Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 INTERNACIONAL SÁBADO 12- 8- 2000 ABC ESPAÑA, FORO DE DIÁLOGO PARA ORIENTE MEDIO Rusia pide a Arafat extrema prudencia en sus decisiones MOSCÚ. Diego Merry del Val corresponsal El Gobierno de Aznar quiere impulsar una ambiciosa política exterior Madrid aspira a un peso similar a París o Berlín en la reforma del Tratado La iniciativa de convocar el año próximo en Madrid una nueva Conferencia de paz para Oriente l 1 edio, anunciada ayer en Barcelona por Josep Piqué, se enmarca en los planes dei Gobierno que preside José IVIaría Aznar para impulsar una ambiciosa política exterior en el seno de la Unión Europea (UE) que lleve a España a tener un peso similar al de Francia o Alemania. Yaser Arafat no consiguió el apoyo de Rusia para una eventual proclamación del Estado palestino independiente el próximo día 13 de diciembre. Aimque reafirmó su respaldo a la idea de dicho Estado, Moscú exhortó ayer a Arafat a ser extremadamente prudente a la hora de escoger la fecha para su proclamación y a hacerlo en el marco de m acuerdo con los israelíes. Arafat abandonó ayer la capital rusa para dirigirse a Helsinki, donde continuará la gira diplomática encaminada a la obtención de apoyos internacionales a su plan. Posteriormente se desplazará a Oslo, donde tiene previsto reunirse con el ministro israell de Cooperación Regional, Simón Peres. Tras su entrevista con Arafat, el presidente ruso, Vladimir Putin, reafumó el apoyo de Moscú al derecho del pueblo palestino a tener su propio Estado Sin embargó, el ministro de Asuntos Exteriores, Igor Ivanov, precisó que en lo que concierne a la elección de la fecha, nosotros pensamos que la decisión debe ser sopesada con la máxima prudencia BRUSELAS. Alberto Sotillo corresponsal Arrestado un checheno con explosivos en Moscú MOSCÚ. AVP znar confía en que la reforma del Tratado que se Uevará a cabo en los próximos meses sea la ocasión para que se asuma que nuestro país quiere la ambición y responsabilidades de los grandes, a la vista de que ya le empieza a quedar corto el viejo traje con el que se estrenó en Europa Durante su integración a la UE, España negoció ser tratada como un país grande en la Comisión Europea- -donde mantiene dos comisarios- -y como im Estado medio grande en el Consejo- -donde tiene ocho votos frente a los diez de Alemania, Francia, Reino Unido e Italia. Esta situación, sin embargo, va a quedar desequilibrada en la próxima reforma del Tratado que, de cara a la ampliación, prevé que ningún país tenga más de un comisario. Un planteamiento que no desequilibraría muy gravemente a Francia o Alemania, pero que haría perder a España su categoría de país grande si no se le conceden otras compensaciones. COMPENSACIÓN ESPECIAL A mismos votos que a los demás países grandes de la Unión. La negociación, sin embargo, puede ser muy compleja. Los grandes- -España incluida, claro- -quieren que en el reparto de votos se tenga más en cuenta la población de cada país para que, con la ampliación, no se agrave la situación actual en la que, por ejemplo, el voto de im luxemburgués vale por el de casi 200.000 alemanes. Pero si Alemania quisiera aplicar el criterio de población hasta las últimas consecuencias, reclamaría también un mayor número de sufragios a su favor que diferenciasen sus 82 millones de población de los 59 millones del Reino Unido o de los 39 millones de España. NÚiMERO DE VOTOS EN LA UE José María Aznar Un hombre de origen checheno en posesión de explosivos fue detenido anoche en Moscú, indicó el departamento federal de la lucha contra la criminalidad, citado por la agencia Itar- Tass. El hombre, detenido en el hotel Salut en el suroeste de la capital, forma parte de una importante organización criminal que opera desde hace varios años en la ciudad, agregó lá misma fuente sin precisar la cantidad de explosivos confiscados. Las autoridades rusas rastrean la capital y sus alrededores, incautándose de explosivos, armas y mimiciones, desde que hizo explosión una bomba el martes en un pasaje subterráneo de la pla za Pushkin en Moscú provocando ocho muertos y im centenar de heridos. Los investigadores difundieron el jueves cuatro retratos robots entre los que figura el del sospechoso número imo, pero las búsquedas hasta ahora han sido infructuosas. Este agravio, esta situación especial en la