Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 INTERNACIONAL MARTES 15- 8- 2000 ABC Histórica reunión de familias de las dos Coreas SEÚL PYONGYANG. ABC La derrota de los colorados abre una grave crisis en el Gobierno paraguayo Los ministros ponen su cargo a disposición del presidente, González IVIacchi El histórico triunfo de Julio César Yoyíto Franco en las elecciones a la Vicepresidencia de Paraguay del pasado dorhingo, amenaza con provocar una gran crisis en el oficialista Partido Colorado, una formación política que lleva en el. poder desde 1954 y que podría precipitarse al desastre tras la derrota de Félix Árgana, hijo del anterior vicepresidente, que fue asesinado en marzo del año pasado. Los gobiernos de Corea del Norte y del Sur dejaron ayer en claro que la Semana de la Reconciliación está destinada a convertirse en algo más que un simple gesto simbólico entre dos países que aspiran a entenderse tras medio siglo de enfrentamientos. En su lugar, tanto Pyongyang como Seúl siguen dando pasos en dirección a la normalización de sus relaciones bilaterales, con el horizonte de la reunificación en el pensamiento de todos los corea nos que viven a uno y otro lado del paralelo 38. Coincidiendo con el Día de la Liberación, fecha en la que se conmemora el fin de la ocupación de la península coreana por parte del ejército imperial japonés (1910- 1945) cien ciudadanos del norte podrán visitar a sus famüiares del sur, mientras que un centenar de surcoreanos harán lo propio en tierras del estalinista régimen de Pyongyang. Se da la circxmstancia de que las reuniones familiares son un asunto de máxima prioridad para el gobierno sureño, especialmente teniendo en cuenta que prácticamente todos los coreanos tienen parientes directos al otro lado de la frontera más militarizada del mundo. OFICINAS DE ENLACE ASUNCIÓN. Susana Oviedo corresponsal Otra de las medidas puesta en marcha por los dos gobiernos coreanos es la reapertiu- a de las oficinas de enlace en la localidad fronteriza de Panmunjom, cuatro años después de que ftieran clausuradas por las tensiones existentes entre ambas naciones. Estas instalaciones están provistas de las más avanzadas tecnologías y servirán como centro de comunicaciones para las rexmiones familiares que se produzcan durante esta Semana de la Reconciliación, nacida tras el histórico encuentro de junio entre el líder norcoreano, Kim Jong n, y su homólogo surcoreano, Kim Dae Jimg. El Gobierno de Seúl también preparó una serie de gestos en un nivel más doméstico, como la amnistía decretada para 30.647 presos, mü de los cuales están considerados como de carácter político En particiüar, hoy serán liberadas 3.586 personas, mientras que 23.730 acusados de delitos contra la ley electoral y otras faltas de carácter administrativo recuperarán el jueves sus derechos civiles. En palabras del ministro surcoeano de Justicia, Kim Jung Kü, está amnistía a gran escala tiene el objetivo de crear un ambiente de validad popular aimque entre los beneficiados por la medida quedaron fuera los reclusos relacionados con el crimen organizado, el tráfico de drogas o los delitos violentos. araguay vivió este fin de semana un momento histórico que, a falta de obtener la bendición oficial, significa la primera victoria de im candidato liberal sobre el omnipotente Partido Colorado en unos comicios a nivel nacional. A pesar de que la diferencia es mínima- -apenas 9.651 votos con el 90,05 por ciento de los sufragios escrutados- Julio César Yoylto Franco y sus compañeros del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) no han dudado en celebrar por todo lo alto el triunfo, que podría desencadenar Una graye crisis en el seno de la Asociación Nacional Republicana (ANR) -los colorados que daban por sentada la victoria de su aspirante, Félix Árgana. En términos porcentuales, el PLRA habría obtenido el 47,77 por ciento de los votos, mientras que la ANR podría haber logrado alrededor del el 46,93 por ciento, unos números interpretados como tm mensaje claro de la ciudadanía a este gobierno incapaz de dar respuestas a las necesidades del pueblo en opinión de Carlos Riveros, apoderado del PLRA. El dir ente liberal aseguró también que ha llegado