Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 INTERNACIONAL DOMINGO 27- 8- 2000 ABC JOSPIN Y CHEVENEMENT SE ENFRENTAN POR EL PROYECTO DE AUTONOMÍA PARA CÓRCEGA Dos visiones opuestas del Estado francés ponen al borde de la ruptura al Gobierno de izquierda plural El plan de paz puesto en marcha por París no ha frenado la violencia y da alas a otros nacionalismos PARÍS. Juan Pedro Quiñonero corresponsal los enfrentamientos entre distintas facciones nacionalistas corsas se añaden ahora los enfrentamientos de enorme calado entre Lionel Jóspin, primer ministro, y Jean Fierre Chevénement, ministro del Interior, que tienen ima visión diametralmente opuesta sobre el futuro del proceso, el curso, sus riesgos y oportunidades: LionelJospin espera ganar tiempo haciendo concesiones relativamente menores a los nacionalistas y aplazando hasta después de las elecciones presidenciales del 2002, que él espera ganar, las grandes decisiones institucionales. Chevénement, por el contrario, teme que Jospin ya haya hecho concesiones inaceptables, cediendo a la presión de la violencia terrorista, aceptando negociar sometido a un chantaje criminal. Desde la óptica del influyente ministro del Interior, su propio Gobierno ha entrado en xma lógica que él considera muy peligrosa para el futuro mismo del Estado y la unidad nacional. Viejos compañeros de viaje jacobino, Jospin y Chevénement están hoy separados y enfrentados por dos concepciones antagónicas del modelo francés. El primer ministro cree posible negociar con los nacionalistas corsos sin hacer concesiones mayores. Su ministro del Interior teme que el Estado francés pudiera estar entrando en ima imprevisible espiral de reivindicaciones autonomistas y nacionalistas. A La inminencia, que ya supera el rumor difundido por toda la Prensa francesa, de la dimisión del influyente ministro del Interior, Jean Pierre Chevénement, por su visión antitética de la del primer ministro Jospin respecto al problema corso ha hecho aflorar dos concepciones opuestas del Estado en políticos de izquierda hasta hoy firmemente unidos. El Plan Jospin para Córcega El 28 de julio la asamblea de Córcega votó sobre la propuesta de Jospin de autonomía para lá isla, que los nacionalistas corsos ya aceptaron. La oferta busca poner fin a 20 años de violencia separatista. El plan de paz prevé un traslado gradual de poder a la Isla con una posible reforma constitucional si los separatistas cesan sus ataques violentos. Fa e de transición 2000- 2002 Propuestas para el Parlamento H Transferencia de poder regulatorióen varias áreas, como desarrollo del territorio, cultura e infraestructura. L o s nacionalistas pueden sugerir cambios a la ley, pero Paris tiene la última palabra. Fase constitucional 2003- 2004: Si el cese al fuego separatista continúa B Extensión del Poder Legislativo y refomia de la Constltucion. de Francia. Se establece colectividad única para reemplazar la colectividad territorial y los dos distritos de Córcega. ha matizado en muchas direcciones. Aunque no deja de ser sintomático que el primer ministro de Francia, cuando estalló la violencia armada, en 1975, era Jacques Chirac, que hoy es jefe delEstado y ha protagonizado la experimentación de muy diversas políticas gubernamentales. Durante la primera década de crisis, sucesivos gobiernos trataron la crisis corsa en términos puramente policiales. Sin éxito. Durante los años ochenta, Francois Mitterrand y Jacques Chirac fueron los primeros en intentar la táctica de la estaca y la zanahoria un poco de autonomía, cierta dosis de represión y muy diversas formas de diálogo. Nada dio un resultado satisfactorio. BOLA DE NIEVE NACIONALISTA B 259 Conquista romana. -xñ. Q París i A. V M 455 Invasión de vándalos, ostrogodos, bizantinos, lombardos y san cenos. 1077- 1284 Colonización por Pisa. m 1284- 1769 Dominio Genovés. M 1729- 1769 Guerra de independencia, Córcega busca ayuda militar de Francia. H 1769 Anexión francesa, nacimiento de Napoleón Bonaparte- el tiijo más famoso de Córcega. 