Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 CULTURA LUNES 14- 8- 2000 ABC Los imperios son empresas internacionales, y hay que preguntarse quién paga las facturas El hispanista Henry Kamen replanteará el estudio del Imperio Español en su próxima obra enry Kamen (Rangún, Birmania, 1936) declara que aún le quedan dieciocho meses de trabajo para terminar el libro pero se le nota satisfecho de una tarea que nació por dos caminos distintos. -Cuando se publicó mi Felipe n lei la reseña de un catedrático eminente que hacía críticas amables, pero que afirmaba que yo interpretaba mal la batalla de San Quintín que sé muy bien que en la mentalidad española está considerada como ima gran victoria. Yo consignaba el dato de que en la batalla los españoles sólo representaban el 12 por ciento de los soldados. Pero esta cifra es auténtica y no un capricho mío. La mayoría de la tropa estaba compuesta por be gas y los costes que acarreaba la situación procedían de Flandes, de modo que profundicé en la investigación y puedo decir que no hay razón para presentar San Quintín como una victoria española. ¿Cuál fue el otro camino que lo condujo hasta Imperio -La propuesta de una editorial británica y norteamericana para la que me fue muy útil la investigación que estaba realizando. ¿Será un libro para especialistas? -Quiero hacer, dentro de los límites de lo posible, ima obra divulgativa para llegar al público en general con el fln de que los españoles puedan comprender su pasado desde otra perspectiva. Hasta ahora muchos pxmtos de vista han sido parroquiales y si hay que hacer una reforma de las Humanidades conviene contemplar las historia desde horizontes más univerSEdes. H Imperio así de corto y rotundo- quiero que sea impactante -será el título de la próxima obra de Henry Kamen, que bajo aquélla palabra escribirá a modo de aclaración esta frase: La formación de España como poder mundial El hispanista británico, lejos de interesarse por la grandeza o la crítica, se interesa por una nueva interpretación de datos ya conocidos. El nudo que Kamen quiere deshacer es que un imperio es siempre un negocio internacional No cree que esta tesis le reste gloria a España. ¿Qué tratamiento va a darle a un tema tan controvertido y estudiado como el imperio español? -Al pensar en eUo me di cuenta de que a la luz de recientes investigaciones de historiadores británicos y norteamericanos había que volver a repasar los imperios desde otro plano. Quiero decir no darle a los imperios una interpretación nacionalista, porque todos los imperios son empresas internacionales. No existen imperios romanos, ingleses, españoles... -A más de imo esto va a resultarle no sólo novedoso, sino quizá en exceso rompedor con lo que hasta ahora eran planteamientos habituales. -Hay que interesarse por dos factores: quienes han contribuido a forjar esos imperios y preguntarse quién pagó las facturas. Ya no se trata de dar las explicaciones propias de colegios de niños en las que imperio es igual a conquista. Hay que mirar otras cosas. Hay que analizar, por ejemplo; el personal que formó parte de la empresa. ¿Quién conquista la ciudad de México? ¿Hernán Cortés y sus cuatrocien- El historiador destaca la colaboración de los Indios en parte de América tos hombres? No, la conquista fue posible gracias a los casi diez mü indios que auxiliaron a Cortés por voluntad propia, ya que los indios de Tlaxcala se unieron al español porque tenían sus propias razones: llevaban tiempo rebelándose contra la federación azteca. ¿Resta gloria a los españoles? -En absoluto. No se trata de eso. ¿Se limita a estudiar el imperio español en América? -No, no, la novedad es que extiendo la tesis a la totalidad del imperio, Filipinas, Italia... Antes le hablé de la importancia del factor personal de los que intervienen en la construcción del imperio, pero también es importante el que paga las facturas. -La Corona de Castilla tuvo un papel importante en eso. -De las joyas de Isabel la Católica no sé nada. Lo que es cierto es que buena parte de las facturas fue pagada por financieros internacionales, que luego cobraron la deuda a través de España. Parte de la plata de América acabó en manos no españolas. España en teoría paga las facturas, pero en una empresa no es fácü saber quien lo hace. Los historiadores nos hemos preguntado siempre como un país pobre como España creó un imperio más grande que cualquiera de los Conocidos hasta aquel momento. Mi libro intenta explicarlo al decir que España acaba siendo parte de una empresa que pagan banqueros internacionales. Ya escribió Ramón Carande que Carlos V muere endeudado con la banca extranjera, porque claro ésta pagaba las factura, pero España tenía que hacer frente a los préstamos. ¿Cómo lo consigue una nación pobre? Robándole a los indios. Todos los que han contribuido a formar un imperio lo han hecho con la pretensión de hacerse ricos, pero voy a formular una pregunta. ¿Por qué hubo españoles en Filipinas? Está claro que para obtener ganancias, pero los españoles se meten en un pequeñísimo territorio alrededor de Manila para aprovechar el negocio de las especias, pasando luego al comercio de la seda, que Uega a ser el aspecto fundamental. Los españoles están aUí por razones de negocios. ¿Quiere decir que es más importante el negocio que la conquista? -El imperio siempre es un negocio y desde ese aspecto, no del de la conquista, es desde el que yo lo estudio. Si retomo el caso de Filipinas hay que decir que los españoles nunca ocuparon el archipiélago. Por ejemplo, Mindanao, esa isla de la que tanto se habla ahora por el terrorismo musulmán, siempre fue musulmana, nunca española. Los españoles montaron negocios en Filipinas, pero los negocios siempre son internacionales. Los españoles comerciaban con la seda, pero quienes la exportaban eran los chinos, de modo que el comercio español en Asia es chino. Por estos derroteros va mi libro. Perdone que insista, pero ¿no reduce la labor de los españoles? España ha sido muy criticada por su actitud en la conquista, pero se le han reconocido hechos como Uevar una religión y un idioma a otras tierras o no tener reparos para mezclarse con otras razas y otras sangres. -No entro en el tema visto así, pero no empequeñezco la labor española, sino que entiendo que un imperio, co-