Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 12- 8- 2000 INTERNACIONAL ESPAÑA, FORO DE DIÁLOGO PARA ORIENTE MEDIO 25 Piqué convoca una nueva Cumbre en Madrid en el 2001 para conseguir o afirmar la paz Intensa jornada de encuentros en nuestro país dé las diplomacias israelí, palestina y de lá UE España fue ayer escenario de una intensa jornada diplomática en la urgente búsqueda de nuevos caminos de diálogo en Oriente Medio tras el fracaso de la cumbre de Camp David. El ministro de Exteriores Josep Piqué aprovechó sus encuentros en Barcelona con los representantes israelíy palestino para convocar una nueva Conferencia de Paz en Madrid para el año que viene. BARCELONA. Iva Anguera de Sojo SANTIAGO. Alfredo Aycart cía de los avances conseguidos en Camp David, y advirtió que en este momento es urgente aprovechar la oportunidad para la paz que abren estos avances. En estos momentos estamos negociando con los palestinos aseguró Ben Ami, cuyo objetivo es concretar una nueva cumbre que en su opinión debe ser corta y decisiva, porque ninguna de las dos partes puede permitirse otra cimibre sin acuerdos concretos SOLANA EN SANTIAGO spaña intercederá ante la Unión Europea (UE) para que los Quince reconozcan lo antes posible al Estado Palestino, que Yaser Arafat ha anunciado que proclamará el próximo 13 de septiembre. Así lo aseguró ayer el ministro de Asuntos Exteriores español, Josep Piqué, tras reunirse con el ministro palestino de Cooperación Internacional, Nabil Shaath, y apenas unas horas antes de recibir a su homólogo israelí, Shlomo Ben Ami. Piqué afirmó que España respetará el derecho inalienable del pueblo palestino a proclamar su independencia dentro de un mes, al tiempo que expresaba su convicción en que el nacimiento del nuevo Estado irá acompañado por el firme compromiso de no mantener una actitud ni beligerante ni agresiva MEDIACIÓN EUROPEA E Josep Piqué habla con el negociador palestino Nabil Shaath, antes de su encuentro con su homólogo israelí, Shlomo Ben Ami En esta línea, finalizada la reunión, tanto Piqué como Shaath insistieron en la necesidad de que la UE y España sé impliquen de. forma más directa en las negociaciones de paz, tras el fracaso de la cumbre de Camp David, cuyo objetivo era alcanzar im acuerdo definitivo entre Israel y la Autoridad Nacional Palestina. Sin embargo, horas después el responsable israelí de Exteriores, Shlomo Ben Ami puso en vereda esta intermediación europea, al advertir que será bienvenida siempre que se coordine de forma muy estrecha con Estados Unidos Ben A. mi reconoció que es lógico que la Unión Exu opea quiera tener un papel en el proceso de paz que vaya más aUá de sus aportaciones económicas, y entiendo su interés en el proceso porque somos una zona limítrofe Por ello, aseguró que su país aceptará de buen grado las aportaciones de una UE con estrechas re- laciones con el mundo árabe, pero advirtió que estas aportaciones sólo pueden vehicularsé mediante la colaboración con la diplomacia norteamericana. El dirigente israelí reconoció asimismo que España tiene una posición única por sus relaciones especiales con los paises árabes y porque es ima voz muy central en la Unión Europea que puede influir en la política comimitaria pero reiteró que no puede olvidarse el papel protagonista de Estados Unidos como intermediario en el proceso de paz de Oriente Medio. Por otro lado, el responsable israelí de Exteriores destacó la importan- Ben Ami, amigo de España y uno de los mentores de la Conferencia de 1991 JERUSALÉN. H. Medina corresponsal El nuevo ministro de Exteriores en funciones es im político que se ha ganado a pulso la confianza de Barak. Desempeñó una tarea muy importante en la preparación de la cumbre de Camp David. Antes del encuentro de jvdio último entre Barak y Arafat, llevó a cabo las negociación nes secretas preparatorias con el presidente del Parlamento palestino, Abu Ala, en Estocohno. Ben Ami también hizo los preparativos para la Conferencia de Madrid de 1991, cuando los israelíes se reunieron por primera vez con todos los países de Oriente Medio con los que estaban en conflicto directo así como con una delegación que oficialmente sólo representaba a los palestinos de los territorios ocupados, pero que en realidad era ima delegación de la Organización para la Liberación de Palestina. Ben Ami era entonces embajador en Madrid, un cargo para el que fue designado por él Gobierno laborista, pero en el que se mantuvo tras el ascenso al poder de Yitzhak Shamir, del Likud, a pesar de que había logrado la Embajada por designación y no por pertenecer a la carrera diplomática. Ambos encuentros sirvieron también para que Piqué hiciera oficial la oferta de acoger ima nueva cumbre internacional sobre Oriente Medio el próximo otoño, cuando se cumplirá el décimo aniversario de la Conferencia de Madrid, pimto de partida del actual proceso de paz en el conflicto árabe- israelí. Sin embargo, la propuesta espaiiola, que cuenta con la aquiescencia de la secretaria de Estado norteamericana, Madeline Albright, recibió el apoyo de la delegación palestina, pero fue acogida con frialdad por el ministro de Exteriores Israelí, Shlomo Ben Ami. Piqué mostró su confianza en que la nueva conferencia, que serviría de coóiemoración del décimo aniversario de la Conferencia de Madrid, se convierta en un encuentro para consolidar la paz en la zona, o para alcanzar un acuerdo definitivo en caso de que este todavía no se hubiera logrado. Al término de su entrevista con Piqué, el negociador palestino se desplazó hasta Santiago de Compostela, donde se reunió con el responsable de política exterior y seguridad común de la UE, Javier Solana, quien subrayó él compromiso de Eiaropa por lograr la culminación del proceso de paz. Solana se felicitó porque ambas partes han demostrado su disposición a seguir negociando y subrayó que espera que cuando la Unión Europea tome la decisión de reconocer el Estado palestino el proceso de paz haya culminado El responsable de la UE puntualizó que espera que la proclamación del Estado palestino pueda realizarse con im acuerdo previo entre palestinos e israelíes, y expresó su respaldo a la propuesta del ministro de Asuntos Exteriores, Josep Pique, de celebrar una segunda conferencia de Madrid en el X aniversario de la que inició el proceso.