Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 VIERNES 2 5- 8- 2 0 0 0 ABC gente de verano Clásicos de ABC Alegre Madrid No hará mucho más de veinte años que yo escribí- -lo recueray m Madrid que parece y otro que se aparece, que se do confusamente- -en estas mismas páginas un artículo que se parece a Madrid y que, acaso, para quien sepa ver adetitulaba La avenida de los fantasmas y en el que me refería a más de mirar, es, en definitiva y recién estrenado, más ese gran tramo que hoy va de los Nuevos Ministerios a la plaza Madrid que ninguno. de Castilla. Bueno, pues ya todos los fantasmas tienen piso y Ese Madrid tentacular, alto, largo, como si Europa llecoche. gara por una pista alegre hasta Caracas, no tiene cantor todavía, avmque nació con voz, oído y sentimiento. Nació sobre Cuando no tengo ganas u ocasión de salir fuera, me voy a campos de gatos muertos, de latas de conserva abandonadas. pasar la tarde o la noche a la que fue avenida de los fantasmas. Nació sobre im clausurado hipódromo cuyos caballos están ya Al principio el cambio es grande. Nuestra mirada, que aún no en un cielo piafante y poshípico, sobre melancólicas quintas tiene vista, va descubriendo un mundo que no parece tener adormiladas, sobre colegios de la tristeza sin nombre, sobre mucho que ver con el nuestro. Enormes e importantes casas, leprosas vallas con el tonto el que lo lea en las que el amor cafeterías, sastres chinos, paseantes negros, rubias en pantalón César colgaba, como inconfesable ropa puesta a secar a la luz dé y hasta ima especie de chiriniguito al que acaricia una imagiLuna; sobre cardos borriqueros e inesperadas lilas; sobre las naria brisa de mar. Todo tiene im clima mixto, contradictorio; cenizas de los carromatos gitanos y la desnuda pisada de la González- Ruano entre golfo y señor, con coches de matrícula extranjera aparcaadolescente trapera, roña y encanto de las diosas sin culto, de dos por todas partes, con alguna calle aún sin urbanizar. No se las Afroditas sin baño, de las bacantes sin vacación. Publicado el 11 ven criadas. Algunas tiendas tienen objetos con su precio en dólares... Es el Madrid al que le crecen los cuatro brazos, que se proUfede junio de ra por arriba y por debajo, desde cuyos cristales enteros y Luego se va uno fijando, va viendo lo que mira, y se compren ÍS -relimpios puede verse la cresta blanca del Guadarrama gallo, o 1961 de el gran secreto de lo madrileño que sigue estando aquí como las aguas estrechas de un río que tarñbién sueña mares, o estuvo siempre, en su fuerza aglutinadora, en su gracia de desde el que se adivina el tapiz alfonsino donde El Pardo tose, p los débiles poner acentos sobre las íes y enes sobre las enes. No es que este público de dominios del arroyo Abroñigal. Es ese Madrid nacido de la noche al día, gentes demasiado blancas o demasiado negras hayan conquistado xn barrio como puesto de largo sin habernos invitado a nadie; ese Madrid que existe y de Madrid, sino que Madrid les ha conquistado a ellos. Como ha ocurrido coexiste con el que resiste y que no tiene cantor por el mal entendido y tácito siempre con los provincianos que se enmadrUeñizan hasta ser más papistas axioma poético que o da vueltas de fiebre en camiseta en el lecho amarillo de que el Papa, más chulos que cuatro ochos puestos en fila. la nostalgia o intenta poner la voz de pimtíllas para ensayar una horrible Las cafeterías, las boites los clubs de noche, todo ese dechado tan de aria que empieza en las barbas de Whitman y termina, renqueando- -porve- derecho como de deshecho, con el que teóricamente nos hemos metido tatito ntrista, futurista, neorrealista- -en esa poesía social que Dios confunda. los últimos llorones de los casi desaparecidos cafés, son lugares perfectamenEse Madrid con muchas historias y sin historia, hermoso, radiante, ancho te traducidos al madrileño, son ya algo de Madrid mismo. como vma tarde de amor con fortuna, bastardo y arrogante como un don Juan Y este barrio es un barrio muy nuestro, quizá más caliente, más cordial, de Austria, está mojándole más limpiamente castizo que la oreja a la plaza del Progremuchos de los que se sostieso que no progresa nada. Y nen con miüetas. No sé por no se puede disimular, oculqué hemos de sinonimizar totar, escamotear embozándodavía lo madrileño con lo cole en una capa. Ese Madrid chambroso, ahora sobre todo es tan Madrid como los que Madrid es, por de pronto, otros madriles, y, si vende la capital más alegre de Europisos y no melones, tampopa, la que tiene infinitos y muco debe horrorizamos tanchos mejores hoteles que Pato. Después de todo, un piso rís, que Londres, que Roma, y dxura más que im melón. conserva una animación y un Tomando como ejemplo tono ya perdido en casi toda- -todo el plano no cabe en parte. Un tino. vm artículo- -uno sólo de Este Madrid nuevo es el alesus nuevos y grandes bagre Madrid que madruga, trarrios, comprendemos que tobaja y no se priva de nada. Es do está dentro de un orden el alegre Madrid más bohelógico, de una vida urbana mio que proletario, sin embará que se completa, que se exgo. Es el Madrid racional en plica mejor en su íntimo el que cada uno va a comprar conjvmto que en su aparenel pan y el vino en su coche y te disconformidad heterogéen el que quizá se Uame Katy, nea, porque, en definitiva, una adorable Catalina y Matodas las épocas están conry aquella misma señorita formes con ese Tiempo con Maruja que siempre que la temayúscula, fusión de tiemlefoneaba, hace treinta años, pos. un señor que no era de BüTal vez no exista en Eurobao, decía ella misma que la pa una avenida tan sensaseñorita no se podía poner cional como la que arranporque estaba en el baño. cando del sol popular de (Ahora que tiene de verdad Atocha rebasa ya la plaza dos cuartos de baño, telefode Castilla y va hacia Fuennea menos gente. carral. Primero el prodigioNos gusta este Madrid, con so Prado, ésa especie de Vienegros y sastres chinos, con na a la que afluyen calles de casas en las que se puede viun viejo y no tan antiguo Madrid. Luego Recoletos, que divide como un río el vir sin que sepan que existimos, este Madrid caliente, más europeo cuanto barrio del Barquillo y los primeros sueños del marqués de Salamanca. Des- más americano quieren hacerle, este Madrid- Madrid en el que si no hay pués la Castellana, en la que todavía quedan palacios y palacetes del gran medias tostadas hay tostadas sin medias. Y pedimos para él un cantor contemporáneo, capaz de hacer sonetos al mármol artificial y a la terraza donde momento en que Madrid mira a París. ¿Y después? ¿Por qué allí donde no había nada destrozable, amiinable, no toma el sol Katy. Mira, Agustín: saliendo de la plaza de Castilla está la calle de Agustín de iba a tomar cal y canto, carne viva, ese paseo del Generalísimo, que se debe estrictamente al tuétano y pulso de su época, o sea a lo que es noblemente Foxá. Alguna tarde voy allí. Me da gusto y tristeza alegre. Si yo hubiera clásico? (Porque lo clásico no es lo imitativo, museable; la beatería de lo que tenido tu desgracia y suerte, también hubieras tú ido algima tarde a la calle fue, sino la contemporaneidad rigurosa. de César González- Ruano. H