trias, una urbanización residencial fronteriza entre Vüadecavalls y Tarrasa, donde el edil asesinado trabajaba. Cano regentaba su empresa desde hace 22 años en la que, jimto a su socio, daba trabajo a 14 personas. El edil asesinado estaba casado y tenía dos hijas, de 19 y 14 años. Vüadecavalls, una población de poco más de 5.000 habitantes, no tiene presupuesto para sufragar la vigilancia de los edües del PP o el PSC. Esta situación se repite además en muchas pequeñas poblaciones, lo que provocó que se extendiera la inquietud entre los cargos públicos del cintiu- ón metropolitano de Barcelona. n grito profundo de dolor y rabia de la esposa, un Uanto desconsolado de sus hijas, ima madre desmayada en la misma puerta de urgencias del hospital, un momento de lágrimas e histeria colectiva. De esta manera se truncaron ayer las esperanzas de los familiares de Francisco Cano. Durante dos horas y media, el concejal del PP de Vüadecavalls libró su última batalla por la vida en los quirófanos de la Mutua de Terrassa, dónde ingresó a las 11.15 horas en estado extremadamente grave después de que le estallara ma bomba colocada por ETA debajo del asiento de su furgoneta de fontanero, marca Citroen. A las 13.45 horas, los médicos anunciaron su muerte después de intentar en vano retener el último halo de vida que le quedó al edü popular tras la brutal explosión. La mayoría de los políticos catalanes, que acudieron al hospital para consolar a la famüia, pudieron presenciar esta trágica escena con los ojos empañados. Tras la muerte de Francisco Cano se sucedieron las muestras de condena y consternación por parte de toda la clase políti- Ü Famillares y amigos del concejal del PP expresaron su dolor al acudir al centro médico donde Francisco Cano murió tras sufrir el atentado ca. Su famüia le había pedido reiteradamente que abandonase la política por temor a que pudieran atentar contra él por müitar en el PP. Las peticiones se hicieron más deseperadas cuando ETA asesinó el pasado mes de septiembre al edü del PP de Sant Adriá de Besos, José Luis Ruiz Casado, y volvieron a repetirse el mes pasado cuando los terroristas acabaron con la vida del ex ministro socialista, Émest Lluch. Francisco Cano Consuegra, que nació en La Carolina (Jáen) en 1955, deja mujer y dos hijas. Este electri- cista de profesión se afüió hace tres años al PP, después de obtener el acta de concejal como independiente en las elecciones de 1995. ME HAN VOTADO PARA ESTAR AQUÍ Cano, que no tenía escolta, había expresado su temor de que un día le ocurriera lo peor, pero se mantenía en su cargo de responsable de Obras Públicas y Servicios porque decía que si la gente me han votado para estar aquí, aquí me quedo El edü no quería defraudar ni a sus convecinos ni a sus compañeros de partido. El terror en Cataluña l ministro de Interior ha declarado que el gran logro de ETA ha sido asesinar a un fontanero, con lo que no ha producido más que una enorme tragedia a una famüia Bien: estoy en absoluto desacuerdo. Comprendo que el ministro, obligado a prodigar hasta el delirio declaraciones de toda índole, pueda sumergirse en curiosas divagaciones, pero aquí se trata de algo muy serio, que consiste en lo siguiente: ETA ha conseguido implantar él puro y rotundo terror en Cataluña, y precisamente lo ha hecho aún más con el asesinato de Francisco Caño que con el de Ernest Lluch- -y horrorizan estas comparaciones- porque Lluch poseía una alta personalidad pública, mientras Cano representa el E meritorio esfuerzo social medio y anónimo para construirse uno la propia vida y contribuir así a labrar la del país entero. Desde luego, confiaremos en las Fuerzas de Seguridad. Sin duda, los asesinatos no mermarán ni un ápice las convicciones democráticas. La firmeza es ahí total. Como la i n d a c i ó n Pero esto es poco ante la tremenda ofensiva etarra, muy superior a la de épocas recientes. Y el famoso pacto antiterrorista firmado por el PP y el PSOE, ¿para qué servirá en concreto, es que antes no estaban ambos partidos de acuerdo en la lucha antiterrorista? Temo que se trate de otro papel destinado al tamborüeo mediático, como desgraciadamente ocurre con las manifestaciones, tan cuajadas de buenas palabras y mejores sentimientos como carentes de eficacia. Aislando al PNV no se acaba con ETA, qtiizá incluso se hunda el nacionalismo vasco democrático y se engrosen así las filas etarras. Pero con el PNV tampoco se logra absolutamente nada, salvo asistir al empeoramiento de las cosas: pese al fracaso del Pacto de Lizarra o Estelia, ArzaUuz acaba de decir que nunca pedirá a ETA su disolución mientras tenga un preso en la cárcel ¿Qué puede hacerse en verdad para solucionar la tragedia, la peor que ha sufrido España desde la Guerra Civü y la posguerra? Lo ignoro. Baltasar PORCEL