Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
HOTEL Casa de Benlloch y 2 JJ j ¡g El agua es una autopista en Los Ángeles de San Rafael Sobre el río Dulce Circuito de velocidad L a Alcarria es una región ilena de contrastes, donde ios paisajes secos se tornan en humedaies en cuanto nos internamos en una hondonada, siempre regada por aigún riachueio. La Casa de Benlloch se levanta en el pueblo de Pelegrina, muy cerquita de Sigüenza. Al amparo de su castillo derruido y vigilando el desfiladero del río Dulce, las casitas se apilan en la Inclinada ladera. Entre ellas, ésta de Benlloch con su fachada coloreada y su sombreado portalón trasero. El color de los chopos sobre las áridas y escarpadas paredes del desfiladero, el vuelo pauSado y circular de las rapaces, los soportales de la iglesia junto a la que se levanta la casa... Todo merece la pena. Llena de luz y sabiamente decorada, la vivienda muestra su carisma desde el momento de pisar el vestíbulo, pero su carta de presentación es el salón, organizado en torno a dos chimeneas que dan calor durante LA AVENTURA dura quince minutos, pero, con estas máquinas y en esta superficie, dan mucho de sí O PUERTAS al campo los días de invierno. Hay seis habitaciones, una de ellas sulte, que cuenta con saloncito y terraza. Y hay además una cocina- comedor en la que se prepara y sirve el desayuno. Recién inaugurada, esta casa se ha convertido ya en una de nuestras favoritas de la provincia de Guadalajara. Manuel HORCAJO CASA DE BENLLOCH La Plaza, 3. Pelegrina. Guadalajara. 949 39 00 37 606- fl 07 BB. Piecios: enlre 8,500 y 10.500 pts. cada habitación doble en régimen de alojamiento y desayuno. rrumpieron con furor en las costas de moda españolas hace unos años, para después lanzarse a la conquista de los mares interiores de la península, Las motos de agua, fieles sustituías de sus hermanas terrestres en estos calurosos días de estío, son las nuevas reinas de la velocidad. De características técnicas similares a las de toda la vida, las motos acuáticas, con motores superiores al medio litro y caballaje muy similar, desarrollan sensaciones tan excitantes como las que puedan sentirse sobre el asfalto o las pistas de tierra. Ahora, las largas trazadas, cerrados derrapes o espectaculares saltos se trasladan a la refrescante superficie de los embalses. Al g a l o p e Equipados con chaleco salvavidas y traje de baño nos disponemos ya a experimentar lo que pueden dar de sí cien caballos lanzados a pleno galope sobre las aguas de nuestros pantanos. Lo primero, unas breves instrucciones sobre los elementos técnicos. Veamos: botones de arranque y de parada. ¿Controlado? Vale, vayamos al acelerador: de gatillo y en uno de los puños, como un chupete, fácU y para usar con convicción. Ahora la doma: hay que mantener siempre el equilibrio y evitar ba- lánceos i n n e c e s a r i o s Se complica el asunto. Para girar, no hay que descolgarse a lo Crivíllé. y sí m a n t e n e r una suave aceleración en todo momento. Volver a e m p e z a r Encaso de caída se desconecta la turbina (automático) y recuperamos nuestro pundonor perdido accediendo con dignidad al diabólico ingenio por su parte trasera- no hay hélice- A partir de ahí habrá que procurar que la próxima caída llegue al menos después de arrancar la moto. No pasa nada; un novato es un novato. Ahora ya es todo cuestión de cogerle el toque al gatillo y conseguir enderezar el torpedo antes de atravesar las boyas de señalización cual manzana de Guillermo Tell. Un poco de bamboleo indeciso, cuatro sustos con el embarcadero y a disfrutar del fabuloso cóctel de velocidad, giros y chapuzones. Alejandro CARRA Agenda Cómo ir. Por la autopista de La Coruña, nos desviamos después del túnel hacia Segovia. En el kilómetro 61 aparece la urbanización de Los Ángeles de San Rafael, girar en la raqueta y entrar. Los carteles conducen sin pérdida hasta el embarcadero. Quién. La empresa Jet Fun alquila motos de agua. Suena variedad de arroces para después del chapuzón y solarium de arena blanca para los más sosegados. En breve servicios multiaventura. V 609 88 33 4 4 92112 81 76. Precio. 3.500 pesetas por quince minutos. Lo que hay que llevar. Traje de baño y zapatillas sumergibles PAG. 54 G U Í A D E M A D R I D 25 de a g o s t o