Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESENGÁÑATE, Rafael, el Ateneo huele a gato. Así como hay quien piensa que el tema del Ateneo de Madrid- considerado en otros tiempos Docta Casa junto con la Real Academia Española- es como la ñor de la adelfa (los hermanos Machado escribieron su drama Las adelfas pienso luego existo que es más bien cuestión de gatomaquias. Por algo (y mucho) estamos en la Villa y Corte de Quevedo y Lope, entre otros gatomáquicos y lo que tanto me obliga a hacer también la mía. -Desengáñate, Rafael, el Ateneo huele a gato. Aquella expresión que me dijera Ramón Tamames previa a un martes de carnaval valleinclanesco por esperpéntico de elecciones del Ateneo en los ochenta, pudo definir la dolorosa verdad de una decadencia sociocultural y política que no veíamos no queríamos ver los más conspicuos ateneístas en busca del tiempo perdido, pues venían otros tiempos. Nunca aceptábamos lo que Marcel Proust dijo de un muerto: que el tiempo había huido de él. -Desengáñate, Rafael, el Ateneo huele a gato. Al mitin de Azaña en Comillas fue hasta el gato del Ateneo Efectivamente, y puede que ese olor sea de aquel gato que llevaron en una jaula al Campo de Comillas (hoy Colonia Moscardó de viviendas sociales del franquismo) cuando el célebre y multitudinario mitin de Azaña allá por 1935. -Desengáñate, Rafael, el Ateneo huele a gato. Sí, olor a gato también de vieja y castiza portería matritense, de corrala barriobajera, galdosiana entre el nazarín de la calle de las Amazonas, en el Rastro, y Fortunata o Misericordia me quería decir Ramón Tamames. Sin reparar éste en el gato de Cortázar ni en los gatos romanos de Alberti. Ni siquiera en los gatos de Paco Umbral. Mientras, los conspicuos ateneístas sí creíamos todavía en aquel gatazo del Ateneo que, además, vimos dormir encima de la tapa del piano de cola. Panda de ilusos en lo que los chinos descubrieron a Felipe González: gato blanco, gato negro, lo mismo da si caza ratones. Ahí es adonde TRIBUNA LUNES 10- 4- 2000 ABC MADRID D RAFAEL FLOREZ ESCRITOR El gato del Ateneo Aquella expresión pudo definir la dolorosa verdad de una decadencia sociocultural y política que no queríamos ver los más conspicuos ateneístas me equivoqué yo y algunos si son sinceros (me pongo por delante para que la culpa ande) Prometeicos obstinados en la libertad. Prometeos encadenados buscando un humano que se prestase a entregarse por nosotros y un Hércules que matara al buitre oficialista del cuarentañismo (1939- 1979) dada la Marcha de los Jenízaros pisan- do el Ateneo (todo un título de las Memorias del Alfaqueque) Incautación y utilización de escaparate internacional del Régimen en su autarquía cara a las democracias victoriosas de la II Guerra Mundial. Machadiana la democracia (cambiando primavera por democracia) vino y casi todos supimos cómo había sido. Al fin por mi contumacia un ministro de Cultura de Adolfo Suárez (Ricardo de la Cierva) amigo de antes y buen conocedor de mi terco batallar, me apremiaría para democratizar el Ateneo formando una Comisión Gestora que, en efecto, en trece meses convocó las primeras elecciones desde 1936 (don Fernando de los Ríos sería aquel último presidente y Chueca Goitia el primero de la recuperación democrática) Todos juntos, y la diosa Atenea a la cabeza, marchamos unidos por la nueva senda constitucional sucediéndose presidencias (Fernando Chueca, César Navarro de Francisco, José Prat, Paulino García Partida, Carlos París) Sí, pero. También sucesivamente la denominada masa social iría cayendo en una atonía de participación electoral (de más de cuatro mil socios llegarían a votar ochocientos, últimamente menos) lo que ha dado paso actualmente al dominio de una minoría activa militante o adicta a un izquierdismo radical paradójico. Por un lado los procedentes del comunismo histórico más residual, y por el otro: la imagen de acción directa de un Ateneo Libertario. Sabido es que la política hace posibles y extraños todo tipo de parejas de hecho y de desecho. Pura paradoja para hacer la crónica de una muerte anunciada a falta de otro Gabo García Márquez. Con todo ello y una vez desaparecida la tradicional vida intelectual del Ateneo tras la ausencia de las figuras señeras de nuestro tiempo (hoy recluidas en su quehacer ajenas a la vida social tertuliera de épocas históricas) todavía hay quien espera al novísimo Lázaro para que pronuncie la frase de rigor al pie del sepulcro blanqueado: ¡Levántate y anda! -Desengáñate, Rafael, el Ateneo huele