Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 27- 8- 2000 Doble crisis francesa lítica que amenaza gravemente el fuff turo del Gobierno de coalición de J TM izquierdas, presidido por Lionel Jospiti. La Inestabilidad no procede en este caso de la cohabitación obstáculo tradicio. nal para la gobernación del país vecino- -entre una Presidencia de centro- derecha y un Ejecutivo de izquierda, sino del seno de la propia coalición gobernante. Su síntoma más visible es la muy probable dimisión del ministro del Interior, JeanPierre Chevénement, después de la reunión que va a mantener con el presidente del Gobierno. Pese a la antigua amistad que les une, las diferencias entre uno y otro han venido siendo cada vez más notorias, profundas y públicas. La barrera más alta en la que tropiezan sus ensayos de acuerdo es el problema corso. A pesar del tiempo que recíprocamente se han concedido para acercar sus posiciones, el fracaso ha sido cada día más evidente y el acuerdo más improbable. Bien es verdad que el período de reflexión ha venido acompañado por lamas- indeseable de las compañías: la creciente oleada de atentados y asesinatos en Córcega. El peor ambiente para la reflexión y el consenso. El ministro se opone abiertamente al plan de autonomía para Córcega promovido por el primer ministro. La propuesta de Jospin de ima devolución parcial del poder legislativo a la isla entraña, de hecho, xma transfor. mación sustancial del modelo de Estado diseñado por la V República. Chevénement alega, no sin razón, que la organización territorial del Estado forma parte de las competencias propias del Ministerio del Interior. Pero la reclamación de estas competencias no hace sino exhibir las profundas discrepancias de fondo. Chevénement teme, además, que el fenómeno se extienda a Bretaña, el País Vasco francés o Normandía. La intencíónídel primer ministro con su generosa propuesta autonómica es acallar y, en cierta medida, satisfacer las demandas del nacionalismo corso. Pero, como suele suceder en estos casos, las concesiones, lejos de apaciguar los ánimos reivindicativos, concluyen por exacerbarlos. Mientras el Gobierno cede, la escalada terrorista aumenta. Ayer mismo hubo, otro atentado eri la ciudad corsa de Bastía. Chevénement insiste en que los separatistas no hatn renunciado a la independencia ni a la violencia como método hacia ella. En estas condiciones, se opo- ne sin resein as a la piolítica de concesiones del gabinete del que aún forma parte. Tal vez sus afirmaciones de que la República está en peligro sean Eilgo alarmistas y demagógicas, pero no están exentas de cierto fundamento. El separatismo corso amenaza no sólo al modelo de Estado de la V República sino tEunbién a la unidad nacional francesa. Existen precedentes. Esta sería la tercera dimisión como ministro de Chevénement, Garolus el sueño europeo en Toledo A mirada hacia el pasado está sometida a cambios de prisma dictados no sólo por los avances y descubrimientos en el estudio de las fuentes históricas, sino también por una exigencia intelectual de aventar los tópicos que rodean a personajes y hechos. En el caso de España, es difícü encontrar un país sobre cuya Historia se hayan enquistado tantos lugares comimes, alimentados desde dentro y fuera de nuestras fronteras. Una circimstancia que nos ha impedido hasta hace bien poco comprender serena y objetivamente nuestro devenir como nación. Aún hoy comprobamos cómo hay resquicio para la manipulación de la Historia. La conmenioración de los centenarios de Carlos V y Felipe ü, que arrancó en 1998, representa una gran oportunidad para desactivar los prejuicios que lastran en la imaginación común el extraordinario capítulo del Imperio español. Anadie escapa la significativa casualidad de que la reflexión sobre el papel de España en el siglo XVI cpmo potencia llegue un siglo después del Desastre del 98. La pérdida de Cuba y Filipinas cerró la última página del sueño imiversal de los primeros Reyes, mientras la crisis moral del país sepultaba bajo la capa de la incomprensión, y hasta del oprobio, la memoria del Imperio. La celebración en tomo a estos dos Reyes constituye un eficaz ejercicio de asunción de nuestra Historia, sin complejos y con orgullo. Orgullo