Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 SOCIEDAD LUNES 28- 8- 2000 ABC Implantan un corazón artificial permanente en Gran Bretaña MADRID. ABC Investigadores españoles consiguen eliminar tumores de piel en ratones La inactivación de la enzima telomerasa puede ser clave para nuevas terapias Un jubilado británico vive desde el pasado 20 de junio con un corazón artificial permanente que funciona con baterías. Según informó ayer The Sunday Times la operación se produjo en Oxford, al oeste de Londres, y habría sido mantenida en secreto por el Ministerio de Sanidad británico. El periódico afirma que las autoridades sanitarias temían que si el paciente moría poco después de la intervención se les acusara de haberle utilizado como conejillo de indias La Intervención ha sido practicada por el cirujano Stéve Westaby, en colaboración con expertos del Instituto del Corazón de Texas, en Houston (EEUU) El aparato implantado al paciente es un corazón artificial llamado Jarvik 2000 The Sunday Times afirmaba que este paciente inglés fue el primero en el mundo al que se ha implantado este corazón artificial permanente, pero en este extremo se equivoca. El pasado mes de abrü, el doctor O. H. Frazier, del Instituto del Corazón de Texas, implantó im Jarvik 2000 a ima mujer de 50 años, que tres semanas antes de la operación era incapaz de caminar. BOMBEO DE SANGRE Jaque a la enzima de la inmortalidad tumoral Ratón normal í Se provoca I un tumor efe piel Tumor Estado de los telómeros i Se producen grandes tumores en los lomos kTumor s Normal Los tumores se multiplican Ratón con la telomerasa inhibida Los ratones resisten un 30 más ürírnináeion cromos Qriniicá Tetómeros Los telómeros son fragmentos de D N A q u e cubren las terminaciones de los cromosomas. Las células tumorales se dividen indefinidamente porque una enzima llamada telomerasa los mantiene intactos Se provoca un tumor a los ratones de 5- generación Muy disminuido La resistencia a los tumores es total En él experimento, los científicos españoles demuestran que al inactivar la telomerasa, un grupo de roedores logró la resistencia total a los tumores de piel Teóricamente este nuevo dispositivo mucho más pequeño que sus versiones anteriores es capaz de bombear hasta diez litros de sangre por minuto. Pero los especialistas son cautos sobre el futuro de estos aparatos, que hasta ahora se han utilizado transitoriamente hasta la disponibilidad de im corazón susceptible de transplante. Estos expertos recuerdan que el modelo Jarvik 7 despertó inicialmente grandes esperanzas, que luego se vieron desgraciadamente tnmcadas. El nuevo dispositivo, del tamaño de un pulgar, dispone de un cable muy fino que recorre el interior del cuerpo hasta el cráneo y comunica el Jarvik 2000 con una pila externa, aimque los expertos creen que la próxima generación de esos aparatos contarán con baterías implantadas que podrán recargarse a través de la piel. Hace cinco años, el doctor Westaby ya implantó un sistema dé bombeo mucho menos desarrollado en un paciente, Abel Goodman, de 64 años, quien sobrevivió cinco meses después de la operación. En Estados Unidos, el doctor Michael DeBakey, cirujano cardiovascular del Baylor CoUege de Medicina en Houston y pionero de los by- pass en Estados Unidos, ha implantado en 28 pacientes europeos un tipo de válvula similar. Un equipo de científicos españoles, dirigido por María A. Blasco, ha logrado evitar la aparición de tumores de piel en ratones mediante la inactivación de la enzima telomerasa. El experimento, que aparecerá publicado en Nature Genetics abre una vía de investigación para desarrollar terapias eficaces y sin efectos secundarios contra los cánceres epiteliales. papilomas, observaban que los tumores incipientes no progresaban más aUá de dos milímetros y terminaban por desaparecer. María Blasco explica que su equipo intentará ahora observar si esta resistencia a los tumores se produce también en tejidos de mama y timo. VALIOSA ESTIRPE MADRID. A. Aguirre de Cárcer a investigación realizada por este grupo de científicos del Centro Nacional de Biotecnología (CNB) adscrito al Consejo Superior de Investigaciones Científicas, es particularmente importante porque clariñca las dudas suscitadas por diversos experimentos recientes sobre el potencial de la enzima telomerasa como diana de terapias destinadas al tratamiento del cáncer. La telomerasa desempeña un papel fundamental en la estabilidad y mantenimiento de los telómeros, los extremos de los cromosomas. A medida que la célula se divide, los telómeros ven reducido su tamaño hasta im pimto crítico, donde la inestabilidad del cromosoma desencadena la muerte de la célula. Sin embargo, las células cancerosas pueden dividirse indefinidamente porque sus telómeros, aunque son cortos, son mantenidos por la activación de la enzima telomerasa. De ahí que, en la divulgación de las investigaciones sobre esta molécula, se catalogue a la telomerasa como la enzima de la inmortalidad timioral. En los primeros experimentos realizados en este campo se comprobó que las células cancerosas humanas, cultivadas en laboratorio, morían cuando se lograba inactivar la telomerasa. Este hecho despertó un entu- L siasmo inicial sobre el que cayó xm jarro de agua fría cuando en recientes experimentos con animales se comprobó que se producían más tumores al bloquear la telomerasa en combinación con otra mutación genética. Otros estudios lograban resultados opuestos. En esos experimentos se cruzaban ratones sin el gen de la telomerasa con otros a los que se había manipulado importantes genes supresores de tumores (p 53 y pl 6) Para intentar acabar con la confusión, según explicó a ABC María A. Blasco, el equipo del CNB utilizó ratones sin el gen de la telomerasa a los que se indujeron tumores en la piel de forma extema con compuestos químicos. TAIVIAÑO CRfTICO Blasco y sus colaboradores comprobaron que los ratones sin telomerasa, y por tanto con los telómeros más cortos que los roedores normales, mostraba una resistencia un 30 por ciento mayor a la formación de tumores de piel. En la generación de ratones manipulados donde la reducción de telómeros había alcanzado un tamaño crítico por la ausencia de telomerasa, las pieles de estos animales se habían vuelto completamente resistentes a los tumores. Cuando los investigadores provocaban con sustancias químicas la aparición de Los científicos españoles precisan que todavía serán necesarias muchas investigaciones para comprender con detalle este proceso, pero los resultados indican que las terapias basadas en la inactivación de la enzima telomerasa podrían ser eficaces contra los tumores epiteliales. Una de las ventajas de esta estrategia, según María Blasco, radica en que la telomerasa es producida en muy poca cantidad por las células normales del organismo, de tal forma que su inactivación no tendría teóricamente efectos secundarios tóxicos. Esa terapia potencial se administraría de forma ideal bajo la forma de pomada o bien a través de un fármaco similar a los de la quimioterapia convencional. Esta estirpe de ratones sin telomerasa fue desarrollada por María A. Blasco diu ante su estancia en el Cold Spring Harbor Laboratory, el principal semillero de premios Nobel de Medicina, de Estados Unidos. AUí realizó sus primeros trabajos sobre el papel de esta enzima en diferentes procesos fisiológicos, como el envejecimiento. Hoy es considerada una de las máximas especialistas en la materia y sus trabajos son publicados por las principales revista científicas internacionales.