Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL DOMINGO 27- 8- 2000 ABC ¿Qixo caso Ochoa? ace unos años, como se recuerda, Fidel Castro hizo culpar a unos oficiales cubanos de delitos, el narcotráfico entre ellos, de los que él mismo era el culpable. La denuncia que hace la dictadura del Perú acerca de una triangulación de tráfico de armas originada en Jordania y destinada a las FARC de Colombia pasando por la selva peruana, además de haberse convertido en un espectacular búmeratf para Lima, hace planear sobre ella el fantasma del caso Ochoa. Cuando investigaba mi libro En el feino del espanto un ma. yor de inteligencia me informó acerca de tráfico de armas destinadas a las FARC que involucraba a las máximas esferas de la jerarquía gubernamental, especialmente del estamento militar y de inteligencia: éste proveía cobertura a los mismos hermanos Aybar que están en el centro del caso de las armas en su parte peruana. La información no venía acompañada de suficiente material probatorio, de modo que ésa y otras versiones quedaron latentes. Circularon también unos vídeos- -que sólo ahora se han liecho públicos- -donde se veía y oía a los traficantes de armas peruanos referirse a sus contactos de máximo nivel. No es pura casualidad que Jordania, respondiendo a Fujimori, haya indicado que las autoridades peruanas ampararon el tráfico de armas denunciado. Y Bogotá ha dicho que las avionetas procedentes del Perú actuaban a vista y paciencia de cómplices autoridades del régimen de Fujimori. Cuando más indicios, privadamente manejados, apuntaban a la complicidad de Lima, Fujimori hace la denuncia preventiva. Bajo la presión de las conversaciones de la OEA, en las que Vladimiro Montesinos figura en primer nivel, el Gobierno decidió golpear. ¿Quién hacía la denimcia, flanqueado por militares de máxima jerarquía en estado de mudez totsd, y con Fujimori convertido en su apuntador ante las cámaras? Montesinos, el jefe del espionaje peruano. Con eUo, además de devaluar el proceso de la OEA, se buscaba ofender a Washington, cuya Madeleine Albright había dejado al Perú fuera de ima gira que incluía los países vecinos y cuyo Clinton, aliado de Pastrana, fmancia el Plan Colombia y lo visita pocos días después de retirar una ayuda para el narcotráfico a la dictadiu- a peruana. Esas consideraciones explican la oportvmidad de la denuncia peruana. Pero su razón real es una operación preventiva, en vista de que Washington conocía la participación de Lima en el tráfico de armas. La Embajada de EE. UU. según un testimonio inobjetable, sospechaba directamente del jefe del espionaje peruano pocos días antes del anuncio de Fujimori. Á i v a r o VARGAS LLOSA H Jordania, Colombia y EE. IIU. culpan a Perú del tráfico de armas alas FARC Fujimori se lava las manos y acusa a militares retirados Después de d e n u n c i a r a b o m b o y platillo el lunes u n t r á f i c o de armas e n t r e Jordania y las FARC colombianas, el presidente peruano, A l b e r t o Fujimori, rio ha t e n i d o más remedio que culpar de ese c o m e r c i o ilegal a m i l i t a r e s subalternos retirados de su paísV cuando los sucesivos d e s m e n t i d o s de W a s h i n g t o n Amén y Bogotá involucraban a su propio Gobierno. Detenida La Loba líder de la matanza entre priístas en México MÉXICO p. F. ABC Manifestantes enmascarados exigen una verdadera democracia en Perú LIMA. ABC l presidente peruano, Alberto Fujimori, negó el viernes que su Gobierno haya comprado legalmente armas a Jordania, que finalmente fueron a parar a manos del principal movimiento guerrillero de Colombia. Perú no ha adquirido armas a Jordania sino que delincuentes, en este caso militares subalternos retirados, son los que han hecho este tráfico de armas. Eso no es adquisición de armamento, eso es tráfico de armas apuntó Fujimori. Fujimori había anunciado el limes en Lima que las autoridades de su país desarticularon una red internacional de contrabandistas que habían enviado, en tres remesas, hasta 10.000 fusiles AKM para los guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) El