Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
c ABC MARTES 15- 8- 2000 71 gente de verano Claudia Schiffer tiene indignados a ios ecologistas. La valla de su nueva casa de Cap Andritxol impide el paso a la vieja torre- faro del siglo XVI (a la derecha) Estatuas de espuma MALLORCA sea, durmiendo la siesta. Es que soy una calamidad. Cuando pongo la radio sólo alcanzo a escuchar las últimas notas de mi canción favorita; si elijo la cola más corta en las cajas del hiper siempre termina por s. er la más lenta; si lavo el coche, llueve; si voy a echar gasolina, me toca esperar a iiue descargue la cisterna. Si leo un periódico en la playa, el viento sé lleva al mar la página donde sale mi articulo y me priva del placer de divertirme con las erratas. Ayer, por ahorrarme un paseo, crucé por un jardin, justo en el momento en que arrancaron los aspersores. Si abro el grifo de la bañera está puesta la ducha y me empapo el único pijama que no estaba en la lavandería. Si llaman a la puerta cuando estoy en un baño de espuma nunca hay nadie detrás cuando alcanzo a abrirla. Si elijo una carretera típica para ver el. paisaje resulta que piUo un atasco. Es. ta níañana me afeité con la espuma del pelo; usé como desodorante el ambientador; tardé en elegir calzado cómodo para una caminata ¿los blancos, los beige? y a los dos kilómetros me di cuenta de que llevaba un zapato de cada color. La chaqueta mostaza que había estrenado para una entrevista de postín me la puso perdida de ketchup un camarero. Tardo horas en acabar una conversación desde el móvü porque se corta cada diez palabras. (Me pre- O La suerte está echada casi en ruinas. Sus abogados andan en tratos con el Ayuntamiento para llegar a una solución pactada que no dé la nota. MÚSICA CELESTIAL En Son RipoU, el empresario ViEn el Festival de Pollenga, recién cente Rotger y su esposa Antonia llegada de Bayreuth cantó en el Rebassa ofrecieron su concierto Claustre de Sant Domingo la sopra- anual a más de seiscientos invitano Gheryl Studer. Interpretó obras dos. La soprano Ana Lucrecia Garde Schubert, Brahms, Schumann, cía, el tenor Jordi Oliva y el pianista Strauss y Malher, con Jonathan Al- Julio Alexis Muñoz interpretaron der al piano; Cheryl tiene un Gra- piezas de Haydn, Bellini, Donizetti, mmy. Por respeto al escenario can- -Verdi, Turina, Soutullo i Vert, Sorozátó como los propios ángeles, claro. bal y Guerrero. Tras la velada, y En el recién restaurado órgano como el arte al aire lifjre abre mubarroco de la iglesia parroquial de cho el apetito, los asistentes fueron invitados a degustar pa amb soSant Pere de Sencelles, de cuatro teclados y cientos de tubos, la vete- brassada Se desconoce si hubo rana pianista Monserrat Torrent víctimas. ofreció obras de Bach, Correa dé Arauxo, Frescobaldi y Cabanillas. EL DEDO Nati Abascal resurgió de sus ceLos especialistas de la prensa lonizas- -informativas se entien- cal echan de menos en Mallorca a de- -y se dejó ver en Camp, en la la libanesa Mouna Ayoub, la ex esfiesta de Claudia Schiffer que anda posa del magnate saudí Nassir Al estos dias entire los flashes de los Rashid. Acaba de escribir un libro fotógrafos y la indignación de los que se titula La Verité en el que ecologistas. Protestan porque ha denuncia los malos tratos que suconstruido en su nueva finca de fren las mujeres árabes. Hace una Cap Andritxol una valla que can- década era una de las bellezas más ta más que. una sandalia de pere- disputadas por los fotógrafos. Invigrino. Impide el paso a la vieja taba á su barco, Lady Mouna a torre- faro del siglo XVI, que está Oliver Stone, Alberto de Monaco, gunto por qué al marcar un número equivocado el teléfono al que llamo nunca está comunicando. Bettino Craxi y Silvester Stallone con la misma naturalidad con la que lucia en un dedo un anillo de diamantes valorado en 2.500 millones de pesetas. Sigue sin pareja después de tres divorcios del mismo hombre. Será que ya nadie pide su mano: pide su dedo. ¿Te acuerdas de aquella fábula del mendigo árabe que caminaba por el. desierto y encontró a un genio? Sí, mujer. El mago le prometió que haría realidad los tres primeros deseos que le formulase. El mendigo pidió que un pedernal del camino se convirtiera en oro. Y el genio lo tocó con su dedo y lo convirtió en oro. Luego pidió que transformara en oro una palmera. Y el mago la tocó con su dedo y la transformó en oro. Finalmente el mendigo iba a pedir que el genio convirtiera en oro un poblado cercano que se levantaba junto a un oasis. Tardaba. en expresar su deseo y el mago le urgió: ¿Qué quieres como último deseo, buen hombre? Entonces, el mendigo cam- bió de opinión y dijo: ¡Quiero tu dedo! Hay dos clases de calamidades: las desgracias propias y la buena suerte ajena. Y como no soy envidioso disfruto de la suerte de los demás y me río de mis propias calamidades. Después de todo, como Thomas Jefferson, soy un gran creyente en la suerte. Cuanto más duro trabajo más suerte tengo. T y Luis Ignacio PARADA