por el esplendor vivo legado por aquellos mecenas, cifrado en ese patrimonio cultural de valor incalculable que hoy atesoran nuestras ciudades, museos y archivos. Or uUo también por la profunda imbricación universal que ambos dieron a nuestras raíces, ligadas desde sus reinados a las de esos grandes árboles com mes Europa e Iberoamérica- -en cuyo crecimiento futuro España desempeña im papel que la Historia le ha predestinado. Ambos oi nllos se entrelazan en la exposi- ción Carolus que Sus Majestades los Re. yes inaugurarán en octubre en Toledo, y cuyas líneas maestras adelanta en ABC su comisario. Femando Checa, director del Prado. Incluida en el vasto programa de muestras, congresos, espectáculos y publicaciones organizados por la Sociedad Estatal que conmemora ambos centenarios, tanto jen España como en el resto de Europa, Carolus reunirá 500 piezas sobre la imagen artística de Carlos V, símbolo de poder pero también de integración himianística y europea. La trascendencia de la exposición y su carácter de acontecimiento europeo vienen refrendados con la asistencia a la inauguración de los Reyes de los Belgas, la Reina de Holanda, los Duques de Luxemburgo y los presidentes de ima decena de países. Una gran cita europea en tomo a la figura de aquel Emperador que españolizó su Imperio y que eligió la fronda de Yuste para dar descanso a sus sueños hur manos, que hoy son en Europa vm futuro al alcance de la. mano. ir I RANCIA padece una doble crisis po- después de las acaecidas en 1983 y 1991. Cabeza de vm pequeño partido de la coalición gobernante, el Movimiento de los Ciudadanos, la firmeza de sus convicciones, su intransigencia y el radicalismo jacobino del ministro hacen de él una incómoda, presencia para la estabilidad de los gobiernos de los que forma parte. Pero a Jospin no se le rompe el Gobierno sólo por el flanco del Ministerio del Interior. El ministro de Economía, Laureñt Fabius, adelanta por la izquierda a su primer ministro y reclama más reformas económicas y fiscales. Tras el último Consejo de Ministros, Fabius lanzó un llamamiento a Lionel. Jospin, aunque sin citarlo expresamente, para que haga gala de ima mayor audacia y acometa cambios económicos sin tener en cuenta las próximas citas electoraiesf los comicios municipales del año próximo y los legislativos y presidenciales de 2002. Lo cierto es que a la coalición de izquierdas que gobierna Francia, y que fue cosida con un hilván no demasiado fuerte, se le empiezan a marcar las costuras, y el desafío corso no es su única causa. Sólo la amenazante perspectiva de ima ruptura que pudiera conducirles a la oposición puede perinitif una solución de última hora, que siempre sería inestable y provisional. PRESIDENTE DE HONOR GUILLERMO LUCA DE TENA PRESIDENTE NEMESIO FERNÁNDEZ- CUESTA EDITORA CATALINA LUGA DE TENA DIRECTOR JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS DIRECTOR ADJUNTO: José Luis González- Besada SUBDIRECTORES: S a n t i a g o G á s t e l o Rodrigo Gutiérrez. Carlos- Marlbona, José Antonio Álvarez- Gundi n, José Alejandro Vara J E F E S DE R E D A C C I Ó N V. A. Pérez, A. Puerta (C o n t i n u i d a d) L. I. P a r a d a (O p i n i ó n) S. G u i j a r r o (N a c i o n a l) M S a l v a t i e r r a (I n t e r n a c i o n a l) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) J. G. Calero (Cult u r a) J. A. Navas (Economía) E. O r t e g o (Deportes) A. Laso (Madrid) F. Ájvarez (TV- Comunicación) F, Rubio (Ilustración) A D J U N T O S AL D I R E C T O R I. Sánchez Cámara, R, Pérez- Maura S E C C I O N E S P, Duran (Continuidad) J. González (Opinión) A. Collado (N a c i o n a l) A. Pérez (I n t e r n a c i o n a l) R. M a e s t r e (Soc i e d a d) N. P u l i d o (C u l t u r a) F. C o r t é s (E c o n o m í a) J. C, Diez (D e p o r t e s) G, M u ñ o z (M a d r i d) A. G a r r i d o (D e l e g a c i o n e s) R. Rey (Diseño) J. Romeu (F o t o g r a f í a) PRENSA ESPAÑOLA, S. A. DIRECTOR GENERAL ABC: Víctor Niharra DIRECTOR GENERAL COMERCIAL: Ángel Doménech DIRECTORES: C. C o n d e (P e r s o n a l) J. Q u e s a d a (P u b l i c i d a d) J. M. Cea (Financiero) A. de Onís (Compras) M. G. Garzón (Técnico y Producción) I. Sanz (Tecnología y Sistemas) J. Marina (Distribución)