Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 28- 8- 2000 NACIONAL 19 Los populares quieren ser altématíva real para dirigir el pospujolismo El partido reforzará sus estructuras para atraer el voto de Convergencia BARCELONA. Iva Anguera de Sojo l Partido Popxüar de Cataluña encarará su noveno congreso, que se celebrará los próximos días 16 y 17 de septiembre en Barcelona, con la situación política más favorable de los últimos años. La formación, que preside Alberto Fernández es decisiva en el Parlamento catalán, lo que ha Uevado a CiU a tener mucho más en cuenta a este partido a la hora de negociar los presupuestos o las grandes líneas maestras de su gestión. Además, ha logrado compartir con la coalición nacionalista el papel de interlocutor del Gobierno en Cataluña. Ante estas circimstancias, el presidente del PP catalán y candidato a la reelección afronta el cónclave con relativa tranquilidad y con la esperanza de que los müitantes depositen mayoritariamente su confianza en él y en xm proyecto que cuenta como nuevas grandes bazas con Josep Piqué y Anna Birulés. DIÁLOGO Y MODERACIÓN E La actual dirección del PP catalán aprovechará el IX congreso para potenciar su imagen de alternativa de gobierno en Cataluña en las próximas elecciones autonómicas. Para ello, preparan una renovación profunda de los cargos orgnánicos del partido y un nuevo diseño que deben impulsar conjuntamente Josep Piqué y Alberto Fernández. Fernández asiunió en septiembre de 1996 la presidencia del PP catalán con im doble objetivo: garantizar el diálogo y la fluidez de las relaciones entre CiU y el Gobierno de José María Aznar y pacificar los enfrentamientos y evitar más divisiones internas en su partido. Los nacionalistas agradecieron su moderación al frente del PP catalán, aimque no tardaron en constatar que en asuntos como la ley del catalán, las formas habían cambiado, pero la oposición seguía firme. Su segundo reto, lo abordó rápidamente al conservar en sus cargos públicos y orgánicos a todos los partidarios del vidalquadrismo. Logró con el tiempo que muchos de ellos abandonaran el radicalismo de su ex jefe de filas y apoyaran su proyecto político más centrado, reformista y pliu- al. Ahora, Alberto Fernández aprovechará el noveno congreso para potenciar la imagen del PP catalán como alternativa de gobierno de la Generalitat en los próximos comicios autonómicos. Para eUo, el partido debe afrontar la renovación de sus estructuras orgánicas e incorporar a la ejecutiva a los nuevos valores que en las últimas elecciones han entrado en los grupos del Congreso, el Senado y el Parlamento catalán. Pese a anxmciar que es partidaria de la renovación, la actual dirección del partido no suelta prenda en cuanto a los nombres y a las caras nuevas que, ocuparan cargos orgánicos tras el próximo cónclave barcelonés. INCÓGNITA SOBRE EL NÚMERO DOS Piqué quiera dar entrada a imo de sus colaboradores más cercanos para ocupar el número dos del partido. Francesc Vendrell, que en la legislatura anterior se incorporó jimto a Piqué al Ministerio de Industria y en la actualidad es diputado en el Parlament, es vuia de las opciones más firmes para el cometido de secretario general, cuya función principal puede ser la de enlace entre la dirección del partido en Cataluña y Piqué. Los diputados autonómicos Josep Maria Fabregat y Alicia Sánchez- Camacho suenan también para este cargo, como ejemplos de la nueva generación de dirigentes del partido. Sin embargo, la apuesta por estos nuevos valores que se consideran de consenso entre Alberto Fernández y Josep Piqué, podría implicar un serio problema de cara a los congresos provinciales del próximo octubre. Tanto Sánchez- Camacho como Fa- bregat son dos serios candidatos a presidir las agrupaciones provinciales de Girona y Lleida, respectivamente, por lo que su designación en la secretaría general podría dejar huérfano al PP donde más lo necesita, en las provincias que deben protagonizar la ampliación de las bases populares en Cataluña. EL EFECTO PIQUÉ Al margen del nombre del secretario general, Alberto Fernández contará con la decidida implicación de Josep Piqué como principal baza para la catalanización del partido, con el objetivo de preparase para el pospujolismo y arrancar votantes del electorado convergente. La designación de Piqué como coordinador de la ponencia de política económica ratifica la volimtad de renovación en los órganos directivos de la formación, así como la búsqueda de un nue- ARCHIVO Josep Piqué vo equilibrio de poderes entre el sector más próximo al actual presidente del partido y los dirigentes afines al ministro de Exteriores. La designación de los restantes coordinadores de las ponencias y los equipos de redacción muestra también esa volimtad de renovación, puesto que sólo la ponencia de organización, a cargo de Rafael Luna, está dirigida por un miembro de la actual cúpula directiva. Así, la ponencia política está a cargo de Dolors Nadal, que este año a sustituido a Josep Curto como portavoz del grupo parlamentario popular en la Cámara catalana, mientras Alicia Sánchez- Camacho es la responsable de la ponencia sobre política social. CONTESTACIÓN ESCASA LA CASA DE ABANA SUBASTAS HOY SUBASTA INAUGURAL A LAS 6 DE LA TARDE JOYAS, MUEBLES Y OBJETOS PINTURA La secretaría general es, por ahora, la gran incógnita del futmro organigrama del PP catalán. Rafael Luna no parece haber perdido la confianza de Alberto Fernández. Sin embargo, en el entorno popvdár se cuenta también con la posibilidad de que Josep Más allá de las previsiones de la dirección del partido, queda por saber cual será el futuro de la candidatura alternativa lanzada por el concejal de Llicá d Amimt, Santiago Ariza. El grupo opositor a la dirección actual cuenta de momento con el apoyo de los ex diputados Ignasi Oleart y Manuel Müián Mestre, que en las últimas elecciones generales se autoexcluyó de la lista del PP por Barcelona al considerar que el séptimo puesto que le otorgó la dirección era humillante aunque hubiera salido elegido. Sin embargo, ni Oleart ni Milián quieren liderar esta candidatura alternativa, un escoUo que parece fácü de. superar para la actual dirección. Los miembros de este grupo han aplazado hasta principios de septiembre la decisión sobre quien será su candidato si es que finalmente se presentan (oara lo que necesitan la firma de 50 de los 1.152 compromisarios del congreso) y no optan por intentar negociar con la dirección actual. De todas formas, no parece que la dirección del partido se vaya a en- frentar a una contestación notoria.