Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 LUNES 14- 8- 2000 ABC gente de verano Crónica negra El cuello del subdito egipcio quedó aprisionado por esta puerta de la la finca Monte Encinar m i j. íp ii; (i; pii, ii 1) 11.1 (1 í. iiríitv- ífit. íDrtíi mr Í: -A y a partir de ese momento, del descu- era una pena tener que abandonar la brimiento de aquel fallecimiento, el hacienda, pero que debía hacerlo con aire se pobló de enigmas y algo muy premura pues tenía que regresar a extraño flotó en el ambiente sin que Madrid en donde había quedado citatodavía haya podido despejarse. do con unos amigos. Por ese motivó y La víctima era Hazem Alí Issa, hi- a fin de evitar que sus anfitriones jo de im afamado cardiólogo en el tuviesen que abandonar la casa 1 n misterioso caso plagado de in- país islámico y quien había estado acompañándole hasta la verja, aque cógnitas, un suceso lleno de inte- en la finca en calidad de casual invi- llos le proporcionaron una Uave magrrogantes, ocurrió en los prime- tado, tras haber conocido en una bo- nética para que abriese la puerta, Uaros días de julio de hace ahora ocho da a im hijo de la marquesa viuda de ve que debería dejar luego en un luaños. El escenario se situó en una Santo Floro. En ella, ambos hombres gar previamente indicado... amplia finca situada en plena Natu- charlaron sobre aficiones comunes, Puede que lanzase un alarido, eso raleza, en xma tierra de secano en la sobre la libertad que se siente en el se desconoce, pero de lo que no cabe que se cultiva el cereal a más de no- campo hasta el pinito de que Hazem la menor duda es de que, la sorpresa vecientos metros de altitud y en la mostró interés por conocer la finca fue tan impactante como desagradaque cerca de ella todavía quedan en de Agustín, su interlocutor. ble para la persona que descubrió el pie vestigios, de castUlos y narracioEl egipcio llamaría repetidamente cuerpo inerte de Hazem. Se trataba nes sobre caballeros, guerreros, lu- en jomadas posteriores a los hijos de de la novia dé uno de los hijos de los chas... Allí en aquella zona se en- la marquesa para conocer Monte En- dueños de la finca la que descubrió cuentra Monte Encinar situada al cinar y, finalmente, fue invitado a el cadáver del invitado cuando, monnoreste de Madrid, entre los pueblos comer a la finca, a la que acudió en tada en una motocicleta, acababa de de Los Santos de la Humosa, en esa la mañana del sábado, 4 de julio. Y Uegar a Monte Encinar Comunidad, y Pozo de Guadalajara, así fue como el árabe conoció el lugar El egipcio estaba de rodülas, incliya en Castilla La Mancha. La finca y en donde poco después, tras tomar nado hacia adelante y aprisionado es propiedad de los herederos de los el café de la sobremesa, comentó que por el cuello. Sus manos estaban hamarqueses de Santo Floro. Cuajada de encinas, pues es esta Invitado a comer en una finca de Los Santos especie reina en la zona, en la que también abluida la caza, fue en sú de la Humosa (Madrid) su cadáver apareció, puerta principal donde se desarrroaprisionado por el cuello, en una verja Uó el extraño suceso. AUí, en aquella verja metálica con mecanisino de comecánica. Fuentes oficiales de su país dijeron rredera, apareció muerto, aprisionado por el cuello, un subdito egipcio, que el fallecimiento fue en un garaje Un egipcio murió aprisionado por la puerta de la finca de los marqueses de Santo Floro. Era traficante de armas. El suceso fue considerado como un accidente. u; cía atrás, hacia la espalda y sólo se le apreciaba una herida en el cuello. El caso se interpretó como accidente. Fuentes oficiales egipcias llegarían a señalar, por su parte y sorprendentemente, que Hazem había fallecido en un estacionamiento de un edificio de Azca donde tenía su oficina. El cadáver del infortunado fue repatriado con celeridad y trascendió que era un traficante de armas, lo que proporcionó más misterio al suceso, comidilla del verano. Por más de una mente pasaron secuencuencias que harían palidecer de envidia a pasajes salidos del cerebro de lan Fleming, plenos de agentes secretos y de espionaje. El caso recayó sobre un juzgado de Alcalá de Henares, la Guardia Civü efectuó diversas pruebas con la puerta y se Uegó a la conclusión que funcionaba perfectamente y que nada tenían que ver los dueños de la finca con aquel asunto. Se supo igualmente que un funcionario diplomático egipcio acompañó hasta El Cairo los restos mortales. Y no mucho más. Mucho ruido, poquísimas nueces y, desde luego, toneladas de misterio, de un misterio que aún perdura pese a los cientos de preguntas sobre el asunto, todavía sin respuesta. Ricardo DOMÍNGUEZ