la hora que el presidente, Luis González Macchi, rectifique el rumbo o, de lo contrario, que nos deje gobernar este país; nosotros conocemos las necesidades de este pueblo y sabemos cómo solucionarlas dijo Riveros, anticipando así que no descartan la posibilidad de reclamar la Presidencia. RETO AL PODER P Jullo César Franco (en el centro) celebra con sus compañeros de partido su virtual victoria en las elecciones a la Vicepresidencia de Paraguay to hasta el 2003, disposición que los liberales están dispuestos a poner en entredicho ahora que ganaron la Vicepresidencia y están en condiciones de alegar que Franco fue imgido por el voto popiüar. Según el analista político José Carlos Rodríguez, es casi inevitable la profundización de la crisis en el Partido Colorado, justamente porque hasta ahora no ha tenido capacidad de respuesta desde el Gobierno. Además, la división se ha acrecentado en su interior, pues el sector oviedista (seguidores de Oviedo) está aliado con los liberales y será necesario que alguien asuma la responsabilidad de la derrota e intente recomponer la maltrecha formación. DIVISIÓN ENTRE LOS COLORADOS puestos dentro del poder Lo cierto es que se está abriendo im nuevo escenario político en Paraguay con una gran dosis de incertidumbre, porque en el proceso electoral vivido, los adeptos de Oviedo- -que propone un proyecto fascista- -son los que han caído de pie, ya que tanto sus correligionarios colorados como los liberales no sólo se disputaron sus votos sino que, de paso, les han devuelto el protagonismo. EL PRESIDENTE ASUiVIE LA DERROTA González Macchi accedió al cargo presidencial en medio de la crisis política desatada a finales de marzo de 1999 tras el asesinato del vicepresidente, Luis María Árgana, y un fuerte levantamiento popular que forzó la renimcia del Presidente Raúl Cubas y a su huida del país junto al ex general golpista Lino Oviedo, su compañero y amigo. Cuando ocurrieron estos hechos, González Macchi era el presidente del Congreso Nacional, razón por la que, siguiendo la línea de sucesión, le corresi) ondía asumir la Presidencia de la República. Una resolución de la Corte Suprema de Justicia fijó luego que debe completar el manda- Los colorados tienen pendientes unos comicios internos para renovar a sus autoridades, por lo que parece seguro que algunas facciones aprovecharán el impacto de la derrota para pelear por la dirección del partido, dominada por los argañistas sector que responde a los herederos del desaparecido Árgana. En opinión de Rodríguez, González Macchi fue el gran perdedor de las elecciones del domingo, ya que está conduciendo al gobierno colorado hacia la Uanura por lo que segiu- amente deberá entregar el gobierno. Si no rectifica el nmibo de su política, nosotros vamos a tomar el poder animció el liberal Carlos Riveros, y a Rodríguez no le cabe duda que el liberalismo, imido al oviedismo tiene más capacidad de lucha electoral y política, está mejor situado para ganar, incluso, las elecciones municipales que deben celebrarse el próximo año y es probable que ya mismo exijan más cargos, más Cionzález Macchi, por su parte, no se escondió después de la derrota y planteó como una realidad ineludible que los cambios deben hacerse Anunció, asimismo, que todos los ministros de la República pusieron sus cargos a disposición del Presidente y anticipó que la Victoria de Franco permitirá el regreso al Ejecutivo de varios miembros del PLRA. El jefe de Estado convocó a primera hora de ayer a sus colaboradores más cercanos, a algunos ministros y directores de entes públicos para evaluar el adverso resultado electoral. Aunque los colorados no reconocen todavía la derrota que ya dejan entrever los datos preliminares facilitados por el Tribunal Superior de Justicia Electoral, (Jonzález Macchi admitió que se pueden replantear cambios de hombres haciendo alusión a la posible destitución de algunos ministros algo que se venía anunciando desde antes de los comicios dominicales- que serían sustituidos por gente del partido liberal. El presidente reconoció que las elecciones fueron en cierta medida un plebiscito a su gestión y que es evidente que lo primero que hay que hacer es modificar lo económico y social