Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 27- 8- 2000 OPINIÓN CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS JAIME CAMPMANY 13 Crónica del verano que se va UNQUE siguen siendo tan hermosos los crepúsculos, van acortándose las horas de luz entre el de la mañana y el vespertino, y se tiene conciencia de ello. La tristeza, oculta durante el verano, aflora suavemente en los corazones como los montoncillos de tierra que levanta el topo en el prado. Ha desaparecido la neblina estival y el aire, tiene una transparencia desconocida, de modo que ya se puede ver con toda nitidez el contorno de la sierra lejana que parecía haberse desvanecido para siempre. Están terminando las vacaciones. Volverán, los más- a sus trabajos y sus días sin haber sido conscientes de lo que les ha rodeado. Cierto que en un mes no se regenera el Jiombre, pero ni siquiera muchos se- han enterado de esa propuesta de desprendimiento y, sobre todo, del equilibrio que emerge de la naturaleza misma. Volverán a la vida cotidiana sin haber aprovechado la ocasión para distanciarse de las cosas de un modo razonable y así hacer una justa valoración de ellas. No sería, sin embargo, lo pepr esta ausencia de sensibilidad ante la voz de la naturaleza si no es que contribuyeron a cegarla, cometiendo agresiones contra ella o instalándose con todo desparpajo en las cometidas por otros. De un modo u otro todos somos colaboracionistas con la depredación y el sacrificio de la naturaleza. Si la civilización es contención en los modales, en los comportamientos, en los usos, todos somos cómplices de esta vuelta a la barbarie en que consiste el festín del ocio. Quizá lo más curioso de todo consista en que durante un mes pretendemos disfrcizar nuestra condición rodeándola de elementos naturales, por lo que el desprecio hacia: ellos es aún mayor. J El verano, por otra parte, ha sido duro. Los titulares que nos ha ido proporcionando el terroriismo han estado mezclados, como en un terrible bodegón durante todo el mes, con las toallas, las cremas terapéuticas y o estéticas, eii la arena de las playas o al borde de las piscinas, junto a las revistas del cora- La mala lengua Esas expresiones rebozadas de mierda, a don Antonio Maura o a don Julián Besteirb les habrían parecido una exhibición de ordinariez, y mi viejo profesor Tierno Galván las habría calificado de síntomas de mala crianza A zón y las sandalias... Los diseñadores del terror que en su día pretendieron espantar, con bombas a las gentes, nacionales o extranjeras, han optado ahora por una estrategia más diabólica. Pretenden mezclar el crimen con la cotidianidad veraniega, cuando los espíritus están más desarmados, casi desnudos, y de este modo Uevarlos ante el dilema de elegir entre el sacrificio de los principios y üná vida sin complicaciones, Claro que la dimisión de las creencias que proponen no supone aceptar el crimen mismo, sino algún tipo de negociación respetable que descarte todo tipo de confrontación. ¿No se reivindica la felicidad como, el objetivo del Volverán a la vida cotidiana sin haber aprovechado la ocasión para distanciarse de las cosas de -F un modo razonable y así hacer una justa valoración de ellas liberalismo y del socialismo clásicos? La verdad es que la presencia del orden natural de las cosas se convierte en una acusación de las formas incivilizadas que fomentamos y con las que nos sentimos tan ufanos. Por eso intentamos escapar a los imperativos que nos llegan de la naturaleza de un modo más fuerte en estos tiempos de vacaciones. Sin embargo, no creo que tengamos que darlo todo por perdido: el recuerdo de ese equilibrio que, a pesar de todo, terminaba por imponérsenos como uri sublenguaje durante el verano, es una denuncia del desorden íntimo del sistema que tanto estimamos. La melancolía de algunos momentos especiales, e incluso el pesar de haber desoído los mensajes que nos llegaban en los escasos silencios que nos permitíamos, podrían ayudarnos a algún modo- de recuperación. Aunque las horas de luz sean menos, y el recuerdo de los incendios de los atcirdeceres sea prácticamente, ya, una postal. O que mi bisabuela Laura haría seo, mandar a la porra, mandar al con Felipe González y con Javier cuerno, mandar al infierno, mandar a ArzaUus es ponerles acíbar en la len- hacer gárgaras, mandar al carajo o gua. En cuanto. oía que imo de noso- usar el maravUloso mandar a hacer tros, mis hermanos o yo, nos mandába- puñetas, fíase injustamente