a gato. que la semilla germinada levanta el terrón y la planta va a aparecer a ñor de tierra para alzarse a la luz, surge, como enviado por Dios, otro hombre, to en su misma misa de corpore insepulto, cosa que un visionario con la visión de aquello Como es pocas veces ha sucedido, sin duda. Dicha misa se un visionario, nadie se ocupa de él ni él de nadie... celebró en la concatedral alicantina de San Nicoy como una gran ñoración de siglos empieza a lás el 6 de noviembre de 1987. El templo se enconalzarse el templo. La ciudad, que va avanzando traba abarrotado de fieles e hizo la proclamación hacia allá, advierte un día la mágica aparición, y solemne el obispo monseñor Pablo Barrachina y queda atónita... Pero llega otro día en que la obra Estevan. del templo queda interrumpida porque los donatiHabía nacido Pedro Herrero Rubio en la ciudad santo de bata blanca, en estos confusos y en mu- vos que se aportan son más bien exiguos y la obra de Alicante el día 29 de abril de 1904. Estudió en la chos aspectos diabólicos tiempos en que tantos lla- está requiriendo más recursos para poderse proseantigua Universidad madrileña de San Carlos y mados médicos se dedican a matar (aborto, eutana- guir. Ahí tenéis vuestro Partenón a medio hacer y que no puede más les dice Maragall a los barceposteriormente marchó a París y luego a Bruselas sia) en vez de curar y sanar. Aberrante. para ampliar sus estudios de Medicina. El arquitecto es el genial Gaudí, Antonio Gaudí, loneses sus paisanos. Y hacia el final de su artícuSe hizo médico puericultor y se entregó a su el creador del templo expiatorio de la Sagrada Fa- lo, Maragall escribe: ¡Oh! ¿Por qué no sale Antoprofesión con celo y entusiasmo, dedicando a sus milia, de Barcelona, de estilo inconfundible, perso- nio Gaudí a la calle a mediodía con el sombrero en pequeños enfermos toda su capacidad como médi- nalísimo. Ya se ha iniciado la causa de beatifica- la mano, pidiendo en alta voz a todos limosna para co, toda su abnegación como médico y como cris- ción. La Sagrada Familia es un grandioso testimo- su templo... Una gracia de caritat per l amor de tiano y llegando en su entrega, numerosas veces, nio en piedra, cargado de peregrina belleza, de su Déu a poner dinero propio para socorrer a los enfermi- gran fe y religiosidad. Visionario llama varias veces en su artículo Matos necesitados económicamente. Y ni que decir El templo de la Sagrada Familia escribió el ragall a Gaudí. Tiene razón. Visionario es el que tiene que llevó una vida austera y de oración. poeta catalán Juan Maragall en su artículo titula- levanta sus ojos del suelo en busca de alimento Supo cumplir los dos mandatos de Cristo, no por do Una gracia de caritat de 7- 11- 1905, es el sím- para su alma y de luz para su vida, sin por ello mandatos, desde luego, sino por amor: Ama a bolo de la piedra eternamente ascendente, es la dejar necesariamente de tener los pies asentados Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti construcción pétrea del anhelo hacia lo alto en la tierra. Vivir a ras de tierra, sin más, es la mismo Cristo conocía, como Dios que era, la Y cuenta Maragall en ese artículo cómo cuando manera más segura de vivir como si no tuviéranaturaleza humana y por eso los formuló como la ciudad de Barcelona, su amada ciudad, empieza mos alma. Los santos han sido hombres y mujeres mandatos. Pero mandatos dejando libertad de su expansión urbanística, un día en una vieja tien- de esta tierra, y no extraterrestres, pero que no obrar. En esto consiste la santidad, pero claro es da del casco antiguo un hombre concibe la idea de han perdido de vista su destino eterno, al que han que dentro de la santidad hay grados. Pero aún construir una catedral nueva para Barcelona. Y la pospuesto todo lo demás. Ser santo consiste en eso, hay más: de esos dos mandatos de Cristo depende gente responde a esa idea con pequeñas limosnas en enfocar todo lo de esta vida desde el punto de la salvación del mundo, en todos los sentidos. No u óbolos que van aumentando, y empieza el aca- vista de nuestro destino eterno, y por ello, precisahay vuelta de hoja. rreo de materiales para iniciar la construcción. Y mente, no nos es lícito desentendernos de lo de en el momento- -continúa diciendo Maragall- -en aquí abajo. No tardando mucho veremos en los altares un ESCRITOR un arquitecto van camino de los U N médicodeymédico es Pedro declaradoRubio, altares. El Herrero cuyo proceso canonización fue abier- JOSÉ RODRÍGUEZ CHAVES Un médico y un arquitecto