Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 INTERNACIONAL VIERNES 25- 8- 2000 ABC Fox pide a EE. ÜÜ. una libertad total de fronteras para México WASHINGTON. P. Rodríguez corresponsal LA CARRERA HACIA LA CASA BLANCA El visible avance de Gore ñierza un giro de estrategia en la campaña de Bush El gobernador de Texas adopta un tono más defensivo sobre su programa La indiscutible subida en los sondeos de intención de voto acumulada por Al Gore en los últimos días ha empezado a forzar un cambio de estrategia en la hasta ahora triunfal campaña de George W. Bush, quien, mal acostumbrado tras cinco meses de sustancial ventaja en las encuestas, se ha visto obligado a colocarse a la defensiva sobre cuestiones centrales de su programa. Vicente Fox, que todavía no es presidente de México, se entrevistó ayer en la Casa Blanca con Bill Clinton, al que lé quedan menos de cinco meses de mandato. Estas circunstancias de evidente transición política a ambos lados del Río Grande, no han impedido que el nuevo líder mexicano solicite a Estados Unidos ni más ni menos que una total libertad de paso a través de sus fi onteras comunes, al estilo de los avances logrados en el seno de la Unión Europea. En esta primera toma de contacto tras su histórica victoria electoral el pasado 2 de julio, Fox ha insistido en que el Gobierno norteamericano permita un mejor acceso a su mercado laboral para los trabajadores mexicanos. Especialmente en estos momentos de bonanza económica sin antecedentes históricos acumulada por EE. UU. frente a los estimados cuarenta millones de pobres que se amontonan en México. Estas propuestas han sido recibidas con gran escepticismo por parte de grupos empresariales y sindicales de Estados Unidos. Sin embargo, el presidente Clinton se ha mostrado intrigado por la revolucionaria propuesta, aunque la clave está en los detalles En este esfuerzo de eliminación de fronteras entre los países partícipes del Tratado de Libre Comercio, Fox también ha visitado esta semana Canadá, donde se ha encontrado con similares reparos. Según ha indicado el primer ministro, Jean Chretien, México no puede aspirar a las mismas relaciones con sus socios comerciales al estilo del Viejo Continente. El político mexicano que ha terminado con los 71 años de hegemonía política del PRI (Partido Revolucionario Institucional) ha aprovechado su viaje a EE. UU. para insistir en que se ponga punto y final a la práctica de las certificaciones. Ese polémico proceso administrativo ordenado por el Congreso y que obliga a que el Departamento de Estado certifique los esfuerzos de países individuales contra el narcotráfico. Para expandir sus puntos de vista en EE. UU. Fox también ha mantenido revmiones de trabajo con Bush y Gore, los dos principales candidatos que compiten para suceder en eneró a Clinton. El demócrata ha recalcado que Fox es vm hombre de grandes ideas, muy grandes ideas El republicano también ha alabado al presidente electo de México. Pero como estricto gobernador de Texas, George W. Bush ha destacado la obligación de Estados Unidos de proteger sus fronteras sureñas contra la inmigración üegal. WASHINGTON. Pedro Rodríguez corresponsal ras el ímpetu logrado por la candidatura de Al Gore después de. la Convención demócrata en Los Ángeles, la campaña de George W. Bush está abandonando sus apreciables pretensiones triunfalistas, alimentadas por demasiados meses consecutivos de abultada ventaja en las encuestas electorales. Con este pulso nivelado, el gobernador de Texas se enfrenta al reto más decisivo en su carrera presidencial desde las diiras primarias contra su correligionario, pero rival, el senador John McCain. Asesores más o menos informales de Bush jimior insisten- -tanto en público como en privado- -en que el gobernador debe conectar de nuevo con su espíritu competitivo y no olvidarse ni un solo momento de su objetivo final. Esta especie de examen de conciencia en la campaña republicana se ha producido después de que el candidato conservador haya acumulado una semana muy poco brillante, en la que ha llegado a admitir que debe hacer un esfuerzo mucho más intenso a la hora de explicar su programa de gobierno. ERRORES, TERRORES Y TARIFAS T Bill Clinton bromeaba ayer con el presidente electo de México, Vicente Fox En estos últimos días, Bush también ha protagonizado múltiples equivocaciones en discursos públicos. Heredando la misma capacidad limitada para la oratoria que tenía su padre en la Casa Blanca, el gobernador de Texas ha confimdido terrores con tarifas y otras palabras con ima pronunciación similar en inglés. También ha dado a entender que el presidente BUl Clinton lleva cuatro años en la Casa Blanca cuando en realidad acumula ya el límite constitucional de dos mandatos. Los consejeros de Bush han atribuido estas meteduras de pata al cansancio acvunulado por el candidato, que de todas formas no es precisamente famoso por imas agendas de trabajo agotadoras como las que acostimibra su rival demócrata. La campaña de Bush también insiste oficiosamente en que ahora es más importante que nunca que el gobernador se concentre en sus principios más conservadores pero sin descuidar cuestiones que atraen a votantes independientes, tales como educación y moralidad. La maquinaria electoral del candidato republicano, con base en Austin, insiste en que el avance de Al Gore en las encuestas no les ha pillado de sorpresa. Según ha declarado Karen Hughes, directora de comimicación de la campaña, cuando planeamos la campaña de otoño, ya esperábamos unos márgenes de diferencia mínimos. Nuestra candidatura está entrando en ima nueva fase, la recta final. La Prensa y los tertulianos se pueden concentrar en los sondeos, pero el gobernador va a continuar hablando sobre cuestiones de sustancia EL BESO DE AL GORE Además de que Janet Reno le haya librado esta semana por tercera vez de una dañina investigación a lo Lewinsky, el vicepresidente ha experimentado estos días vai sustancial avance entre el voto femenino, que se presenta como decisivo una vez más en estas elecciones presidenciales. El famoso beso televisivo de Al Gore a su esposa Tipper estaría detrás de las nuevas simpatías acumuladas por el candidato demócrata en- tre mujeres votantes, que hace tan sólo tres semanas no le hacían ascos al gobernador de Texas. Junto a los votos femeninos que en las últimas elecciones se han decantado a favor del Partido Demócrata, el otro gran campo de batalla este año continúa siendo los sufragios independientes sin un favoritismo predeterminado. En disputa se encuentra especialmente ese segmento de familias tradicionales con ingresos anuales entre los 25.000 y los 50.000 dólares (4,6 a 9,2 mUlones de pesetas al cambio actual) Precisamente a ese tipo de familias en la zona más baja de la clase media, Bush ha prometido unas 370.000 pesetas si se aprueba su masivo recorte de impuestos por valor de 1,3 billones de dólares en diez años. A pesar de estas atractivas ofertas fiscales, Al Gore ha sido capaz en los últimos días de superar a Bush en Estados decisivos como Michigan e incluso incrementar su ventaja a 13 puntos de diferencia en la soleada California. De acuerdo a los últimos sondeos, el vicepresidente podría apuntarse los dos Estados mencionados, que acimiulan por sí solos un cuarto de los 270 votos electorales necesarios para convertirse en presidente de los Estados Unidos.