Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 28- 8- 2000 TRIBUNA LUIS RAMALLO VICEPRESIDENTE DE LA COMISIÓN NACIONAL DEL MERCADO DE VALORES 37 ACE ya más de cuatro años que abandoné la política activa, después de haber formado parte de las Cortes Generales en siete legislaturas de la democracia, y por tanto el que sienta necesidad no ya de escribir sino de gritar, nace no de un político partidista, sino de la conciencia de un ciudadano español que, al que como a otro cualquiera, le duelen los asesinatos que últimamente casi a diario Uenan nuestro corazón de dolor. Es como si con cada uno de esos crímenes muriéramos un poco los españoles de bien. Miro hacia atrás y viene a mí el recuerdo de la Ley de la Reforma Política y de las elecciones de 1977. El temor que abrigábamos dé no ser capaces de superar el odio y el rencor déla guerra civü que aún existía en una buena parte del pueblo español. Las Cortes de 1977 supieron hacer, tomando lo bueno de la derecha y lo bueno de la izquierda, una Constitución que fuera el lugar de encuentro de los españoles de buena voluntad. Y nuestro pueblo empezó a convivir y a trabajar para construir su futuro en paz y libertad. Era el momento de una aspiración común: hacer realidad un marco de convivencia que hiciera posible que nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos fueran hombres y mujeres más libres y por tanto más felices. Supimos dar un marco de convivencia a las regiones de España en que dentro de la unidad indisoluble de la nación española que ordena la Constitución, se reconocieron las singularidades de cada territorio. Y superamos el golpe de Estado y así supimos romper con las nostalgias que aún quedaban en algunos. En 1982 el pueblo español quiso tener un gobierno de izquierdas y no pasó nada. En 1996 el mismo pueblo soberano quiso cambiar y votó a un gobierno de centro derecha y en 2000 renovó la confianza en el mismo partido y tampoco pasó nada. Nos hemos integrado en Europa y hemos sabido ganamos el respeto de los demás países. Si la tran- sición española se considera modélica por propios y ajenos, en los veintitrés años que el pueblo español lleva viviendo en libertad ha sabido dar una lección aún de mayor profundidad. Se han acabado los tópicos del pasado y en vez de mirar hacia atrás, aún sin perder la referencia de nuestra historia que nos sirve de legítimo orgullo, miramos hacia delante para construir entre todos el futuro y hacer de España un país moderno y de progreso. Y en este tiempo lo que no ha cambiado ha sido el terrorismo etarra. En el franquismo nació ETA, según dicen para luchar por la libertad, y cuando llegó la libertad siguen asesinando como siempre en nombre de lo que son y como son: mañosos y fascistas. Para desgracia de todos los españoles y fundamentalmente del buen pueblo vasco, al fenómeno terrorista se han unido quienes se denominan na- H La fortaleza de la democracia Es hora de decir basta, pero no sólo de decirlo sino de hacerlo realidad, aplicando las leyes de que nos hemos dotado y si éstas no son bastante hay que reformarlas cionalistas democráticos con evidente falta a la verdad, porque quien da cobertura política y formaliza pactos de legislatura con la rama política de ETA es tan demócrata como el señor Otegui y la pandilla de asesinos que éste protege. En 1979 tuve ocasión, siendo yo presidente de la Junta Regional de Extremadura, de visitar al presidente Tarradellas en Cataluña. Aquel gran presidente que supo serenar desde su experiencia a Cataluña me dijo: Mire, presidente, lo que está haciendo el pueblo español es digno de admirar, vivimos en libertad, no en libertinaje, y tenemos lui futuro espléndido y, por tanto, no podemos consentir que im garbanzo podrido como es la ETA pudra la olla. En democracia el Estado es más fuerte porque tiene su asiento en el respeto a la Ley y desde la Ley, pero con fortaleza y con serenidad tiene que acabar con estos asesinos Muchas veces he recordado las palabras de Tarradellas en los últimos días. Estamos en una lucha desigual en la que una banda de jornaleros del crimen han hecho de la muerte profesión y medio de vida. Cada día no solo asesinan cobardemente siempre por la espalda y con alevosía, sino que además luego nos vejan despreciando a los ciudadanos asesinados y glorificando y dando honores a sus asesinos. Y ante ello lo que oímos cada día es que los demócratas tienen que sentarse a hablar, y yo me pregunto ¿de qué hay que hablar si todo está claro? El Estado de Derecho se caracteriza por el sometimiento de todos a la Ley, pero de todos, y en esta locura terrorista hay un enfrentamiento desigual en el que unos van con la goma- 2 y la metralleta y