1804 Napoleón se convierte en emperador de Francia y consolida los nexos con Córcega. FRANCIA- 0 S Símbolo nacional de Córcega CÓRCEGA Área 8.680 l m Habitantes 259.600 (Enero 1995) Bastía H ü m 8 H Mayo, 1976 Se crea el Frente para la Liberación Nacional de Córcega (FLNC) Estallan las primeras bombas. Ago. 1982100 bombas en una noche, Marzo, 1995 Estallan 35 bombas en edificios públicos. Febrero, 1996 Un grupo separatista hace estallar 50 bombas. Mayo, 1997 Autoridades incautan armas. Junio, 1997 FLNC anuncia una tregua y pide más autonomía. Enero, 1998 FLNC termina la tregua. Asesinato del prefecto Erignac. 12 Diciembre 1999 Explosiones en la víspera de conversaciones de paz. LA VIOLENCIA NO CESA Veinticinco años después de los incidentes sangrientos que marcaron el inicio de las reivindicaciones regionalistas, primero, y nacionalistas, más tarde, el 22 de agosto de 1975, la isla de Córcega (260.000 habitantes) se ha convertido en un cáncer de Estado, cuyo tratamiento político, policial, fiscal, económico y descentralizador continúa siendo víctima de la proliferación tentacular de la violencia terrorista. Ayer, estallaba un nuevo artefacto explosivo en un ediñcio público de la ciudad de Bastía, afortunadamente esta vez sin víctimas. Hace veinticinco años, los incidentes de Alerta descubrieron a una Francia, atónita, la emergencia de un movimiento autonomista relativamente tímido en sus orígenes inmediatos, pero muy pronto manchado de sangre. Diu- ante sus primeros años de existencia, el primitivo Frente Nacional de Liberación Corso (FNLC) se inspiraba en los modelos tercermimdistas de liberación nacional y asumió sucesivas identidades izquierdistas de inspiración más o menos mcirxista. 50 km Fuente- Reuters 23 Diciembre 1999 Cuatro grupos, guerrilleros anuncian una tregua. M 7 Agosto 2000 Asesinado el líder nacionalista Jean Michel RossI. 1 A partir de los años ochenta, el FNLC se dividió y volvió a sub. dividir en sucesivos grupúsculos de identidad política mucho más confusa, con reivindicaciones de. corte más nacionalista puro y acciones criminales asociadas con frecuencia a las venganzas de carácter mafioso. Durante los años noventa, estallaron sucesivas guerras civües entre grupúsculos nacionalistas, con siniestros baños de sangre. Al final de la década pasada, el movimiento nacionalista corso quedó baUsaniza- do en media docena de grupos armados que han venido reivindicando una sucesión de crímenes que oscilan entre la provocación de Estado, como el asesinato del prefecto Erignac, hace dos años, o la venganza política entre clanes mañosos, como el asesinato de Jean- Michel Rossi, a primeros de este mismo mes de agosto. Durante los mismos veinticinco años de reivindicaciones regionalistas, autonomistas y nacionalistas, la respuesta del Estado ha variado y se El mes de diciembre de 1999, Lionel Jospin, socialista, primer ministro en funciones de; un Gobierno de izquierda pliural (PS, PCF y Verdes) puso en marcha ima nueva táctica lanzando un nuevo proceso negociador, que culminó el 28 de julio pasado, cuando la Asamblea regional corsa aprobó, por amplia mayoi ía, un proceso sin precedentes, que reposa en estos puntos: -El Estado concede nuevas formas de ayuda fiscal y económica, que ya goza, desde hace años, de un Estatuto ultraprivüegiado. De hecho, Córcega vive bajo perfusión fiscal y presupuestaria permanente. -Él Estado abre la posibilidad del estudio, en la escuela primaria, de la lengua corsa, sih qué su enseñanza sea obligatoria. -El Estado iniciará, lentamente, un proceso de transferencia parcial, temporal, controlada y experimental del Poder Legislativo, en algimos terrenos sensibles pero muy limitados (transportes, turismo, enseñanza) -Se aplaza hasta el 2002, o más adelante, después de las elecciones presidenciales del 2002, la posible reforma del Estatuto de Córcega dentro de Francia. Queda en suspenso vm posible referéndum y una posible revisión de la Constitución. En teoría, esos cuatro grandes capítulos del proceso negociador iniciado por Lionel Jospin hubieran debido poner fin a lá violencia. En la práctica, ese proceso negociador no ha pueísto ñn a la violencia terrorista, ha abierto ima crisis de fondo den- tro del Gobierno de izquierda, plural y ha desenterrado un variopinto arcoiris de reivindicaciones nacionalistas y regionalistas: el País- Vasco, la Bretaña, la Cataluña francesa, entre otras regiones, estiman que Córcega está consiguiendo a través del chantaje de la violencia criminal lo que el Estado no se decide a conceder a través de la reivindicación democrática.