tachada mos á la mierda, sacaba el frasquito de palabrota. Hasta Javier TuseU y Jodel acíbar. Este niño tiene muy mala sé Luis Corcuera saben que las puñelengua. Que le pongan acíbar Lo más tas son los puños de encaje quese coque permitía mi bisabuela era el ñoñis- sen a las bocamangas de la toga. Un mo de mandar a la eme que en las enriquecimiento de esa frase podría familias de buena educación equiva- ser la de decirle a algún pelma: Vaya lía al otro ñoñismó de Uamar las cua- usted a hacerle unas pviñetas a Báciga tro letras a la palabra puta, severa- lupo mente vedada. La palabra mierda no Por favor, que no salga ningún lecpodía ser pronunciada delante de mi tor explicándome el otro sentido de bisabuela. En im casó, había que man- lapuñeta; que lo conozco, pero creo dar a la eme y en otro caso había que que no es el que tiene la palabra en esa hacer caca. Los niños hacíamos caca, frase. Reconozco, ¿cómo podría no repero los mayores ni eso. Los mayores conocerlo? que la palabra mierda iban mal o bien de vientre. Se usaba goza de mucho predicamento y es una metonimia y se designaba el pro- muy frecuente en el español de uso y ducto con el nombre de la fabrica. en el lenguaje del pueblo. Ésto es vma Un verano vino una volandera del mierda, se va todo a la mierda, me pepueblo para ayudar a las fijas, y cuan- go el tfro de mierda, esto está lleno de do estaba haciendo el primer desholli- mierda, ese tío es im comemierda, vas no de la casa, empezó a rezongar y a hecho una mierda, ha cogido una quejarse del trabígo, y dijo que estaba mierda y así hasta que se me acabara haiia de quitar mierda. Hija mía e el espacio de la columna. O sea, que un dijo la bisabuela- de donde primero poco más de mierda en la conversahas de qmtarla es de tu lengua, que la ción púbhca de los hombres púbMcos tienes muy sucia. Que no vuelva yo a no va a escandali 2 ar a nadie, y desde oírte decir esa palabra. Puedes decir luego, á mí, no. que estás harta de quitar porquería, Pero cuando Felipe González dijo que es lo mismo pero suena mejor que Aznar y Anguitá eran la misma Confieso que mi bisabuela no logró mierda, y ahora, cuando Javier Arzaeducarme del todo a su gusto en ese Uus ha mandado a Iturgaiz a la mier- asunto de los ñoñismos, y siempre me da, no han dicho nada que moleste a ha gustado usar las i) alabras más ex- los oídos, pero han demostrado ima presivas y vulgares jimto á otras más falta de imaginación expresiva muy cultas y de academia. Lo que sucede es poco perdonable en im político. Claro que recurrir a una vulgaridad para ha- está que esas expresiones rebozadas blar en público no sólo és una prueba de mierda, a don Antonio Maura o a de mala educación sino de pobreza ex- don Julián Besteiro les habrían parecipresiva. do una exhibición de ordinariez, y mi Además, hay casos en que el ñoñis- viejo profesor Tierno Galván las hamó no sirve. Por ejemplo, para decir bría calificado de síntomas de mala de alguien que el turrón, el mazapán o crianzaí Por otro lado, ponerles a Gonel chocolate le gustan más que a los- zález y aArzallus acíbar en la lengua pavos la mierda, no es pdsible emplear tal vez vaya contra los derechos humala palabra porquería Mandar a la nos y mi bisabuela descansó en el Semierda tiene muchos ñoñismos alter- ñor hace algo más de medio siglo. Así, nativos, porque se puede mandar a pa- que duro con la mierda, majos. L La Esquina del Automóvil de Ocasión XGósróÁBréráó en el centro de Madrid, frente al Retiro SÜSERYICW M. Ren SI K 23 Ü K. Llantas A. Mt. liill M. Bni í 32 (1 CDl. V inlc, Pitmira, Cucn Rcinaie Hmor 3.9 nKUi il. Añn 93, Tull I e. íiis iC 4 (1 (1. t ui rn Aiituniiitli. i) M. Bi íi 1; 3 ü IJ. Pintura. F. li gance M. Hf- n 280 4 1. A 1 K Lit gand l intma M. Bcn Cl. 500 W 21 1 ull Fxtras l. Bcnz Cl. 500. Parktrunir, Cuero, Clima M. Bpn L 270 CDi. Pintura, llanta. s M. Bi ii 1; 300 ri) iintganlf. 7, ScmiuucM) M. Hrn SI. I lautas. Cucni, ai iiinal I. Bcnz L 290 I Llcyaua Pintura M lien C LK 320.1 li- saiiLf, 1 i chn, C uorn M. Ben? S 50 (1 Lar i W- 220i. Reestreno M: Bcn 3ii n ri: -124! AMG, Pintura. CIUTM. Intio BMW 523 llJíi. Pintura, llantas 0) 1 Biturho. f- ull, Inipcíahle M. Bt n f; i. K 2 30 K. Pintura, Cufiii, Mituinátií ii 1. Bi n S 50 U. Clima. Ipclm, Cuero, lull 1. Biiu Sl. K 230 K. Plntuia, Cutir Manual 1. ÜPiiz 1- 2 U (l 11) I unili, t! iiituarilc. Lucru, f L JLl M J. 1 J J i ri i if I sacaí i f. i I- 1 i ii! Iii r Mtalá, l ü l T f l y i 4 3 5 i I ÍI 3.