Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 TOROS LUNES 28- 8- 2000 ABC SEMANA GRANDE DE BILBAO. ULTIMA CORRIDA Recuerdo del hijo de Coirochano y elogio de Óscar Higares en tarde agridulce riCHA Plaza de t o r o s de Vista A l e g r e Domingo, 27 de agosto de 2 0 0 0 Casi tres cuartos de entrada. Toros de Dolores Aguirre, bien presentados, mansos en líneas generales; desarrolló excelente tranco y nobleza para la muleta primero, que se paró pronto; segundo y tercero sirvieron con bondad; quinto y sexto, deslucidos. Luis Francisco Espía, de grosella y oro. Metisaca, dos pinchazos y descabello (saludó desde el tercio) En el cuarto, estocada corta muy atravesada (saludó desde los medios) Óscar Higares, de azul cielo y oro. Estocada (oreja y vuelta al ruedo) En el quinto, media estocada desprendida (silencio) José Ignacio Ramos, de verde botella y oro. Estocada corta (oreja y vuelta al ruedo) En el sexto, tres pinchazos y se echa- (palmas de despedida) M a g n í f i c a estocada d e Ó s c a r H i g a r e s al segundo toro ci í 2 t que no debería nunca obviar detalles que cimentan su categoría. Pero don Matías (íonzález andaba, como todo el mimdo, pendiente de la corrida dé Dolores Aguirre, todo un acontecimiento. GALOPE ALEGRE tf Los doloresaguirre, sin gran aparato ni estremecedora lámina, eran acogidos en süencio expectante. Todavía se les esperaba aimque mansearan en el caballo y algún forofo de la ganadera bilbaína hasta aplaudió ejemplares tan deslucidos como el quinto. No marcaron los astados mal comienzo. Es más: el primero de todos ellos lució un tranco estupendo y un galope alegre. Y tal vez porque se excedieron en el castigo en el caballo, o sencillamente porque se paró en la muleta de Esplá, no remató un camino abierto y esperanzador. LIGEREZA DE PIES n este mundo de las comunicaciones e Inteinet fallan los canales con el norte de España. O eso o en Bilbao no se enteraron de la muerte de Alfredo Corrocháno, decano de los matadores de toros, y obviaron el minuto de süencio, de recuerdo y respeto. Ya el pasado año en San. Sebastián el olvido se impuso sobre el fallecimiento de Manolo Escudero. La conclusión más simple se reduce al hipotético mal funcionamiento de las vías de Infórhiación; la más alejada de las buenas intenciones habla de la falta de respeto hacia la historia. Dicen las leyendas que una cróni fa negativa le acarreó a Gregorio Corrocháno vin mal augurio: ¡Qué Dios te dé un hijo torero! Y Dios le concedió a la melga o al brujo su deseo: AlEredito, tras mamar y amar el toreo, hizo de. él su profesión. El hijo del crítico de ABC, la pluma más respetada y cabal, se lanzó a los ruedos; curiosamente, la historia da la razón a quienes opinan que su transcurrir es cíclico: en este fin de siglo, el hijo del crítico de ABC, la pluma más respetada y cabal, también pisa el albero. El paralelismo asombra. Este introito, breve valga para, recordar a un matador de toros- -y pongo el énfasis en eUo por el orgvdlo que representa serlo- -en una plaza Los toros de Dolores Aguirre, sin gran aparato ni estremecedora lárríiná, marcaron un buen conriienzo aunque mansearon casi todos; sin embargo, a l final, la corrida supo a poco Fue éste el toro de mayor clase, como evidenció en un pausado quite de Higares. Tuvo que emplearse el veterano torero alicantino con los palos para ganar el terreno que le comía su enemigo con aquella ligereza de pies. Sin embargo, tras el inicio, y alguna que otra pérdida de manos, se apagó la nobleza y el recorrido, y aunque Luis Francisco Esplá probó distintas distancias, el resultado no mejoró. Como dato para el curioso, destacó que el matador cogió los rehüetes sin hacerse de rogar tal y como está ahora de moda según la táctica de Él Juli o Padilla. Renqueó de los cuartos traseros el cuarto, que se rajó pronto. Nadie da- ba un duro por él. Pero para sorpresa de todos metió, bien la cara en la miüeta, aimque can desigualdad. Es: plá, con la montera calada y la torería por bandera. elévó la categoría de su toreo en una. magnífica serie ENTREBARRERAS Osear Higares: Bilbao siempre tendrá un sabor especial para mí MADRID. Rosario P é r e z El premio Club Cocherito al toro más bravo, declarado desierto BILBAO. ABC Bübao siempre tendrá un sabor especial para nií manifestó Óscar jHigares al término de la última de las Corridas Generales. El madrileño se, mostraba satisfecho de su actuación, y más teniendo en cuenta que me encuentro mermado de facultades por la lesión en la mano. Pero sacriñcios así merecen la pena Además- -continuó- -esta plaza me há tratado con cariño, quizás, porque siempre ha visto mi entrega, disposición y ganas de ser José Ignacio Ramos, que también tocó pelo, declaró: Espero qué tras este trivmfo me den cancha en las principales ferias. Bilbao es una plaza importantísima y este éxito tiene que servirme. Ademáá no era fácil estar delante de la cara del toro. En general, a la corrida le ha faltado calidad, los toros han sido mansotes y con tendencia a chiqueros También Luis Fi ancisco Esplá se sentía contento En relación a su lote, dijo: El primero se ha desangrado y si se ha tenido en pie es porque era bravo y con raza Y con el cuarto ha habido emoción El XL trofeo del Club Cocherito al toro más bravo de las Corridas Generales dé Bübao ha sido declarado desierto tras las correspondientes deliberaciones del jiu- ado, formado por los siguientes miembros: Luis Diez de Lezana, Alfredo Casas, Alfonso Carlos Sainz de Valdivieso, Andoni Rekagorri, Cristina Navarro, Carmelo Rodrigo, August Oller, Pedro Azofra y José Luis Cabañero. El resto de premios son los siguientes: Premio Guetaria a lo más importante de la Feria. Juan José FadiUa, por la hombría, la manera de desarrollar ía tarde y el modo de ejecutar la estocada Premio Ercilla. Juan José Padilla, por su actuación realizada el pasado sábado frente a toros de lá ganaderíá de Cebada Gago. Arte, saber y toros de Caja Duero, (premio a la emoción) Jvüián López El Julix, por la técnica y maestría demostrada al lograr someter primero y torear después al sobrero de la divisa de Manuel San Román, lidiado el pasado día 2 á, y por la forma gaUarda de jugarse la vida con el toro de El Püar