Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 MADRID JUEVES 23- 11- 2000 ABC MADRID La New York Flamenco Reunión despide el Festival de Ciudad Lineal MADRID. S. M Urbano Galindo: En mis cuadros intento reflejar el espíritu del retratado Un año más el artista presenta su obra en El Rastrillo benéfico de Nuevo Futuro Urbano Galindo es uno de esos artistas que florecen de vez en vez en el panorama artístico español y que, con su buen quehacer, saltan las fronteras de nuestra geografía. Porque la obra de este pintor no sólo cuelga de las paredes de numerosos hogares españoles, sino que adorna las paredes de las más importantes mansiones de una ciudad tan importante como Los Ángeles, Hollywood incluido. MADRID. C. Santamaría Todo está preparado para que el buen viento que, desde el pasado 2 de noviembre, ha venido caracterizando la singladura del Festival de Jazz de Ciudad Lineal, haga gloriosa despedida mañana en la noche en el centro cultural San Juan Bautista. Hoy, no obstante, en la víspera de este acontecimiento que protagonizará la Orquesta Nacional de Jazz de España, sube a la misma escena la formación mestiza New York Flamenco Reimion, que lidera, desde la batería, el músico barcelonés Marc Miralta. La sorpresa de la convocatoria la pondrá la intervención del guitarrista Gerardo Núñez, cuya visita no prevista quiere acompañar las invenciones de ima de las bandas que más prestigio está cobrando en el favorable terreno de las fusiones musicales. Y es que, descubriendo que el tráfico de ideas entre el flamenco y el jazz puede ser recíproco, esta gente no ha dado precisamente con la pólvora, pero sí lo ha hecho, en cambio, con ima formación de impacto. El pianista George Colligan es el amigo americano y Perico Sambeat y Pablo Martín los músicos eficaces que, en saxos y contrabajo, recogen toda clase de honores, porque los han sembrado. Y queda la guitarra aventurera de Gerardo Núñez, imo de los cinco grandes de su instrumento que, iniciado en el jazz por Tomás San Miguel, Paquito D Rivera o José Antonio Galicia, dispone de una habilidad técnica envidiable. Un tipo fogueado junto a supemovas del cante y el baUe como Enrique Morente o Carmen Cortés, que tiene en su propia creación un referente incontestable, aunque ahora el detalle esté puesto en adornar los arreglos arrumbados del monkiano Epistrophy intor, retratista, escultor, fotógrafo. Urbano Galindo comenzó su vida profesional como artista reconocido a partir de su presentación, hace más de quince años, en El Rastrillo de Nuevo Futuro, del que actualmente es socio honorífico, y donde volverá a participar un año más en la presente edición. ¿En qué parcela se siente más reconocido? -Soy ima mezcla de todo. Soy retratista, soy pintor y escultor. Hay obras mías en las cuales solamente figura el retrato con un sello clásico, y hay otras obras en las que figura pintura y escultura, como también hay otros retratos que tienen no solamente la pintura sino también la escultura como un adorno. Urbano Galindo es un artista al que le gusta el arte en el sentido general. LA MATERIA Y EL ESPÍRITU P Urbano Galindo con los cuadros de Isabel Flores y la baronesa Thyssen ¿Qué técnica utüiza para conseguir el resultado final de su obra? -Eso es la esencia del arte. El decir ¿esto qué es, qué tiene? Lo que menos importa es la cocina; lo que importa es que cuando el comensal está tomando su alimento dice: esto me gusta, esto me sabe bien, es lo que yo quiero. Al final lo que cuenta es el resultado. Yo voy buscando eso. Es lo mismo que cuando realizo una pintura- escultura, voy más allá; entendiendo por qué voy más allá o me interesa, en el sentido de que no quiero quedarme sólo en lo que aparentemente se ve. Me interesa lo que no se ve, lo que no es tangible. En el retrato a veces se siente, se aprecia, se intuye. En la obra pictórica- escviltura sobresalgo del propio cuadrado o del rectángulo del marco. Es como si estás en la tierra y quieres ir a otro lugar más cósmico. Eso es lo que a mí me interesa. Ir más allá, visionar, acercarme a eso que no se ve. -Hay algo en el fondo que hay que buscar... -Es como la materia y el espíritu. La materia la ves, la tocas, es tangible, el espíritu no, pero todos sabemos que existe; lo intuyes o ves los efectos y los resultados. Eso es lo que verdaderamente me interesa, es la esencia en sí de mi obra, ir hacia eso más aUá que no se ve. ¿La técnica que utüiza para ha- cer sus retratos está creando escuela o es exclusiva de Urbano Galindo? -No me considera único. Por supuesto que hay otros muchos artistas que utüizan la misma técnica, pero los resultados, obviamente, no son los mismos. -Urbano Galindo tiene xma gran producción artística realiza a lo largo de sus más de veinte años dedicado al mundo del arte, que periódicamente expone en las galerías de toda España. -Me gustaría que se viera más mi obra aquí, pero Estados Unidos me roba mucho tiempo. No tengo una continuidad de permanencia de estar aquí todo el año, y luego siempre tengo una gran dedicación a El Rastrillo de Nuevo Futuro, que es donde empecé. Y eso para mi es sagrado, y no puedo faltar ningún año. Allí empecé a convertirme en retratista. La cara oculta de la luna una visión cósmica de Robert Lepage MADRID. C. G. Uno de los muñecos que viven ese viaje interior al espacio exterior En representación de Canadá, desde mañana y hasta el domingo, el Festival de Otoño de la Comunidad de Madrid, que ya ofrece sus últimas programas, presenta en el teatro Albéniz el espectáculo de marionetas creado por Robert Lepage La cara oculta de la luna que pone en pie la compañía Ex Machina, y que cuenta con músicas adicionales de Beethoven, John Coltrane y Led Zepplin. La obsesión de Robert Lepage por la geografía, la exploración interior y el lugar desprovisto de la tecnología, le ha llevado en su última actuación en solitario a investigar el úl- timo sueño de nuestro tiempo: el viaje a la Luna, lo largo del milenio, la Luna no sólo representa poderes místicos, símbolos de muerte y sueño, sino también lo inalcanzable. Ahora ya lo hemos alcanzado. Siguiendo la imaginación de xm chico de doce años abandonado en ima lavandería entramos en im mundo de sobrecogedoras experiencias y la saga que doce hombre contaron cuando dejaron sus huellas en una superficie de Lima virgen. Un viaje interior al espacio exterior donde la gravedad baila el tango con el tiempo en un espectáculo para el final del milenio.