Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 4- 5- 2000 CULTURA 47 Astorga expone las Encracijadas que durante dos mil años marcaron Las Edades del Hombre Los Duques de Lugo inauguran hoy la octava edición de la muestra, que reúne 242 obras La catedral de Astorga acoge desde hoy la octava edición de la exposición Las Edades del Hombre Tres son las Encrucijadas que dan título a la muestra: las de los dioses, las de los caminos y las del hombre. Todas ellas recorren la historia de los últimos dos mil años a través de la encrucijada que fue la ciudad leonesa, desde los tiempos romanos hasta nuestros días. ASTORGA. Cristina Casamayor a exposición está estructurada en tres encrucijadas: La encrucijada de los dioses La encrucijada de los caminos y La encrucijada del hombre A partir del año O y hasta el 1000 se retrata el pensamiento del hombre en La encrucijada de los dioses que abre paso a la muestra. En eUa se distinguen dos partes fundamentales. En la primera se resiune el paso del politeísmo al monoteísmo y en la segimda, del monoteísmo al monoteísmo cristiano. Dioses milenarios de la fecundidad y dioses de la naturaleza surgen de la tierra ya sea en forma de grabado, altar u ofrenda. En este primer punto de la exposición destaca la representación del Dios Marte romaro junto al Dios Teleno (que da nombre a una de las montañas leonesas) Teleforo, Baco y otras divinidades retienen al visitante en la sala, antes de atravesar el túnel que representa el paso del politeísmo al monoteísmo. Tras el túnel aparece la estancia denominada Un Dios para un pueblo que está dedicada a Yahvé, Dios de los judíos. En ella se incluye el árbol genealógico de Cristo y obras como La Animcíación de Pedro Berruguete. Rostros de reyes y profetas como Salomón, David o Isaiac recuerdan el abandono de los viejos dioses antiguos por la opción de un Dios único. DE LA OSCURIDAD A LA LUZ L primeros máirtires cristianos. Allí está presente la figura de San Marcelo (una talla prestada por la Iglesia que Ueva su nombre en León) y Santa Marta, patrona de Astorga. Como pieza curiosa del siglo IIl antes de Cristo se ha incorporado a la sala im capitel que narra la destrucción de Astorga y que ha sido encontrado recientemente en las excavaciones realizadas en la plaza de la ciudad. La encrucijada de los caminos se propone recuperar las influencias que llegaron a la diócesis de Astorga a través de las distintas rutas Del Este hacia el Oeste Uegó el influjo del Camino de Santiago francés, por el que, junto a los peregrinos, llegaron hasta Astorga corrientes culturales europeas como el Románico o el Gótico. La primera estancia de esta Encrucijada de caminos que comienza en el claustro y se abre paso hacia la sacristía, dependencia que se ha dedicado a El sueño de los mozárabes incluye un audiovisual en el que se recogen la nostalgia de los mozárabes por los olores, colores y sabores de Andalucía. JOYAS DEL GÓTICO Y EL ROMÁNICO La muestra fue presentada ayer a los medios de comunicación Una encrucijada cultural La Fundación Las Edades del Hombre Uega a Astorga y a su catedral con la octava de sus exposiciones, séptima etapa ya en la autonomía castellano- leonesa, más esa otra allende nuestras fronteras, en la flamenca Amberes. La exposición astorgana recibe el título de Encrucijadas porque Astorga misma, además de estar situada estratégicamente en im cruce de caminos, fue en más de una ocasión histórica una encrucijada cultural y hoy, precisamente con esa muestra, se querría que todos tuviéramos la experiencia de sentimos entre el toma y el deja que forzosamente nos plantea el redondo año 2000. En Astorga, además de la exposición que se ubicará en la catedral, con dos estancias de su museo, el claustro, el patio y la sacristía, el Palacio Episcopal, obra de Gaudí, albergará una especie de apéndice de la exposición bajo el nombre de La Séptima Iglesia para así plantear dos ámbitos bien diferenciados y encarar dos arquitecturas bien distintas. La catedral será Encrucijadas con unas 240 piezas, el ochenta por ciento de ellas procedentes de la diócesis astorgana y el otro veinte por ciento será el apoyo de las otras diez diócesis de Castüla y León. Piezas, en buena parte locales, para plantear un problema universal: la vigencia del relato cristiano de la salvación. En el Palacio, por contra, se mostrarán 68 piezas, porque se pretende que la arquitectura gaudiniana aparezca sin obstáculos que la difuminen y, sin embargo, se pueda ayudar a los visitantes a conocer la historia de la diócesis de Astorga, una de las de mayor abolengo del cristianismo español, pues las primeras noticias documentadas de la Asturica Augusta cristiana se remontan al año 254 y la carta que escribe San Cipriano con otros 36 obispos africanos a los obispos de Mérida, Astorga y León. Antonio- Ignacio iVIELÉNDEZ Otro túnel marca el paso de la oscuridad a la luz, porque nace Cristo. La sala Hombre entre los hombres está dedicada íntegramente a Cristo. Belenes mexicanos, genoveses y, especialmente, un Belén de hace 200 años cedido por las Reales Descalzas de Valladolid rememoran el nacimiento de Cristo. Las Descalzas han aportado también una de las piezas más importantes de la exposición: el rostro de Cristo pintado por El Greco. En el nombre del hijo es la última estancia de la primera encrucijada. Esta sala es un recuerdo a los Merece la pena distinguir en estas dependencias la escultura de Santiago de Peñalva, además de la arquetarelicario de San Genadio, regalada al santo por Alfonso III, alrededor del año 1000. El Camino francés recoge los máximos exponentes del Gótico y del Románico en Castilla. En esta sala podemos apreciar la belleza de la Virgen Peregrina de Sahagún de Campos. Esta obra de Luisa Roldan es la única representación de la Virgen como peregrina. Otras obras a destacar son la Cruz de Ferro de Foncebadón o el Brazalete de Suero de Quiñones, este último, préstamo de la Catedral de Santiago. La catedral acoge la tercera y última encrucijada. En eUa se refleja la búsqueda de la felicidad por el hombre y el miedo de éste al futuro. Los tiempos fuertes recoge el final del pensamiento medievcd; Los tiempos de mudanza abarca el Renacimiento y el resurgir del hombre, mientras que Los tiempos de crisis recoge el momento en el que la iglesia se cierra en sí misma por miedo a la razón y a la ciencia. Las obras de Gaspar de Becerra, junto con las de sus discípulos Gregorio Español y Bartolomé Hernández son algunas de las más importantes de esta última encrucijada. El retablo de la catedral es la pieza estrella de esta exposición, que finaliza en el Palacio Arzobispal, lugar donde 68 obras más ponen fin a este cruce de caminos.