Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 NACIONAL AD LIBITUM MARTES 15- 8- 2000 ABC Como en las tablas de logaritmos OLEMIZAE sobre asuntos generales- -tan español, tan actual- -puede ser un vivificante ejercicio intelectual; pero es, segúndemuestra la experiencia, el más estéril de los planteamientos políticos. Aquí Uevámos más de veinte años, desde antes de la Constitución, discutiendo sobre los modelos de Sociedad y Estado y, con la colaboración nacionalista, hasta sobre los límites geográficos de España. Eso es como hacerlo sobre el sexo de los ángeles, pero menos divertido y más perturbador. Desde la llegada del PP al neurálgico Palacio de lá Móncloa, el debate ha bajado de tono en aras de lo políticamente correcto, pero el problema sigue donde estaba con el plus del desgaste de los materiales. Es la gran receta centrista, aplazar los acaloramientos y las controversias; pero, tras cuatro años de moderación y parsimonia, ¿tenemos resultados palpables? En lo que respecta al mal llamado problema vasco- -el problema es esencialmente español- parece que las dilaciones sólo han servido para inflamarlo. La maestría política no es otra cosa que el arte- -no se trata, desde luego, de ima ciencia ni de un dogma- -de ajustar las diferencias entre partes del modo más pragmático posible. Los tecnócratas no suelen verlo así y, quizás por ello, la nuez del asunto aparece cada día más encubierta por la hojarasca de las encuestas, los desperdicios teóricos y la basurUla de quienes, en todas las trincheras, han encontrado en la confrontación una verdadera industria. Suelen complicarse de más los problemas relacionados con el fervor nacionalista porque en ellos intervienen factores de cálculo imposible: el ímpetu (pseudo) ideológico de los partidos nacionalistas, sin el que se diluirían en el caldo de la izquierda o de la derecha como un terrón de azúcar en el cafe, y una bien calculada ambigüedad que se sustenta en las contradicciones, reales o f uradas, entre el todo y la parte. Los partidos nacionalistas son, en todo tiempo y en todo lugar en que resultan socialmente posibles, como las viejas tablas de logaritmos: de doble entrada. Una les sirve para afianzar su clientela con el matute de los sentimientos ideologías y la otra para presentarse, siempre de manera victimista, ante el resto del piundo. Lo que ayer escenificó el PNV, con la reunión de su ejecutiva en San Sebastián, es un ejercicio pasional, im acto litúi co de autoafirmación y demonización ajena. Xabier ArzaUuz, con el prestigio cuarteado por los hechos que contradicen sus sermones, quiere seguir renunciando a cualquier planteamiento racionalista en la política de su partido y, lo que es aún más difícü y grave, en la que su lendak iri tiene que seguir desarrollando desde Ajviria Enea; pero querer no siempre, casi nunca, es poder. Menos todavía en vm planteamiento democrático. M. MARTÍN FERRAND significan tos tercera vía, la ¿QIUÉ como la lashoy concepnueva economía o sociedades punto com? Todo y nada. Felices expresiones de la inconsistencia en el inejor de los casos, fetiches lingüísticos de un mundo que está por explicar y sucedáneos de los valores. A fuerza de usarlas, estas expresiones pierden el valor simbólico que originalmente les asistía. Además, el sentido del espectáculo y la diversión que define casi todas las actividades humanas ha trastomado hasta tal pimto el sistema de valores que la enseñanza, por ejemplo, ha de ser divertida y el ocio, formativo. Al final, ni una cosa ni la otra son lo que pretenden ni lo que debieran ser. Casi todo es neo casi nada tiene sentido más allá de la fugacidad y ni siquiera la palabra virtual vale para definir las relaciones del hombre con su medio, los productos que consume y los impulsos que le motivan porque a virtual le asiste ima apariencia de realidad de la que carecen muchos de los contactos del hombre con el exterior. Las decisiones, por ejemplo, ya no son ese territorio de la volimtad y la inteligencia respecto a lo más simple o lo intrínsecamente moral, sino meras formulaciones