Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 CULTURA DOMINGO 27- 8- 2000 ABC El bríllante final del V Centenario de Carios V Reyes y mandatarios de 14 países acudirán a la inauguración de la gran muestra de Toledo Er próximo 5 de octubre, el emperador Carlos V será homenajeado en Toledo, la capital de su imperio, a través del arte. Una exposición de extraordinaria envergadura recordará al hombre que nació hace quinientos años. De hecho, puede considerarse como colofón y broche de celebraciones dedicadas a Carios V y a Felipe il, bajo la tutela de la Sociedad Estatal que preside Juan Carlos Elórza. El Retrato del Emperador Carlos V con perro de Tiziano, será una de las Imágenes centrales de la exposición, y se utilizará en los carteles y en la portada del catálogo. En las imágenes inferiores, dos fragmentos del Álbum de Jean y Lucas Doetecum qué ilustra las Pompas fúnebres del emperador Carlos V en 1558 Abierto en forma de friso, el conjunto de esta obra tiene una dimensión total de 12 metros y constituye también una de las piezas más importantes- de la exposición de Toledo MADRID. ABC arolus es el título de una muestra que reunirá obras dispersas e inéditas en España en el Museo de Santa Cruz, un lugar que resiunirá el esplendor y la grandeza de una época. Se han barajado dos conceptos fundamentales: la invención del mito de Carlos V y la función que cumplió la obra de arte en la sociedad cortesana y aristocrática de aquel tiempo. Más de 350 piezas podrán admirarse entre pintura, manuscritos, esculturas, grabados, armaduras; dibujos o elementos de arte decorativo. Entre las obras más singulares figuran Carlos V con un perro y Retrato de la emperatriz Isabel ambos de Tiziano, que se encuentran en el Prado. El Museo de Amberes participa con un grabado coloreado, de 12 metros de longitud, que representa las pompas fúnebres de Carlos V y de todos los personajes que asistieron a su sepelio. Largo en exceso sería concretar cuanta maravilla podrá contemplarse. El día de la inauguración se cele- C brará un solemne acto en la Catedral toledana, que será presidida por Sus Majestades los Reyes y al que asistirán personalidades españolas y extranjeras. Por expreso deseo de la Casa Real Española han sido invitados los Jefes de Estado y de Gobierno de los 14 países eiuropeos vinculados al Emperador. La Reina de Holanda, los Reyes de Bélgica, los Grandes Duques de Luxemburgo, -los presidentes de Alemania, Austria, Italia, Suiza, Malta y Eslovaquia, el Príncipe Soberano de Licchtenstein y el Príncipe Soberano de la Orden de Malta ya han confirmado su asistencia. La exposición cerrará sus puertas el día 11 de enero de 2001. Pero entre inaugiu ación y clausura, Toledo vivirá días muy especiales: De entrada, se espera que el número de visitantes supere los 250.000. De ahí, que la Sociedad Estatal haya preparado itinerarios por los rincones carolinos de la hermosa ciudad para los viajeros que lo deseen. En estas páginas, ofrecemos un comentario original de Fernando Checa, comisario de la exposición. Carolus en Toledo: ma imagen del Renacimiento en la España del siglo XVI umergido en una Sel bosque, elárbolesbarabúnda en la que los apenas dejan ver mimdo de las exposir ciónes temporales ofrece, tanto en el panorama español como en el internacional, un triste aspecto, en el que los intereses ciUturales están ausentes y la investigación científica o el avance en el conocimiento de ima faceta de la Historia o de la Historia del Arte brilla por su ausencia. Para que una exposición posea interés, además de cuidar al máximo la cualidad visual de las piezas seleccionadas, ha de articiilarse en un montaje claro y didáctico (que no debe confundirse con una cansina abundancia de textos explicativos y no está reñido, por supuesto, con un alto cuidado científico) y ha de poseer, sobre todo, un hilo argimiental que se sostenga por sí solo. La mera acumulación de piezas, por bellas que sean, no es más que eso: ima acumulación, lo contrario, por tanto, de lo que retóricamente ñamamos exposición Viene todo este preámbulo a cuento por el intento que sigue de explicar, desde la óptica del comisario, la próxima exposición Carolus a celebrar en Toledo el próximo otoño bajo la organización de la Sociedad Estatal para la Celebración de los Centenarios de Felipe n y Carlos V y el patrocinio de la Fimdación Caja Madrid. Carolus, cuyos primeros pasos internacionales se dieron en 1995, resume el trabajo científico de un equipo cuyas preocupaciones investigadoras en tomo a los temas tratados se remonta a muchos años antes a la fecha citada. Se trata de un meditado proyecto que quiere abarcar no sólo el tema fascinante de la construcción de la Imagen artística de Csirlos V a lo largo de la primera mitad del siglo XVI, sino también el de integrar este proceso en el de la invención y desarrollo del Renacimiento español. Las ocho crujías del edificio que albergará la muestra- -el Hospital de Santa Cruz en Toledo, hoy Musé 5 de Santa Cruz- -albergan las ocho secciones fundamentales de la exposi- ción, buscando esa cláiridad de la que antes hablaba, que se acentúa por el rigor y la espectacularidad (dos conceptos no antitéticos) del montaje pensado por Gustavo Tomer. Como sucedía en las dos exposiciones que pueden considerarse sus precedentes Reyes y Mecenas de 1992 y Felipe H. Un príncipe del Renacimiento de 1998) se trata de hacer dialogar el arte de la Corte española del siglo XVE con el producido a su alrededor en la España del Siglo de Oro. Así, por ejemplo, la primera de las secciones que explora, con obras de Juan de Flandes, Michel Sittow o Alberto Duréro, la creación de la imagen de Carlos V en el ambiente flamenco de Bruselas o Malinas, se opone, o, más bien, precede, a otra que expone, con obras de Pedro Berruguete. Bermejo o Yáñez de la Almedina, el arte de la España, también muy flamenquizada, que recibió a Carlos V en su viaje inicial entre 1517 y 1519. El proceso de creación de la imagen imperial de Carlos V tuvo que ver con el de la italianización y progresivo sentido clásico de su figura.