Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 LUNES 13- 12- 99 ABC PRIMERA DIVISIÓN. LOS DE DEL BOSQUE DEJARON LA PELEA EN LA SEGUNDA MITAD Y REVIVIERON AL RACING El Madrid se r ¡ya sin pudor alguno RACING Cebalios; M llberg, Neru, Sietes; iVlanjarín, Espina, ismael, Amavisca; V. Dorado; Salva, Bestchastnykh (Rushfefdt, m. 57) REAL MADRID Casillas, Karembeu, Hierro, Karanka, Roberto Carlos; Heiguera, Redondo, Guti, Savio (Anelka, m. 60) Morientes (Sanchís, m. 76) Raúl. ARBITRO Ándradas Asurmendi, del colegio navarro. Tarjetas amarillas a Redondo, Amavisca y Guti. GOLES 0- 1, m. 24: Raúl. 1- 1, m. 83: V. Dorado. local, timorata en el despeje. El balón fue de rechace en rechace hasta quedar ante las botas de Raúl, a un metro de la puerta. Gol. EL MADRID PUDO SENTENCIAR Ignacio Gil Raúl remata el gol madridista casi en la línea de gol, al aprovechar un rechace Partidos así dan gusto. Fue una pena que uno de los dos se fuese antes de tiempo, el Madrid claro, pero en un principio ambos clavaron las botas en el suelo y, ataque va, ataque viene, dieron con todo lo que tenían. Pero fue marcar el Madrid y aflojó el ritmo. No es que diese un paso atrás, es que se fue a las cuerdas para que el Racing, pletórico de fuerza, le diese con todo hasta lograr empatar. baron por hacer florecer una de las ocasiones. Con tanto ir y venir ofensivos, se notaron las taras defensivas en ambos equipos. El Racing tenía problemas para defender las bandas con su defensa de tres, y el Madrid pasó muchas dificultades para frenar a Ama- visca, sobre todo por la pésima colocación de Karembeu en el lateral. Pero pasó lo que suele suceder en estos casos. El Racing se estrelló ante un Casillas espléndido y el Madrid acabó por encontrar hueco para colocar su pegada. Fue im error de la defensa ASfJUCAR RACING Ceballos: regular. Mellberg: bien, Neru: bien. Sietes: regular. Manjarín: bien. Espina: regular. Ismael: bien. Amavisca: notable. Vivar Dorado: bien. Bestchastnykh: mal. Salva: regular. Rushfeldt: regular. El técnico: Gustavo Adolfo Benftez. Bien. Arriesgó con su sistema al colocar una zaga de tres hombres que dificultó la defensa frente ai Real Madrid, pero el gambito le sirvió para acabar dominando en el centro del campo y controlar el partido durante más minutos que el rival. El equipo cántabro mereció más que el madrileño, aunque su empate lo consiguiera en fuera de juego. REAL MADRID Casillas: notable. Karembeu: mal. Hierro: bien. Karanka: bien. Roberto Carlos: regular. Heiguera: regular. Redondo: regular. Guti: regular. Savío: mal. Raúl: regular. Morientes: regular. Anetka: mal. Sanchís: regular. El técntco: Del Bosque. Regular. Ese asunto de la banda derecha huele y no funciona. Además, la mata colocación de Karembeu arrastra a la defensa, que fue Inestable a pesar de la estimable actuación de los centrales y de Casillas. La buena actitud le dura poco al equipo, que pierde la confianza con suma facilidad. Hay que trabajar más la autoestima. Entonces sí que lo tuvo el Madrid. El golpe fue tan rotundo que al Racing le contaron nueve de pie. En tres minutos el equipo madridista tuvo cuatro ocasiones claras de gol en las que podía haber rematado el partido, pero no dio el paso atrás para ver el hueco definitivo y dejó escapar vivo a su rival, que se fue levantando, lentamente, pero sin pausa. Lo dejó pasar el Madrid en un perdón poco habitual de este equipo, que sabe ver bien cuando el contrario está tocado. Al final, el Racing logró equüibrar la balanza y en el último tramo las ocasiones volvieron a ser suyas, aunque con menos nitidez que en el primer intercambio de golpes, que fue brutal y espectacular. Se durmió el Madrid en la segunda mitad, mirando el partido, sin entrar a saco a decantarlo, preso de continuas dudas, como si no supiese muy bien qué camino tomar. En una palabra, se rajó. El Racing, tocando bien en el medio Campo, se hizo con la posesión del balón y presionó de lo lindo. Quitando un penalti de Ceballos a Morientes en la única contra del Madrid, el resto fue del Racing, que embotelló a su rival sin dejarle apenas respirar. AFLORA LA JUSTICIA SANTANDER. José Manuel Cuéllar ue un bello comienzo de partido. Ni un paso atrás. Con firmeza, sin renunciar a lo que cada un podía dar de sí. Los dos querían el balón, los dos derrochaban paciencia hasta encontrar im pase peligroso que creara una ocasión de gol, mirando en todo momento hacia adelante. En el Racing es algo habitual, en el Madrid también siempre que puede. No obstante, esta clase de intercambios suele favorecer a los equipos grandes, que tienen entre su gente a futbolistas más resolutivos. El Racing contaba con Salva, pero ayer estaba muy revolucionado, obsesionado con ir al choque más de lo deseado. En elMadrid estaban Morientes y Raúl, que suelen ser letales, y aca- F Acabó marcando el equipo de Benítez de tanto presionar. Lo hizo Vivar Dorado en fuera de juego y después de que medio Madrid viese pasearse el balón delante de sus narices sin decidirse a cortarlo (la historia del partido) Pero se lo mereció el equipo montañés, poniendo toda la carne en el asador mientras que el Madrid había especulado demasiado, como si su defensa fuese tan fuerte como para aguantar un dominio tan abrumador. Claro autoengaño. Como siempre, el Madrid despertó después del gol, pero ya no quedaban ni fuerzas ni fe ni tampoco tiempo para volver a marcar, con el equipo desdibujado y las esperanzas rotas. Que lo hubiesen pensado antes de asustarse...