que se encuentra nuestro país es reconocida explícitamente por ima declaración incluida en el Tratado de Amsterdam. El presidente del Gobierno, José María Aznar, osó bloquear aquel Tratado a las tantas de la noche, cuando ya los socios se encontraban al borde del caer derrumbados. Y hoy aquella declaración asumida por los Quince es una de las principales armas para ÚISÍST tir en que España necesita una compensación especicd para que se le reconozca su peso en Europa. España ya no se identifica con aquel país novato en la UE, que ingresó en el club entre las suspicacias de algunos socios, y con el lastre de llamativas distancias en lo social y económico. Ahora no tiene complejos para liderar la reforma liberalizadora consagrada en la cumbre de Lisboa o para plantear la agenda de la cumbre de Tampere para la creación de un espacio de segiuridad y libertad. Su economía es modelo de dinamismo y, en la arena internacional, se siente con capacidad para asimiir ima creciente responsabilidad. Se ve como uno de los grandes; y así espera que se lo reconozcan también los socios. En ima entrevista al diario Financial Times Aznar afirmó que espera que se le concedan a España los Por el momento, sin embargo, lo esencial no es que el reconocimiento del peso de nuestro país se sustancie en el número de votos o en cualquier oixa fórmula que se estudie para ponderar el reparto del poder en la UE. Lo fundamental, pimtualizan fuentes del Gobierno, es que los socios reconozcan que España está entre los grandes: con las posibilidades y responsabilidades de los grandes; y con la ambición de los grandes Una estrategia por la que nuestro país supera sus tradicionales posiciones defensivas, pero conserva su agresiva combatividad. Después del Reino Unido, España es el país con menos reparos a bloquear una cumbre en el momento más extenuante de la madrugada; y ya ha dado más de una señal de que, en esta reforma del Tratado, también está dispuesta a dar guerra. Aimque a más de im socio le ha sorprendido que, en vez del no y el veto con el que tradicionalmente se ha pertrechado, nuestro país haya immipido en el debate sobre cooperaciones reforzadas planteando las primeras propuestas prácticas para su puesta en marcha aUá donde cree que pueden ser beneficiosas, sin dejar de recordar que también pueden ser peligrosas si se aplican donde no se debe. España ha propuesto así ima cooperación reforzada para Defensa y Política Exterior y se ha puesto de acuerdo con Bélgica e Italia para impulsar este mismo sistema en materias de Justicia e Interior. Con su primer plan apuesta por ima política de Seguridad creíble, en la que la actuación de las futuras fuerzas de paz europeas no se vea lastrada por las eventuales trabas de los países más condicionados por su neutralidad. Con su segunda propuesta, se pone en cabeza en el proceso de crear un espacio judicial y policial común y una política de asilo a escala europea. Pero al mismo tiempo advierte de que el sistema de cooperaciones reforzadas- -por el que un grupo de países avanzaría más deprisa en su integración que los demás- -sería muy poco recomendable y significaría una modificación de la actual naturaleza jurídica de la UE si se aplicara al Mercado Interior y a las principales cuestiones económicas que constituyen el corazón del Tratado. Lo que nuestro país propone es que el sistema se traduzca en la creación de grupos de países de vanguardia, pero no en una perversión o refundación de la actual Unión. REFORMA DEL TRATADO Y como tras una reforma del Tratado ya hay que ir preparando la siguiente, Alemania ya ha planteado la inmediata convocatoria de una nueva Conferencia Intergubemamental para reanudar la labor con el objetivo de distinguir las competencias de la Unión de las de los Estados y las regiones. A España éste le parece un ejercicio estéril, pues considera que en la UE se ha trabajado siempre en función de objetivos y no de competencias, y peligroso, ya que podría dinamitar la tradición integradora en la que se ha basado la Unión. Pero nuestro país también apuesta por lanzar una nueva reforma del Tratado hacia el año 2005, para el que propone un big bang una remodelación de la UE que tuviera en cuenta que las, primeras ampliaciones ya estarían en msircha y que una Unión en la que se dobla el número de socios por fuerza no puede ser idéntica a la actual.