Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 12- 8- 2000 73 j: gente de verano Los clásicos de ABC El Séneca y los patos i abuela, don José, solía decir: De Despeñaperros- ¿El qué? para arriba todo es Alemania. -Los patos... En esta hora del año, los patos entran por- No apruebo esa frase. Es una de tantas certificabandadas en Andalucía, y se cazan en las marismas y ciones indolentes xie ese espíritu de insoMaridad, lagimas de su peana más baja. Andalucía sabía buenamendesestimiento y suficiencia muy propio de las tiete que los patos venían de muy lejos. Pero a esto ya le rras pródigas y soleadas que se recuestan detrás de una tenían acostumbrado, sin asombro, los fenicios, los moros sierra. Cuando el valle es fértU y fecimdo existe ima teno los romanos. No echaban cuenta. Sino que ahora, de dencia nativa a hacer de la sierra parapeto y muralla de la pronto, algún periódico ha dado, procedente de Suecia, la China. Toda Andalucía tiene un poco, tras la Sierra Moreexacta precisión: los patos salvajes vienen a menudo de na, narcisismo y regusto quietista de Tibet, de Tirol, de Nueva Zembla. Eso ya es otra cosa. Nueva Zembla les Rif: de todas las somnolencias elegantes que se producen a suena como una gran fábrica de radiactividad de la que los pies de los grandes relieves- Himalayas, Alpes, Atlaslos patos pueden servir de viajantes Todo eso de que del planeta. estaba amenazado el Occidente, la civilización, la base de Rota, eran cosas políticas que se recibían con anestesiada- Ya observamos juntos, una vez- ¿recuerda usted, don impavidez. Pero ahora, de pronto, están amenazadas las José? cómo Andalucía tiene un repertorio de frases que batidas de patos. Eso ya es más serio. definen lo más universal como una expansión de sus coPublicado el- ¿Y cómo va siendo la reacción? sas propias y genuinas. En toda tierra de garbanzos. 22 de- En algunos ha funcionado todavía el optimismo displi En todas partes cuecen habas. Esas son sus alusiones a cente y la tenacidad lo más ijniversal. Una universalidad de cocido y potaje. noviembre de de im pájaro puedan plástica. No pueden creer que las alas cargar tanto tiempo con la radiactiviPues, ¿y para qué aludir a lo más excelente y privüegiado? dad, que para eUos tiene que ser 1961 Dice: el qué corta el bacalao algo así como un polvillo: como Es inquietante esta excelencia una especie de arena mEdéflca. de pobretería y vigilia que conUno, echando mano de su invetesidera el ser más alto e imporrada insolidaridad xenófoba (ustante al que corta el bacalao. ted me enseñó la palabrita) me Parece exponente de un puedecía esta mañana, hasta con blo que ha renunciado al cacierto regusto satisfecho, que desviar y a la ternera de Ávila de el Polo a aquí el polvillo ra- Pero no divaguemos. Sénediactivo se le tenía que haber caíca. ¿Por qué recordabas esa do de las alas, a lo mejor sobre frase de tu abuela, tan displiBübao o la Puerta del Sol... cente para toda información fo- Sin embargo, en otros me ha rastera y imiversal? parecido observar el inicio de- Me hacía pensar en ella esta una psicosis de pánico en cadetemeraria suficiencia con que, na. Ahora empiezan a pensar que en esta hora tan agitada del también los zorzales vienen de mundo, los andaluces tienden Noruega, que en la geografia de a inhibirse de la preocupano pocos forma ima cierta unición. Las explosiones emociodad con Nueva Zembla, Berlín y nales de los telegramas de caacaso Valladolid. Empieza a da mañana vienen a ser como crearse una cierta promoción de las de un motor que va fallan aves con reparos do: empiezan a distanciarse y- Sí, es cierto. Se oyen las más aminorar según van bajando enrevesadas explicaciones. Copor Andalucía, y hacia la cuenmo ahora en la Prensa de Madrid ca del Guadalquivir el motor se ha puesto tan de moda Andaluse cala... Calculo que Adencía y sus males sociológicos, alguauer Uega hasta Jaén; Kenneno cree que estos patos radiacidy hasta Córdoba; Fidel Casvos los han soltado los periodista tro y Kruschef alcanzan hasta madrileños para agredir a los teSevUla, donde se sospecha que son un poco de izquierdas y por la costa de Málaga medio se mali- rratenientes que los esperan en sus svmtuosos batidos. Pero la verdad cian algunos que por el mundo andan abusando im poquUlo de eso de es que el pato, mucho más que por los consabidos señoritos, es tirado los megasterios Porque ni los megatones han logrado conservar por los cazadores furtivos de zurrón, cartuchera y bota alta. Son- ellos los que se atracan, en estos meses, de pato. Un compradre mío, jornaleaUí su temerosa y correcta denominación. Efectivamente, en muchos casinos he escuchado leer las noticias de ro, que se revolcaba el otro día con un sencUlo cólico, se lo atribuía a la la carrera atómica con frivolidad de tiro al blanco. No sé si esto es radiactividad enviada en los patos con destino a los capitalistas. Se ascética quietud de ánimo o temeraria inconsciencia. Yo creo que a dolía: Siempre terminarán así las reformas sociales -Más epigramático es el letrero que vi el otro día en el puestecUlo de Andalucía le ha fallado siempre al servicio de información. Le cogieron desprevenida los fenicios, los cartagineses, los romanos, los ára- un recovero del Mercado: ¿Tiene recibos pendientes... Obsequie a su bes, los almorávides, los ingleses, los franceses. La primera embestida deudor con carne de pato. Y en su mostrador se alineaban las cabecide Tarik, de Amílcar Barca, de Soult o de Drake, le cogía siempre de tas verdes, moradas e inocentes, con cierto aire taimado de envenenasorpresa. Luego arreglaba una trabajosa componenda en la que acaba- dores florentinos. -Todo eso es muy gracioso. Pero sería mejor Uegar a un término ba, como una mujer de recursos, sacándoles algún regalo. Los fenicios le dejaban minas denimciadas; los árabes, la Alhambra; los romanos, inedio entre la despreocupación y la alarma. Todavía las madres de Itálica; los franceses, niños e ideas liberales. Pero me temo que Andalu- Chiclana, para dormir al niño, lo amenazan, en vez de con el coco cía se equivoca si quiere prolongar todavía ese viejo recurso de coque- con el draque Tal fue el impacto de horror que dejó hace cuatro ta. No sirve para esta nueva invasión etérea e invisible de la radiactivi- siglos la súbita aparición del pirata Drake. Ahora conviene que, ya que no leen los telegramas, les recuerden los patos el peligro atómico. dad, que no deja nada, sino que se lleva todo. -A eso voy. Los megasterios don José, eran hasta ayer Chufla y Los patos, por lo menos, pertenecen al lenguaje voluminoso y plástico evasiva. Nadie podía creer en ellos. Esta tierra, acaso por su mucho que entiende el andaluz. sol, es tierra de volúmenes claros, de pintores concretos. Mi compradre Braulio no ha creído nunca en los microbios. A mí- suele decirA partir de mañana domingo, el lector podrá encontrar en estas páginas el hábleme usted de burros para arriba. Pero, de pronto, la inquietud relato titulado Pulp Fiction del escritor Juan Manuel de Erada. atómica ha tomado cuerpo y perfU porque se ha relacionado con algo muy propio de esta tierra y esta hora. M José María Pemán r