Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 7- 2- 2000 ESPECTÁCULOS CRÍTICA DE MÚSICA CLÁSICA 45 CRÍTICA DE TEATRO Amor a medias en el Arleqm n: Triples parejas Título: Amor a medias Autor: Alian Ayckbourn. Adaptación y dirección: Ricard Reguant. Escenografía y vestuario: Anselmo Gervolés. Iluminación: Rafael González. Intérpretes: Loreto Valverde, Pedro Valentín, Paco Morales, Valentín Paredes y Malena Gracia. Teatro Arlequín. Madrid. Homensije a la Generación del 51 En estos últimos años del milenio que vivimos y en los primeros del próximo, están llegando a los sesenta los compositores nuestros que conforman la Generación del 51 -Juan Hidalgo, Ramón Barce, Agustín González- Acilu, Carmelo Bemaola, Luis de Pablo, Manuel CastUlo y Cristóbal Halffter. Ibermúsica no ha querido dejar pasar semejante acopio de cumpleaños notables y ha tenido el acierto de celebrarlos reimiendo en una significativa sesión, que tuvo lugar el sábado por la tarde en el Auditorio Nacional de Madrid, sendas obras clave de los cuatro citados en último lugar: Sinfonietta homenaje de CastUlo; Invenciones para orquesta de cámara de de Pablo; Piezas caprichosas para violín y orquesta -que se estrenaban en Madrid- de Bemaola, y Daliniana de Halffter. Y aún ha añadido otro acierto: rendir también, con el mismo acto, homenaje a persona tan relacionada desde los primeros momentos con cuantos componen la Generación aludida, el gran crítico musical Enrique Franco, que dentro de unos días se convertirá en octogenario. No es ocasión ésta de hacer crítica al uso, pero sería harto injusto no dejar constancia de cómo la magnífica Orquesta Ciudad de Granada a las órdenes de su titular, Josep Pons, y con la no menos magnífica contribución solista en Bemaola de James Dahgron, concertino asociado de la orquesta, que contribuyeron en alto grado al éxito redondo del concierto. Leopoldo HONTAÑÓN Tienen buena mano los autores británicos para las comedias de enredo con hechuras vodevüescas. Uno de los de mayor éxito del género en todo el mundo- en el programa de mano de la función que centra este comentario se le coloca aliado del norteamericano Neü Simón- es Alan Ayckbourn y firma la que, adaptada y dirigida por Ricard Reguant, se ofrece en el coqueto y recién renovado Teatro Arlequín de Madrid. Humor y amor (con sus ramificaciones de infidelidades, picardías, celos, equívocos y demás ingredientes de la receta) son los püares fundamentales del invento, cuyas tramas suelen desarrollarse en escenarios más bien burguesotes y acomodarse a desenlaces más o menos satisfactorios para todas las partes en conflicto, aunque a veces, como aquí, el infiel sea piu- gado con su misma medicina. TRES PAREJAS l ipyiílití AUNQUE NÓ É l PUEDES SOt El argumento de Amor a medias tal vez la pieza más conocida de Alan Ayckbourn, nos presenta a tres parejas, EUos son el dueño de una empres, como todas las empresas, y dos de sus subordinados, y ellas, sus respectivas esposas. Uno de los empleados se entiende con la mujer del jefe, situación a partir de la cual se hüvana ima sarta de fingimientos, malentendidos y demás, dirigida con solvencia con Reguant, que demuestra su buen pulso en el trenzado de las acciones simultáneas de la acción, pues la escenografía une los pisos del jefe y del empleado que mantiene im romance con su esposa, con la del patrón, se entiende; de este forma, al disociar espacio real y espacio imaginario los actores se cruzan, cada uno en su casa, lo que produce, sobre todo al principio de la pieza, efectos realmente cómicos. En el apartado interpretativo, todos encarnan con eficacia sus estereotipos. Y el público ríe cuando tiene que reír, se divierte. Que es el objetivo principal de la función en un teatro muy renovado que abrió de nuevo sus puertas al público de Madrid. Juan Ignacio GARCÍA GARZÓN ilMW ünij