Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 LUNES 6- 12- 99 ABC MADRID Labanda: Llegamos antes que los Celtas i Cortos MADRID. Luis Martín CINE. LA MUESTRA INCLUYE DIECISIETE LARGOMETRAJES Y CUATRO CORTOS, RODADOS ENTRE 1936 Y 1960 La Filmoteca celebra el centenario de Edgar Neville con un ciclo retrospectivo Diecisiete largometrajes y cuatro cortos componen la retrospectiva con la que la Filmoteca Española quiere celebrar el centenario de una de las figuras más singulares de nuestro cine: el polifacético Edgar Neville. El ciclo, ya programado en el pasado mes de abril, se desarrollará desde mañana y hasta el 30 de diciembre, e incluye trabajos comprendidos entre los años 1936 y 1960. Hubo un tiempo en el que a la música inspirada en el folclore de identidades múltiples le fue negada la supervivencia industrial. La razón de la emergencia de algunos de sus más emblemáticos artífices a lo largo de estos años se debe, pues, a su perseverancia que a un apoyo que jamás existió. Las ganas de contar cosas en clave de música tradicional son las que hacen que Labanda mantenga desde hace tiempo el interés de cuantos les conocieron veintiún años atrás. Ésa es una de las razones, desde luego; la otra, la publicación de nuestro disco No todo es seda declara el argentino Leo Vignola, que, ya en 1978, formaba parte de aquel grupo que se reveló en las estaciones del Metropolitano de Madrid. De hecho, de todos los álbumes de Labanda, incluyendo los primeros, No todo es seda sin duda, es el que más componentes foliex posee -Y también textos repletos de cotidianidad, de alusiones a lo común, a lo elemental, a todo aquello que Süvio Rodríguez hamo una vez lo de todos los días -Como la vida que nos inspira: la de cualquiera de nosotros, con sus miserias, grandezas, necesidades e injusticias. Todo ello anima nuestra inspiración. ¿Y no conecta precisamente eso a Labanda con Celtas Cortos? -Al contrario; les conecta a eUos con nosotros. Labanda hizo de la coloquialidad su bandera antes de que e üos llegaran. El núcleo de Labanda siempre estuvo formado por músicos muy madviros, fascinados por ima tradición próxima al imiverso céltico. Esencialmente, Leo Vignola, guitarrista y cantante, y Jean Francois André, violinista. Y, ahora que ese mimdo celta conoce desde hace algún tiempo un inusitado resurgir, nadie sabe bien si el grupo sigue funcionando gracias a ese respaldo o colabora precisamente a que se produzca. Leo resuelve la duda: No todo es seda se grabó para demostrar a quienes nos habían desterrado de su memoria que seguíamos en la brecha. Siempre perdura la autenticidad. Si se cree en lo que se hace, si no sólo es una moda pasajera, cualquier cosa permanece siempre, jamás concluye, aunque im año todo vaya bien y al siguiente no No todo es seda sigue siendo el motor de la operación que hace tiempo da con ellos en diferentes escenarios de Madrid; un motor que, dvirante cuatro noches, y desde hoy, exhibe formas en el café Popxüairt a partir de las 22,30 horas. MADRID. S. E. C ineasta, escritor, autor teatral, articulista y diplomático, Edgar Neville nació en Madrid en 1899. Con treinta años se trasladó a a Washington como agregado cultural de la Embajada de España. Durante unas vacaciones en Hollywood engabló amistad con Charles Chaplin (quien más tarde le serviría de padrino en las presentaciones estadounidenses de sus filmes) o Douglas Fairbanks y fue contratado por la MetroGoldwyn- Mayer como supervisor y redactor de las versiones españolas de sus producciones. Allí empezó su carrera cinematográfica, que empezaría tras su regreso a España. ¡Yo quiero que me lleven a Hollywood! fue su primera cinta, a la que seguirían después diversas adaptaciones de obras de Wenceslao Fernández Flórez o Carlos Arniches. El ciclo que programa la Filmoteca incluye, La señorita de Trévelez de 1936 (una cinta de la que se conservan únicamente cuarenta y cuatro minutos Verbena (1941) Correo de Indias (1942) su primera colaboración con Conchita Montes, que sería imo de sus grandes amores; Café de París (1943) de nuevo con Conchita Montes como protagonista; La torre de los siete jorobados (1944) La vida en un hüo (1945) Domingo de carnaval (1945) El Gyenes Edgar Neville lleva en brazos a Cecile Aubry en un descanso del rodaje de La ironía del dinero película incluida en el ciclo. crimen de la caUe Bordadores (1946) El traje de luces (1947) Nada (1947) El marqués de Salamanca (1948) El señor Esteve (1948) El último caballo (1950) Duende y misterio del flamenco (1952) La ironía del dinero (1955) El bañe (1959) -sin duda, su trabajo más popular, tanto en su adaptación cinematográñca como en su original teatral- -y Mi calle (1960) También se podrán ver tres cortometrajes que Neville dirigió para el Departamento Nacional de Cinematografía durante la guerra civü: La Ciudad Universitaria (1938) Juventudes de España (1938) y ¡Vivan los hombres libres (1939) Neville realizó un cine muy singular, que por una parte buscaba un costumbrista tono menor y por otra criticaba la vulgaridad provinciana. Su ñlmografía incluye, sin embargo, obras tan particulares como el extraordinario documental Duende y misterio del flamenco Hoy cierra sus puertas Filatelia 99, que conmemora el CL aniversario del primer sello español MADRID. S. C. El alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, inauguró el pasado día 3 en el Palacio de Congresos y Exposiciones Filatelia 99, la más importante feria filatélica, que este año conmemora el CL siniversario del primer sello español: el seis cuartos negro de 1850 con la efigie de la Reina Isabel II. La feria, que ha sido organizada por la Corporación Filatélica Española, la Asociación Española de Profesionales de Filatelia y la Sociedad Filatélica Europea, ha contado con la participación de ochenta colecciones. Han podido admirarse dos que recientemente han alcanzado los más elevados galardones de la filatelia mundial: Sellos clásicos de Pertigal de Albertino de Figuereido, gran premio de Portugal 98 y España, 1850- 1853 de Pleamar, gran premio Internacional Philexfrance 99. Con motivo del aniversario del primer sello español, la feria ha contado con un Salón del 150 aniversario, en el que se han exhibido las grandes colecciones dedicadas a la emisión de 1850 de los filatelistas Claudio Al- decoa, Marta y Ana Belén Barreras, Sergi Doménech y Francisco Garzón. Una parte del Salón ha estado reservada a xma amplia selección de la Biblioteca Pedro Monge, cedida por la Fundación Albertino de Figuereido. Se estima que el valor de la exposición supera los mil mülones de pesetas. Como es tradicional, se han puesto a la venta cinco sobres entero- postales dedicados al 150 aniversario del primer seUo español, así como una tarjeta entero- postal de la República de Guinea Ecuatorial.