Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 14- 8- 2000 DEPORTES 49 No pienso en la retirada aunque no vaya a Sidney, me vengaré en el Mundial En los Juegos deberían estar los mejores Niurka M o n t a l v o aún ve posibilidades- tengo un cincuenta por c i e n t o -de acudir a Sidney, pese al g i r o que dieron ayer los a c o n t e c i m i e n t o s c o n la marcha de los atletas cubanos de Guadalajara. En el caso de que el v e t o se mantenga hasta el f i n a l la saltadora no t i e n e pensado retirarse y anuncia que en el M u n d i a l del año que viene en Canadá se vengará. -K MADRID. M. F. V. r ¡0 Ellos salen perjudicados na vez que se han ido los atletas cubanos de Guadalajara, la solución al caso Niurka Montalvo se me antoja muy difícil. Sé por boca del secretario de Estado para el Deporte, Juan Antonio Gómez- Ángulo- el viernes estuvimos con él en Zúrich Niurka Montalvo, Julia García, (su representante) Gloria Alozie y yo- que el Gobierno español está haciendo todo lo posible para llegar a un arreglo, pero éste parece, después de estos últimos acontecimientos, muy complicado. Quizás ahora las conversaciones pasarán ya a otro nivel que no sea el meramente deportivo. Habrá que esperar. Además de esto, quisiera hacer ver que los atletas cubanos van a ser los principales perjudicados por irse de Guadalajara, porque estaban muy identificados con esta ciudad en la que tenían un ambiente fenomenal para entrenarse, contaban con el apoyo de toda la gente, trabajaban a gusto y se sentían muy queridos, lo que siempre es grátiñcante para cualquier deportista. No sé si los dirigentes cubanos que han tomado esta decisión son conscientes de eUo. La prueba de que á sus deportistas les iban las cosas muy bien está en los resultados obte- o cierto es que Niurka, ya en su domicilio de la Línea de la Concepción, insiste en que aún no hay nada perdido. ¿La marcha de los cubanos de Guadalajara empeoran las cosas? -Sigue estando el caso muy difícil, pero aún no he perdido las esperanzas de poder saltar en Sidney. Espero que estos días se vuelva a poner todo en orden porque se han sacado las cosas de contexto. ¿Qué tanto por ciento de posibilidades ve de que le levanten el veto? -Un cincuenta por ciento. Mientras se negocie, mientras queden días, pienso que hay posibilidades. ¿Le conforta saber que le respalda el Gobierno español? -Sí, ya hablé con el señor GómezÁngulo y me dijo que están haciendo todo lo posible y que tomarán las medidas que crean necesarias. NO PENSABAN MARCHARSE L U nidos por el atletismo cubano en estos últimos diez años. (Ahora, a poco más de un mes para el comienzo de los Juegos Olímpicos de Sidney, les han sacado de su concentración, les han llevado no sé a dónde y sin saber tampoco las condiciones de entrenamiento que tendrán. Es una locura este cambio tan radical y con tan poco tiempo por delante de ima competición tan importante como los Juegos. España puede perder en Sidney a una atleta como Niurka, pero ellos también van a sadir perjudicados. Tampoco sé el papel que está tomando el Comité Olímpico Intemacioned en este asunto. Quizás estén atados por su propia Carta Olímpica, que da la razón al Comité Olímpico de Cuba, aunque si no está adaptada a los tiempos actuales habría que estudiar cambiarla. De todas formas, si los Juegos Olímpicos los organiza el COI éste organismo debería velar para que compitiesen los, mejores del mimdo y Niurka, como campeona del mundo que es, está entre ellos. Rafael BLANQUER Entrenador con el que Niurka Montalvo fue campeona del mundo ¿Por qué las autoridades cubanas han podido tomar la decisión de sacar a los atletas de Guadalajara? -No lo sé. En la Reunión de Zúrich hablé con algunos atletas cubanos y ni se les pasaba por la cabeza que se tuviesen que ir de España. ¿Acusarán el cambio de residencia? -Habrá que verlo. Yo estuve concentrada mucho tieinpo en Guadalajara y sé que allí se trabaja a gusto y en buenas condiciones. ¿Qué le dicen los atletas cubanos cuando habla con ellos? -Muchos de los que están ahora en activo han sido compañeros míos de equipo y no tengo ningún problema en hablarles ni ellos en hacerlo conmigo. Pero cuando me siento a charlar con ellos procuro no hablar de este asunto porque es ponerles en ima situación incómoda. ¿Qué le dicen sus amigos o sus vecinos, ya en casa? -Se muestran muy indignados por esta situación y están tristes porque yo no pueda ir a los Juegos. ¿Considera culpable al COI por no modificar la Carta Olímpica? -Realmente no sé cuál es el reglamento que me impide a mí participar en los Juegos. No lo he leído a fondo. Creo que hay que estar dentro de los organismos para saber cómo están las leyes y por qué son así. De todas formas, se trata de que a unos Juegos Olímpicos vayan los mejores atletas, y el COI debía velar por eUo. ¿Le molesta que últimamente se hable con usted de temas políticos y no de los deportivos? -Bueno, es normal, pero espero que esta situación pueda cambiar muy pronto. ¿Se puede trabajar con las mismas ganas e ilusión sospechando de que quizás no pueda ir a los Juegos? -Es que yo pienso que voy a estar en Sidney. Sigo trabajando con las mismas ganas y con la misma fe. ¿Cuál ha sido su jornada de hoy (ayer para el lector) por ejemplo? -He trabajado dos horas y media, pero lo habitual es que sean cuatro. -El viernes daba la impresión desde fuera que estuvo presionada en Zúrich? -Cuando empecé a preparar en esta temporada lo hice pensando en saltar siete metros. El viernes pasado, en Zúrich, era una buena ocasión para hacerlo. Pero con todo el aguacero que se me vino encima no podía concentrarme. Incluso, salté con dolor de cabeza. PUEDO SALTAR SIETE METROS ¿Cuál es su próxima competí- ción? -El viernes volveré a saltar en Monaco. Mi meta siguen siendo los sie- te metros y sigo trabajando con las mismas miras. Nada ha cambiado. Saltar siete metros es una marca que me da seguridad para los Juegos. -Sigue siendo optimista, pero ¿el caso de Kipketer en Atlanta, no le dice nada? -Sé que es im precedente, pero tampoco sé cuales fueron todas las causas que originaron esa decisión. De todas formas, las normas también se pueden romper. -2- ¿Qué sucederá con usted si finalmente no está en Sidney? -No se me pasa por la cabeza, pero si ocurriese seguiría adelante. ¿Ha pensado en la retirada? (tiene 32 años) -Mientras pueda saltar no me retiraré. Si no puedo saltar en Sidney, me vengaré en el Mundial del año próximo.