Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 13- 10- 2000 J l- FERIA DEL PILAR DE ZARAGOZA. SÉPTIMA CORRIDA Lección de tauromaquia de El Juli para conservarla el tiempo que dura una vida RICKA Plazii de la Misericordia. Jueves, 12 d octubre de. 2000. Casi lleno. Toros de Núñ ez del Cuyiilo, primsro, segundo y sexto, -que fue premiado con, la vuelta al ruedo; dos de El Romeral, tercero y cuaro, que resulttfprobón e incierto; uno, el tercero, de Gabriel Rojas, de inferior presentación pero noble. El Tato, de verde botella y oro. Estocada perpendicular y atravesada y cuatro descabellos (silei tcio) En el cuarto, media estocada, (pitos) Miguei Abellán, dé blanco y plato. Pinchazo y bájonazo. Aviso (saludos) En el quinto, pinchazo y estocada contraria. Aviso (vuelta) El Juli, de verde manzana y oro. Estocada desprendida y cuatro descabellos (petición y vuelta) En el sexto, estocada (dos orejas y rabo) Salió a hombros. El banderillero Manolo Gil se corto la coleta. Ayer se cumplieron 30 años de las alternativas de Aparicio y Litri m MADRID. J. L. S- G. t. m: iw T odavía la plaza sigue con un nudo en la garganta; aún los tendidos tiemblan- pensando en aquella belleza de obra. Nadie quería que acabara. Silencio y admiración. Y El Juli en el ruedo, tranquilo, entregado, rota la cintura en naturales pasmosos, ligados, inenarrables. Cuesta describirlo. A veces se nos olvida el elogio entre tanta vulgari- dad diaria. La lección de tauromaquia de El Juli, para conservarla en la memoria durante el tiempo que dura una vida. Su actuación rompe muchos moldes preconcebidos, demasiados tópicos sobre su figura y su toreo, excesivas tonterías sobre la calidad y la pureza, monopolizadas últimamente. También, Julián López ha ido a más en la temporada que se iesvanece, a mucho más en su concepción artística y en su estética, y desde el vuelo de sus verónicas al manejo de la mano zvirda el tono ha crecido junto con la hondiura. El toreo no es una sola verdad y el resto mentira. Quien piense así se equivoca. Aunque se admite la pasión. El Juli le ha hecho im quite de oro a la Fiesta con esta faena de rabo, porque cortó las dos orejas y el rabo, si aún no ha salido del tintero, del sexto. Lanceó firme, seguro, valiente en el sídudo; quitó por caleserinas sin darle importancia a las astifinas defensas del bravo nuñezdelcuviUo, al que Juso en suerte en el caballo con un recorte de torería añeja. Bán- deriUeócon poder, y tras el tercer par jugó con la embestida y la hombrera, como im niño en el parque que amarillea y sueña con glorias. Fabián Simón El Juli dibujó naturales Inmensos durante la faena que le valló el rabo Rompió la faena con suavidad, y marchó a los medios con las ideas tan- claras, como el agua. Citó de lejos. Ni una dudaS Luego se puso a desgranar naturales lentos. La mideta adelantada como la pierna contraria y el hilván en la punta de los dedos y la templanza en los flecos de la tela que barría la arena del ruedo. Y en la otra mano, las mismas virtudes, idénticos elementos. Y al ligar dos pases de pecho, el delirio, la con; gestión... Faltaba matar, y mató tras unas dobladas que murieron bajo la pala del pitón. Y si Uega a esa efectividad con el acero en su noble toro anterior, otras dos orejas y un quite por chicuelinas de rodillas para asombro de todos. Quien quiera más datos sobre la tarde, arriba, a la izquierda, tiene la ficha. ZABALA DE LA SERNA Ayer se cumplieron cincuenta años de las alternativas conjimtas de Julio Aparicio Martínez y Miguel Báez Espimy Litri en Valencia, otorgadas el 12, de octubre de 1950 por Joaquín Rodríguez Cagancho ante sendos toros de Antonio Urquijo de Federico, por entonces ima de las ganaderías más señeras. El toro de la cesión de Apa- ricio se llamaba Farruquero y el de Litri, Pendolito Antes de la ceremonia se efectuó un sorteo pa ra establecer el orden futuro de tigüedad de los nuevos matadores: Julio Aparicio salió en primer lu- gar. Tanto Aparicio como Litri llegaron al doctorado con dieciocho y veinte años, respectivamente. Empezaron a torear con picadores, en 1948, y en 1949 se pusieron a la cabeza de la noviUería. Un año después- -con noventa novilladas cada uno- -ratificaron ese puesto cimero, aun antes del doctorado, ya qué las novilladas desplazaron a las corridas de toros en las pales ferias. Formaron parte de ima miniépoca del toreo, la inmediata a la muerte de Manolete y, al deshacerse la pareja, en 1951, cada uno conservó su categoría mientras estuvieron en activo. Aparicio siguió toreando hasta 1969, tras un breve descanso en 1963 y 1964, y Litri se retiró en 1952 para volver tres años en 1955 y luego permanecer en los ruedos de 1964 a 1967. CÁLANDA (TERUEL) El último rabo que se cortó en Zaragoza fue hace 22 años ZARAGOZA. Ángel G. A b a d Como aquella tarde del 14 de octubre de 1955 en la que Julio Aparicio cortó la única pata que. se ha concedido en el coso zaragozano, o como el éxito clamoroso del mítico Nicanor Villalta el 16 de octubre de 1925 con el toro de Encinas que brindó al tenor Miguel Fleta, ayer El Juli inscribió su nombre con letras de oro en la historia de la Misericordia. Hacía 22 años que im matador de toros no cortaba los máximos trofeos en esta plaza. En la Feria del Pilar de 1978, Francisco Rivera Paquirri cuajó una gran fae- na a un toro de José Luis Marca. El año anterior, el aragonés Raúl Aranda obtenía dos orejas y un rabo ante vm toro de Manolo (íonzález, y en 1974 el madrileño Ángel Teruel le cortaba otro rabo a un toro de Antonio Pérez en la última de la Feria püarista. Han sido las últimas tardes de triunfos incontestables y que todavía permanecen en la memoria de los aficionados, que no olvidan fechas como la de la presentación de novillero de Sebastián Cortés, que a finales de los setenta conseguía los tres ansiados trofeos. Joselito, Ponce y Finito se reparten ocho orejas Toros de Zalduendo y uno de Victoriano del Río. José Miguel Arroyo Joselito ovación y dos orejas. Enrique Ponce, cuatro orejas. Finito de Córdoba, ovación y desorejas. MÁLAGA El novillero Salvador Vega logró el único trofeo- j Novillos de Gabriel Rojas. Rafael de Julia, ovación tras aviso y vuelta. Vega, oreja y ovación. El rejoneador Alvaro Montes se negó a actuar porque, en su opinión, el piso de la plaza no se encontraba en las condiciones adecuadas, debido a la Uuvia. Se guardó un minuto de silencio en memoria de Rafael Roca. í l