económicas. Las decisiones, en sí mismas, no son nada si no se les cuelga de la s la palabra compra. Ni la filosofía ha esquivado la banalización que llena los anaqueles de las expendedxurías literarias con manuales de autoayuda. La inteligencia emocional debió ser ima de las primeras concatenaciones absiurdas, algo así como la inteligencia militar vista desde la pupüa rota de Borges. A partir de ahí, todo lo que pueda resultar comercial pasa inmediatamente a formar parte del espectáculo. Hubo quien escribió un libro, por decfrlo de algún modo, titulado Si Aristóteles dirigiera la General Motors Maquiavelo ha sido el pensador más burdamente manipulado de la historia y el razonable Platón, por ejemplo, es P rril fuera a pasar por su pedazo de erial registrado, con lo que el valor del trabajo se reduce al ámbito de los principios éticos. Internet, al igual que ocurrió con la televisión, no parece que esté próxima a superar ese estadio en el cual im inven La tercera vía, la nueva economía. to tiene tantas posibilidades como efectos benéficos por demostrar. las sociedades puntp com... son Habrá, eso sí, servicios de gran utilidad, como los portales sobre oferfetiches de la intangibijidad tas laborales o de contenidos médicos, pero sólo quienes sepan hacer un uso inteligente del medio tendrán a su alcance la posibilidad de el sujeto pasivo de un best seller mejorar sus vidas. Obviamente, la intitulado Menos prozac y más formación es el factor primordial Platón Muy sugerente encabeza- para entender el sistema, pero mienmiento que anima a las personas tras se continúe incidiendo en la a la automedicación filosófica, lo vertiente lúdica de la enseñanza, la que puede resultar, sin lugar a red informática puede que no sea dudas, más peligroso que arrasar niás que un mediocre manual para con la botica del cuarto de baño en obtener datos sobre el último cantante pop o el récord mundial de im ataque de ansiedad. En el mundo de la economía, que lanzamiento de enanos. El éxito de es algo así como la filosofía contem- las empresas que ofrecen servicios poránea, se produce im contrasenti- en Internet dependerá de su solidez do formidable por el cual vale más para aguantar el tirón de im exceso la opción que el producto. Un co- de oferta caracterizado por la vacuiche, por decir, no cuesta más por dad y la inconsistencia. Y al hUo de su consistencia, sino por su efecto Internet y la tal nueva economía se representativo y por lo que sugiere cuelgan conceptos como el de la glosobre su conductor. Hasta el absur- balización o estudios científicos do, los vehículos hablan de una ma- que demuestran que la longitud nera mdiciaria y nadie se escanda- de los dedos predispone a la homoliza ya por el hecho de que im hom- sexualidad. Pero hay síntomas de bre no sea lo que es, ni siquiera lo recuperación. Parece ser que la disque posee en el orden material, si- posición financiera de los inversono lo que sus propiedades aparen- res no soporta tanta carga de entelequias. El dinero vuelve la mirada a tan sobre él. En el caso de la nueva economía, los honestos fabricantes de cosas las actividades basadas en la tecno- reales. Mal asunto para los sacerdología punta, es más importante ser tes de lo neo que empiezan a relos primeros que los mejores, con conocer que no tienen soluciones, lo que muchas de las sociedades de sino preguntas. El daño que se ha Internet, las empresas punto com, hecho aún es corregible, Basta con son ejemplos perfectos de endeblez. recuperar la idea del esfuerzo, la Las primeras cimentaron impresio- moral calvinista, reconducir el dinantes fortunas bursátiles por la nero a su condición de medio y hanovedad. Que ofrecieran escasa in- blar claro. Miami no es la capital formación, poca documentación y del mundo; lo latino no está espemenos utilidades consistentes no cialmente de moda y la tarifa plana fue óbice para que explotaran el do- no significa que conectarse a la red minio. Como los pioneros del viejo sea gratis. Oeste, más que encontrar oro lo que importaba era que el ferrocaPablo PLANAS DE PROPIO Nueva economía