Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA FUGA DE LETRAS ÓSCAR SOPA DE LETRAS PET CUE CAM UEB ALL L BA 1 AC NRT A 1 U U MA DDL 1 AE TEN 0 TS E RU CAN OPE GEA N S P R E T N O S 0 D E V O N 1 T S Ac 0 H NAOÑ ANAD P 1 EM SVN 0 0 N 1 D POZ E OT cR Y 1 EN SCC 0 111 A B 0 zO Z NAE PERL 1 FPA NESP 0 N 1 T OMBR C A A 0 R 1 G 1 N A L S O 1 L E N 0 D R 0 T 1 T N E L A C G N N E R E P P T C R T E T E R 0 T F U E N A P U 1 X 0 E T N E D N E R P R 0 S D E T están J. LDAV L E N S E L 1 M P R E V 1 S T 0 R S P A S M 0 1 R A N 1 D R 0 A R T X E O T L A S E R B 0 S E T N E S E R P W 2 M t JN Hi 1 0 I S 1 OH T E S M S H R S ES M E T SH 0 R NUA A DN NU I A. M S E A E M llE S U 1 N IP ¿r kA UL L R o. H F F 1 1 1 1 L L MM N N N N N N O0 0 0 0 PPRSSTT TTUU Colocar las letras del recuadro inferior en el encasillado de la derecha para que, junto con las que ya figuran en éste, pueda leerse una frase de DOSTOIEWSKY. Una sopa periodística. Sus 28 ingredientes dos con novedad, actualidad y sorpresa. relaciona- ENIGMA POLICIACO LEROY La policía llegó quince minutos después. Laurence contó todo lo que había sucedido, pero la policía le pidió que volviera a hacerlo con todo detalle porque comprobó que el contenido de la carta en cuestión- la única abierta- era intrascendente. Además, en un cajón fue encontrada otra carta para Laurence en la que se le comunicaba su despido. También llamó la atención de los agentes que el director abriera la ventana de su despacho si tenía intención de suicidarse a continuación. Estaba protegida con una reja y daba al jardín. Laurence contó todo de nuevo. Cuando concluyó fue detenido acusado de asesinato. ¿Sabe por qué? L AURENCE Brown ocupó su puesto de conserje en el vestíbulo del edificio en el que estaba ubicada la empresa en la que trabajaba. Era el primero en llegar cada mañana, pues debía abrir la puerta al servicio de limpieza que hacía su trabajo a primera hora. El director y dueño de la compañía no tenía hora fija de llegada, pero siempre era el primero en hacerlo, dirigiéndose directamente a su despacho. Los empleados, en cambio, llegaban algo más tarde. Lo primero que hacía el director nada más llegar era examinar el correo personal que no pasaba por las manos de su secretaria. Laurence le entregó una carta que había llevado un mensajero en mano unos minutos antes. Estaba aún en el vestíbulo, y en su presencia la abrió inmediatamente. La preocupación se dibujaba en su rostro a medida que la examinaba. No pronunció una sola palabra y se dirigió a su des- pacho. Cerró la puerta tras de sí, y un minuto después sonó el estampido de un disparo. Laurence le encontró con la cabeza apoyada sobre el escritorio, al tiempo que una mancha de sangre se extendía por el tablero. En el suelo había una pistola. eu a 71 PASATIEMPOS- PAG 52- De J 2 a JS de Agosto de 2000