Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 NACIONAL LUNES 5- 6- 2000 ABC NUEVO CRIMEN DEL TERRORISMO NACIONALISTA LOS HECHOS (Viene de la página 19) Sobre las cuatro de la tarde- el atentado fue a la una y veinte- llegó el juez de guardia, que ordenó el levantamiento del cuerpo. A continuación, Pedresa fue trasladado al Hospital de Basurto, donde se le realizó la autopsia. La capilla ardiente quedó instalada a las ocho de la tarde en el Ayuntamiento. José María Pedresa era imo de los cuatro concejales que el PP tiene en Durango, municipio con 25.000 habitantes y que gobierna el l NV. El edil popular, octavo concejal del PP asesinado por ETA y la quinta víctima de ETA desde la ruptura de la tregua, sostuvo recientemente un enfrentamiento con el grupo de cinco concejales de HB que terminó con su expulsión del pleno. Una de las dos hijas de Pedresa iba a contraer matrimonio el próximo mes. Antes de saberse que el Gobierno vasco iba a tener una reunión extraordinaria para condenar el atentado de ETA, Radio Esukadi informó del encuentre que mantuvieren en el batzeki del PNV el portavoz del Gobierno vasco, Josu Jon Imaz, el diputado general de Vizcaya, Josu Bergara, y la alcaldesa de la localidad, Pilar Ardanza, del PNV. Ibarretexe se trasladó a primera hora de la tarde a Durango, donde se entrevistó brevemente con la familia del asesinado. Aunque cabría atribuir el atentado al comande Vizcaya de ETA, fuentes de la lucha antiterrerista señalan que, de momento, no cuentan con datos que apimten hacia esta autoría y señalaron, en este sentido, que dada la situación geográfica de Durango, el asesinato también podría ser obra de miembros del grupo criminal Donosti o, incluso, de terroristas asentados en la provincia de Álava. Los m ismos medios precisaron que en los últimos tiempos se han producido cambios en los campos de actuación de los comandos por lo que ahora no se puede atribuir, como se hacia años atrás, por ejemplo, un atentado cometido en Guipúzcoa al grupo criminal Donosti ya que los comandos tienen en estes mementos movüidad fuera de su provincia. De hecho, las fuentes consultadas apuntaron que los miembros del Vizcaya detenidos por la Policía el pasado mes de enero cuando iban a atentar contra una patrulla de la Guardia Civil en Bilbao, en su lista de primeros objetivos figuraba un concejal del PP de Álava. En aquella operación consiguió huir Patxi Rementería, jefe del comando quien, según diferentes fuentes podría encentrarse en Francia. En fechas recientes, el Vizcaya iba a ser reforzado por un nuevo miembro: Ander Geresta, pero sus planes terroristas fueron abortados al ser detenido el pasado día 26 en Burdeos, junto a Aritz Aramburu. Geresta lleva en su poder documentos de identidad falsa en los que figuraban domicilios de Bübao, mientras que el otro terrorista los portaba de Guipúzcoa. Pedrosa fue también víctima de varias amenazas del entorno de la banda Su nombre estaba en el listado de un comando desarticulado en Durango M B m VK V V B BW M T Un, I? T? i. w i -ÉB fw r- m n r p Efe Un sacerdote da la extremaunción al concejal del PP asesinado Jesús María Pedrosa Urquiza había s ¡do amenazado en varias ocasiones por la banda t e r r o r i s t a y, en plena t r e g u a de ETA, había recibido la visita de m i e m b r o s de las Gestoras pro Amnistía en su propio domicilio. En las ú l t i m a s fechas, eran f r e c u e n t e s los carteles con las f o t o g r a f í a s números de t e l é f o n o s y direcciones particulares de Pedrosa y del resto de concejales del PP en Durango. DURANGO. J. J. S a l d a ñ a edresa Urquiza, el número des del PP en el Ayuntamiento de Durango, había sido amenazado repetidamente por ETA, y su entorno, que lo había convertido en centro de carteles y actos en los que se le responsabiliza de la situación de les presos etarras. Meses antes de que ETA declarara la tregua, en abrü de 1998, la Ertzaintza desarticuló un comando legal en Durango que integraban Gorka Fraüe y una mujer. Les etarras pretendían asesinar, según la información incautada por la Policía, a Juanjo Gaztanazaterre, cabeza de lista del PP en las últimas elecciones, o a Jesús IMaría Pedrosa Urquiza, el número dos del partido en el municipio. Su nombre también apareció, posteriormente, en la lista de objetivos que se incautó a Belén González Peñalva tras su detención en Francia. Entre los objetivos de les terroristas también figuraban el presidente regional de los populares, Carlos Iturgaiz, y otros cargos este partido. En plena campaña de ETA contra los ediles del PP, en octubre de 1999, el grupo de concejales de este partido en Durango y, entre ellos, el edil asesinado denunciaron la aparición P de carteles en les que se leía si queréis guerra, la vais a tener En estes carteles, además del concejal ahora asesinado, figuraban Juan José Gaztanazatorre, Eduardo Barrutia y Juan Agustín Villafranca. VISITAS DE LAS GESTORAS A pesar de la tregua anunciada per ETA, la presión contra Jesús María Pedrosa Urquiza y el resto de ediles del PP no cesó en ningún momento. En diciembre de 1998, miembros de Gesteras pro Amnistía visitaron el domicilio del edil para advertirle de que le consideraban responsable de la situación de los presos etarras. También pegaron muñecos en su casa en los que se le amenazaba con la siguiente frase: Tu no eres inocente La visita a la que prosiguieron otras, se realizó previa convocatoria a los medios de comunicación, sin que la Ertzaintza hiciera nada por impedirlo. Pedrosa Urquiza era uno de los muches concejales del PP que han recibido en sus viviendas la visita de los violentes bien Llamando a su puerta, colocando un artefacto explosivo o lanzando cócteles- molotov contra sus domicilios. El mismo Pedrosa Urquiza relata- ba cómo en diciembre del año pasado el entorno de ETA le había enviado a su domüicio a las ocho de la tarde del día de Navidad una botella de agua vacía, y un mensaje en el que se decía que pasara unas buenas navidades come un aviso de su tráfigo final. Tras este episodio, el edil popular declaró que no sé si voy a ir al cíele o al infierno, porcuraré ir al cielo, le que sí sé es que voy a ir desde Durange. Y con guardaespalda o sin guardaspalda iremos todos los días al Ayuntamiento a hacer lo mejor que podamos hacer en pro de los ciudadanos de Durango Unos meses antes, en abrü de 1999, grupos de radicales se concentraron frente a las viviendas de los concejales del PP de la mencionada localidad, intentaron atacar las casas y la Policía autónoma vasca intervino realizando varias detenciones. Jesús María Pedrosa Urquiza decidió renunciar a la escolta que durante algún tiempo le estuvo prestando la Ertzaintza porque se sentía seguro en su municipio y porque no quería cambiar su modo de vida. Era una persona conocida en el municipio y paseaba habitualmente por sus calles, de forma tranquüa. Pedrosa, que había sufrido un infarto hace escasas fechas, era miembro del sindícate nacionalista ELA, al que se afilió cuando trabajaba en una empresa del metal de la comarca. Aunque en la actualdiad se encentraba incapacitado para el trabajo, mantenía su afiliación a la mencionada fuerza sindical.