Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 14- 8- 2000 OPINIÓN 13 BREVERÍA Joseba Egibar I. Anasagasti Que hable Arzalluz Anasagasti da por muerto el pacto de Estella, porque hoy es inviable cualquier proyecto con asesinos La contundencia de la frase, que respeta pero no comparte Egibar, no admitiría duda alguna si no fuera porque Anasagasti se mueve siempre con calculada ambigüedad y esceniñca el papel que le otorga Arzalluz, retirado intencionadamente de la primera línea del combate político. Toca ahora el Anasagasti conciliador, que marca distancias con EH y arremete contra Otegi, en un intento de atraerse al PSOE. Al quite sale Egibar, que justifica al batasuno y cree que hace esfuerzos para que desaparezca la violencia. Callado Arzalluz, Anasagasti y Egibar polemizan en vísperas de la reunión de la Ejecutiva del PNV. El primero nos descubre ahora que Otegi no es un demócrata dando muestras de su clarividencia política, y el segundo disculpa al dirigente batasiuio y hasta le recuerda a su compañero que su opi: nión no es la doctrina del partido El presidente del PNV calla, Anasagasti escribe y Egibar discrepa, en un reparto de papeles perfectamente definido. Anasagasti da por muerto el pacto de Estella, lo que significaría, en pura lógica, que el PNV reconoce su gravísimo error y se muestra dispuesto a abandonar el foro que comparte con EH. Pero eso no lo reconoce Egibar, que sólo acepta que está inutilizado Los dos portavoces se reparten los papeles: uno le guiña el ojo al PSOE y el otro tontea con EH. En medio de la brutal escalada terrorista, el silencio de Arzalluz resulta absolutamente patético El presidente del PNV ha puesto sordina a sus arrebatos retóricos y se mantiene al margen, retirado en su cuartel de verano, mientras deja que sean sus fieles los que le hagan el trabajo. El sospechoso silencio de Xabier Arzalluz forma parte de la estrategia. El PNV se mueve sibilinamente entre dos aguas y manda a Iñaki Anasagasti y a Joseba Egibar al combate. Uno ha escrito en Deia ETA ha rematado Lizarra Egibar discrepa. Que hable Arzalluz. fmiásoo 7 UMBRAL L acto más entrañable de la Semana Grande donostiarra, ahora salvajemente contestado por los canallas de siempre, es la Salve que canta el Orfeón Donostiarra a la Virgen del Co- ro en el atardecer de cada 14 de agosto. Extraordinaria composición que la Reina Cristina encomendó al maestro Réfice y que suena en el alma de todos los buenos donostiarras. Se canta en la Iglesia de Santa María, nave anclada jirnto al mueUe de pescadores desde 1764, alzada gracias a los doscientos d o ce mü pesos que aportó en su mayoría la Real Compañía Guipiizcoana de Caracas. Inmensa goleta de piedra que domina el Viejo de San Sebastián, calle Mayor arriba desde el Bulevar, con sus altares de Ventura Rodríguez, su San Pedro de FeUpe de Arizmendi y el magnífico cuadro de San Sebastián, patrón de la ciudad, que sobrevuela el camarín de la antiquísima ün en de la Virgen del Coro, obra de Luis Boccia. Una Real Compañía levantó la Iglesia, y una Reina se inventó la Salve. Demasiado para que sea aceptada por los torturadores de la Historia y de la vida. Pero no han podido con la Salve, y eso significa que han sido derrotados por la tradición de sus mayores. Hoy, de nuevo, el Orfeón Donostiarra elevará a lo más alto su prodigiosa Salve, y todo el pueblo entonará la despedida del Agur Jesusen Ama que marcan en mi opinión, los minutos más emocionantes de la tarde. En los alrededores de Santa María. los salvajes quemarán autobuses y lanzarán cócteles molotov contra personas y bienes, pero no arrasarán la memoria de San Sebastián. Y ya en la noche, al cruzarle los últimos segundos de un día con los primeros del siguiente, de Gaztelubide sal- E ALFONSO USSfA La Virgen Virgen de todos. Madre de todos, España de todos, esperanza. de todos, símbolos de todos drán las voces antiguas del Orfeón, y de cara a la mar de sus raíces, cantarán el Festara animciando que la Fiesta ha comenzado, y que el recuerdo a los marineros que quedaron en la mar para siempre se mantiene vivo en el corazón de los buenos vascos. Día de la Virgen, aquí en Ruñoba, en La Montaña occidental, de Nuestra Señora. Con más modestia, apoyada en la tradición rural, vegetal y marinera de su gente, se reúne todo el pueblo en. tomo a la Virgen del Remedio, la amadísima Madre del Valle de los Laureles. Y im coro de mujeres y hombres de trabajo honrado, de hijos de Rxúloba y de la vecina Comillas, cantará a la Virgen su preciosa Salve, la Estrella de los Mares. Pueblo imido que se abraza con los que vienen a visitarlo, y que a nadie rechaza, y que oye con emoción contenida cuando el párroco don Antonio Zúñiga Uega al instante de la Elevación, que oye repito, porque es fiesta, raíz y costumbre, la Marcha Real completa. Y a muchos de los presentes, vascos venidos a Ruñoba sólo con este motivo, se dejan Uevar por las lágrimas de sus sentimientos. Esos sentimientos que no les permiten expresar en su tie- rra, si no es con la amenaza del coche bomba, el disparo en la nuca o la tortura nacionalista del chantaje. Virgen de todos. Madre de todos, España de todos, esperanza de todos, símbolos de todos, Aquellas nostalgias se me durmieron cuando descubrí mis nuevas alegrías. La herida de mi San Sebastián perdido se ha cerrado por completo con mi Montaña encontrada. Hoy, víspera de Nuestra Señora, miraremos al cielo en busca de azules o de nubes. Por la tarde, mirando a mi valle infinito, sonarán en mi casa las voces del Orfeón Donostiarra cantando la Salve de Réñce, y ese Agur Jesusen Ama que tan amorosamente me lleva a los días felices de mi juventud. Cosas de la técnica y de los discos compactos. Y mañana, al mediodía, cuando el primer aviso de campanas anuncie que la Virgen del Remedio nos espera en la Parroquia del Barrio, nos llegaremos paso a paso por el valle a oír la Estrella de los Mares de Ruüoba, y a compartir con todos los qué vengan, siempre bienvenidos, la emoción de nuestro amor común resvmüdo en im órgano de pueblo que alcanza todo el valle. Que sólo quiero asido de tu manto volar al Cielo. Ruüoba te saluda como a su madre y tu nombre repiten montes y Vcdles En lugar de cócteles molotov, por aquí vuelan los jilgueros y las lavanderas. Los jóvenes no conocen el odio en sus miradas, y nadie que pare en Ruüoba se siente extraño. Virgen del Coro y Vitien del Remedio, lo mismo da, que es el Día Grande que se celebra en toda España. Por ella, y especialmente por nuestra herida tierra vasca, cantaremos a Nuestra Señora.