primer desmentido Uegó el jueves desde Jordania, país que aseglaró que había vendido legalmente a Perú un cargamento de armas, que según el Gobierno peruano entró de contrabando a través de una red internacional y fue desviado a los rebeldes izquierdistas colombianos. El negocio entre los dos países fue cerrado en 1998 en una forma legal y oficial, y comprendía armas que habían sido usadas por las Fuerzas Armadas de Jordania señalaron fuentes de la Cancillería jordana. E Un día después, Estados Unidos confirmaba la versión del Gobierno de Jordania y afirmó que las FARC renovaron su arsenal, al adquirir, entre otros equipos, fusiles que Jordania había vendido legalmente a Perú. El subsecretario de Estado para Asuntos Políticos de Estados Unidos, Thomas Pickéring, afirmó en Washington que las armas, fabricadas en un país de Europa del Este, fueron vendidas á Jordania, que a su vez las vendió legítimamente al Gobierno de Perú hace unos años. Por su parte, el Gobierno colombiano aseguró que sus servicios de información secretos tenían conocimiento de este hecho desde 1999. Sin embargo, Alberto Fujimori salió al frente para rechazar las versiones de Jordania, Estados Unidos y Colombia, y reiteró que las armas fueron adquiridas por mUitares retirados, a espaldas de las autoridades oficiales. El mandatario agregó en una rueda de Prensa que el Ministerio de Defensa ha estado comprobando si había compras de Jordania, pero no ha habido ni xma sola compra y el Departamento de Estado tiene que verificar la información También salió al paso del desmentido de Bogotá al afirmaír que la seguridad regional está en riesgo frente a im plan multar de tres mU millones de dólares del Plan Colombia Unos cincuenta policías del Estado de México, próximo a la capital, detuvieron el viernes a la líder local del Partido Revolucionario Institucional (PRI) Guadalupe Buendía, más conocida como La Loba por su presunta responsabilidad en los distiu- bios entre facciones, del partido que se saldaron con más de diez muertos. El gobernador local, Arturo Montiel, confirmó que La Loba fue detenida junto a su esposo, Abelardo Herrera, y su hijo en una casa del mxmicipio de Zinacantepec, en el Estado de México. La dirigente local del PRI se encuentra en manos de la Fiscalía para declarar sobre los enfrentamientos de hace una semana en Chimalhuacán, agregó Montiel. La Loba está acusada de los delitos de homicidio y uso de armas exclusivas del Ejército. El pasado 18 de agosto, los simpatizantes de Guadalupe Buendía ocuparon violentamente la sede del ayxmtamiento de Chimalhuacán (Estado de México) para impedir que el nuevo alcalde del PRI, Jesús Tolentino, asimiiera su cargo. Los priístas disconformes dispararon contra las personas que estaban frente a la sede del palació mimicipal y provocaron una batalla campal que dejó diez muertos, según cifras oficiales, y quince, de acuerdo a datos extraoficiales, im centenar de heridos y más de doscientos detenidos. El alcalde señaló como responsable de la agresión a Guadalupe Buendía, líder de una de las facciones más radicales del PRI en la zona diu- ante los últimos veinticinco años. Buendía desapareció después de la matanza y se emitieron órdenes de arresto contra eUa y algunos dé sus lugartenientes más conocidos, basadas en indicios de que ella planeó el ataque y colocó francotiradores en los tejados del ayimtamiento de Chimalhuacán para recibir a Tolentino. MÁS DE OCHENTA CAUSAS La Loba propietaria de una empresa de transporte urbano y ex trabajadora de limpieza, ha sido encarcelada por lo menos en dos ocasiones y se ha enfrentado a más de ochenta causas penales, varias de eUas por la invasión violenta de terrenos. Buendía, según algimas informaciones, estaba indignada porque su hijo, Hugo Herrera, perdió en las elecciones del pasado 2 de julio y sus partidarios prometieron no permitir la entrada del nuevo alcalde en el ayuntamiento. El gobernador del Estado de México aseguró que se aplicará la ley hasta las últimas consecuencias, y que las autoridades no se detendrán, caiga quien caiga