los demás con la Constitución española en la mano. Es hora de decir basta, pero no sólo de. decirlo sino de hacerlo realidad, aplicando las leyes de que nos hemos dotado y si éstas no son bastante hay que reformarlas, teniendo claro que el único diálogo que cabe con ETA es que entreguen las armas. Socialistas y populares representan casi la totalidad de la soberanía nacional y tienen que entenderse por encima de cualquier otro interés, primando sólo el interés de España y su unidad que consagra la Constitución. Es hora de decir a ETA y a ArzaUuz que la única soberanía que cabe, tal como dice la Constitución española, es la del pueblo español que aquélla consagra. La unidad española no puede ser sometida a debate y España son sus regiones y nacionalidades y es todo el pueblo español el que tiene la palabra, no sólo los españoles que viven en el País Vasco sometidos a la tiranía de ETA y privados de libertad. Yo no entendería España sin Extremadura, pero tampoco la comprendería sin cualquiera de sus tierras, incluida la vasca. Y esta convicción la tenemos muchos españoles que nunca entendemos más soberanía que la del pueblo español. Desde el amor a mi tierra extremeña aprendí a amar a España y desde mi amor a España aprendí a querer a todos los españoles, incluidos los vascos. Un pueblo como el español que ha sabido enterrar, de ima vez para siempre, el cadáver de la guerra civü y olvidar también para siempre rencores y odios, no puede consentir que unos asesinos a sueldo estén poniendo en riesgo nuestra libertad y nuestro futuro, aventados por unas ideas nacionalistas trasnochadas que poco tienen que ver con el camino que la humanidad ha emprendido hacia la globcdización. Somos afortunados al tener un poder moderador que personifica nuestro buen Rey y el presidente Aznar y su gobierno pueden estar seguros que el pueblo español apoyará casi unánimemente todas las medidas que con la Ley en la mano y en defensa de la libertad tenga que adoptar. Es hora de acabar con los verbalismos. Ibarretxe tiene que saber que es el presidente del gobierno vasco y ejercer como tal y dejar de actuar dirigido por un mando a distancia. ETA y Arzalluz pueden tener claro que nunca ganarán porque por muchos españoles que ETA asesinara no lo conseguiría. Nos llenarán de dolor y de lágrimas, pero la sangre de nuestros muertos, que es la sangre de España, nos da la fortaleza para seguir luchando, para que no nos roben la libertad de poder gritar, en libertad que unos asesinos nimca acabarán con la imidad de España. i ANANA de finales de agosto. Con las fiesI tas pasadas y las faenas agrícolas en horas bajas, ha llegado el süencio, o casi, a la huerta, que respira mejor aliviada también de la calcinación del ferragosto. Hay en las cunetas de la carretera que la bordea bolsas amarillas Uenas de broza porque han estado limpiándolas. No durará mucho. Las cimetas, como los edificios, las cabinas de teléfono, los autobuses y tantas otras cosas, son, para muchos, bienes mostrencos en los que proyectan su mala educación o, aún peor, donde se ceba lo que la moda eufemística ha venido a Uamar terrorismo de baja y media intensidad- si alguien resultara quemado o se Uevara im susto de infarto en ese autobús que incendian, sólo sería un daño colateral- La impunidad es escandalosa- Julián Marías en el ABC del 24 lo explícita- por eso me llama la atención xn artículo aparecido en las páginas de deporte de El País FELIPE SÁNCHEZ GAHETE ESCRITOR Los nuestros La felicitación no es por ios desvelos de la alcaldesa por los bienes públicos sino, tristemente, sólo por la coletilla de las inscripciones racistas en las que se da cuenta de que la alcaldesa de Estrasburgo se ha querellado contra los seguidores de im equipo de fútbol por degradación vo- luntaria de un bien público con inscripciones racistas y antisemitas querella que ha merecido la irmiediata felicitación de la comisaria de las Naciones Unidas para los Derechos del Hombre. La felicitación no es por los desvelos de la alcaldesa por los bienes públicos sino, tristemente, sólo por la coletilla de las inscripciones racistas y antisemitas. Por el contrario, la comisaria jamás se dignará a amonestar a los alcaldes que no se querellen no ya contra los que embadvu nen fachadas- algimos dirían que así se reprime la creatividad de futuros Riveras- o quemen autobuses, sino contra los que realicen pintadas que constituyen verdaderas crónicas de muertes anunciadas. No sé ni me importa la filiación política de tan diligente comisaria, pero, en el cargo que está, bien podría tener más sensibilidad o, como mínimo, ser más ecuánime. Para ella, al contrario que para algiuios, los nuestros somos todos.