Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 DEPORTES LUNES 19- 6- 2000 ABC CAMPEONATO DE EUROPA DE SELECCIONES. GRUPO C Triunforaquítico, juego decadente España mantiene sus opciones, pero Eslovenia también delata sus carencias AMSTERDAM. Enrique Ortego enviado especial na victoria para seguir su iendo. Un triunfo raquítico teñido de Tin juego decadente. La selección española continúa sin parecerse ni de lejos al equipo que los más prestigiosos críticos europeos señalaban como imo de los favoritos para el título en esta Eurocopa. Así, jugando como ante Noruega, como ante Eslovenia, será muy dificü estar entre los mejores, e incluso clasificarse para cuartos de final. España se dio ayer xm baño de angustia para sumar sus tres primeros pimtos y mantener al menos sus opciones de pasar ra la siguiente ronda. MOLINA, SUPLENTE U ESPAflA ESLOVENIA ESPAÑA Cañizares; Míchel Salgado, Hierro, Abelardo, Aranzábal; Etxeberría, Guardiola (Helguera, m. 80) Valerón (Engonga, m. 88) Mendieta: Alfonso (Urzaiz, m. 70) y Raúl. ESLOVENIA Dabanovic; Milanic (Knavs, m. 68) Galic, Miltnovic; Novak, Ceh, Pavlin (Acimovlc, m. 82) Karic; Zahovic, Rudonja; y Udovic (Osterc, nn. 46) i La voz quebrada de José Antonio Camacho después del partido resume lo mal que lo pasó durante el mismo. La maquinaria no funciona. Algunas piezas están oxidadas. Ni con un gol a los cuatro minutos fue capaz España de controlar el partido, de traerlo a su terreno, de hacer demostración pública de su teórica superioridad. Es evidente. El equipo ha perdido la frescura. La autoconfianza. La alegría. Este equipo de la Euroco pa ya no sale a divertirse. Sufren Guardiola y Valerón. Y hasta el propio Raúl. Se ponen de los nervios todos, incluido Camacho, porque son los primeros que ven que casi nada funciona. Se sigue jugando al pie y andando. Sólo Fernando Hierro es ARBITRO Markus Merk (Alemania) Mostró tarjeta amarilla a ios eslovenos Pavlin, Milanic, Novak y Káric y a los españoles Aranzábal y Helguera, Karic, GOLES 1- 0, m. 4: Raúl, de un potente zurdazo. 1- 1, m. 58: Zahovic, en semifallo. 2- 1, m. 60: Etxeberría, con la derecha. capaz de hacer un cambio de orientación de treinta metros. Los demás no desplazan el balón más aUá de cinco pasos y siempre en horizontal. El esférico no circula, las bandas se desprecian, a los rechaces se llega casi medio minuto después que el contrario y cuando los jugadores se acercan al área contraria un gen les bloquea el cerebro. A los cambios esperados, Camacho unió el de Cañizares por Molina. El seleccionador sabrá las razones, pero desde fuera psirece una clara pérdida de confianza en el portero del Atlético después del fallo que costó la derrota frente a los noruegos. Cuando Raúl se encontró ese balón muerto por un rechace y lo mandó a la escuadra derecha parecía que la selección se podría reencontrar con sus ancestros. La jugada fue bonita, de esas de pizarra, de las que se comienzan por una banda, la izquierda, con una doble pared MendietaAranzábal, se cambia el juego a la otra banda por medio de Guardiola y se finaliza por el costado contrario con el primer remate de Salgado y el posterior golazo de Raúl. Ocho minutos después, Alfonso pudo hacer el segundo tanto en ima buena recuperación de balón de Valerón. Aún en esos primeros minutos el equipo español movió el balón con cierto sentido gracias a que Valerón comenzó con el imán conectado y Alfonso sembraba el desconcierto entre los tres centrales eslovenos con sus constantes movimientos. Se aprovechaba, también, la superioridad numérica en la banda izquierda del ataque, donde Mendieta y Aranzábal explotaban al solitario Novak. Lo grave es que ese comienzo esperanzador, con el marcador a favor incluido, se fue düuyendo más por deméritos propios que por méritos del contrario. El equipo fue perdiendo poco a poco aire, posición, ambición, compostura, concentración... y lo malo fue que lo hizo sin que Eslovenia le enseñara los dientes. Los de Katanec no llegaron al área española hasta cumplida la media hora de juego y Cañizares no se estrenó hasta el último minuto de este primer tiempo, en el que realizó dos acciones de mérito. A esas alturas, Guardiola ya estaba ahogado, Valerón había perdido el imán, Etxeberría y Mendieta no sabían si tirarse al medio o a la banda y lo de los laterales es mejor olvidarlo porque era para haber cambiado a los dos en el descanso. PEOR TRAS EL DESCANSO Fotos; Miguel Berrocal Etxeberría, que en la imagen de arriba intenta llevarse el balón ante la entrada de Miiinovlc, dio a España un triunfo que Raúl, sobre estas líneas ante Pavlin y Milanic, había encarrilado con el primer español en la competición Pero todo es superable. Hasta la mediocridad. Y la segunda parte de España aún fue más deprimente. Tanto que se dejó empatar en una jugada de contragolpe en la que se despistó la línea defensiva incluido Cañizares, que dudó en el momento justo, aunque también es verdad y hay que decirlo que el autor del gol, Zahovic, arrancó en claro fuera de juego que el línier no señaló y luego ese mismo jugador se benefició de su posición para remachar, casi al unísono con Osterc y en lo que pareció un remate en semifallo, el centro que le Uegó desde la izquierda. Fue tan solo un minuto, un minuto largo, pero imagínense el sentimiento que corrió por el cuerpo de Cama-