Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 18- 10- 99 21 CORTA VICTORIA DE CIU Y FUERTE ASCENSO DE LOS SOCIALISTAS CATALANES Convergencia i Unió perdió cuatro escaños y se quedó lejos de la mayoría absoluta, pero cuenta con dos opciones para formar gobierno o seguir en el poder en minoría con apoyos externos El ascenso de Maragall obliga a Pujol a contar con PP o ERG para gobernar Distribución de escaños en el Parlamento Catalán Parlamento saliente 34 CiU 60 (40,9 (24.8 17 (13 %l (9,4 Entre paréntesis porcentaje de voto BARCELONA. S. N. J ordi Pujol ganó sus sextas elecciones autonómicas catalanas, pero el empuje de la candidatura de Pasqual Maragall, que se quedó a sólo cuatro escaños de CiU, le obliga a contar con el PP o con ERC para gobernar. El PSC estuvo a punto de darle el susto, llegó incluso a ganar en porcentaje de voto por dos décimas. Con los resultados de ayer, Pujol se queda en una posición muy parecida a la de Aznar en la política de ámbito nacional. Está lejos de la mayoría absoluta, a doce escaños exactamente, y cualquier fórmula que quiera aplicar para seguir en el poder incluye el visto bueno de otras opciones minoritarias. Tiene como primera posibilidad al Partido Popular que, pese a haber perdido cinco escaños y más de tres puntos con respecto a las anteriores elecciones, se convierte en un partido clave para la garantizar la gobemabilidad. CUARTO PARTIDO LAS CLAVES DE LOS COIUECIOS La participación. Los catalanes no acudieron a votar como en las generales, la abstención fue incluso superior a la de 1995 y los socialistas se quedaron en puertas de dar el vuelco. Sexta victoria. Aunque más corta de lo esperado, Pujol gana sus sextas elecciones y se garantiza otros cuatro años al frente de la Generalitat. Sin precedentes en nuestra democracia. Ascenso de Maragall. Con el llamamiento al cambio y la bipolarización, el candidato del PSC consiguió el apoyo de casi toda la izquierda y hasta de algún sector de antiguos votantes del PP. Ganó por dos décimas a Pujol en porcentaje de voto. El PP catalán será decisivo. Aunque perdió cinco escaños, el PP es la primera opción con la que tendrá que contar Pujol para garantizar la gobemabilidad. IC se hunde. Aunque Ribo sigue, IC obtiene los peores resultados de su historia. quedado con 56. Le han faltado cuatro pero tiene para elegir socios entre un partido nacional al que ya apoya en el Congreso y uno nacionalista. Descartado tanto por Convergencia i Unió como por el PP la posibilidad de formar un gobierno de coalición, Pujol se vería obligado a buscar el apoyo parlamentario de los 13 diputados del PP para sacar adelante sus proyectos igual que le ha ocurrido a José María Aznar en el Congreso desde su corta victoria electoral de 1996. Los resviltados de CiU son los peores desde 1980, cuando partió con un 27, 7 por ciento de los votos. Desde 1984 no había bajado del 41 por ciento en elecciones autonómicas además de sacar entre 12 y 18 puntos al segundo partido, el PSC. Después de 19 años en el poder, sin apenas oposición- los socialistas no presentaron nunca un candidato de peso- Pujol ha parado el empuje del cambio que encabezaba Maragall, pero ha acusado el golpe. ÉXITO DE LA COALICIÓN Pero CiU también podría inclinarse por la opción nacionalista radical de ERC, cuarto partido en el Parlamento autonómico, también con 12 escaños aunque un punto por debajo del PP. Jordi Pujol se había ñjado el objetivo de obtener más de 60 diputados para tener ima amplia capacidad de maniobra a la hora de los pactos- poder elegir entre el PP y ERG- y se ha Los socialistas habían echado el resto con Maragall al frente y con la política de coaliciones previas con IC en Gerona, Lérida y Tarragona, una fórmula que le ha permitido agrupar casi todo el voto de izquierda e incluso sumar algunos apoyos procedentes del electorado del PP. La bipolarización y el llamamiento genérico a la renovación en el poder ha permitido al PSC pasar del 25 por ciento del voto de 1995 al 38 por ciento, el mejor resultado de su historia. El principal objetivo del Partido Popular en los comicios era ser decisivo para formar mayorías de gobierno y lo ha conseguido. Aunque pierde 3,5 pimtos y cinco escaños, se mantiene como tercer partido en porcentaje de voto y número de escaños. En una posición simüar, ERC baja en porcentaje de voto pero sus 12 diputados, uno menos que en la pasada legislatura, tendrán más influencia que nunca en el parlamento autonómico. ERC no aclaró durante la campaña si prefería entrar en una coalición con Maragall o completar una corta mayoría de Jordi Pujol. La victoria de CiU le obliga a definirse, sobre todo si Pujol intenta jugar a dos bandas y apoyarse en el partido de Carod Rovira para asuntos como la política lingüística y para otras cuestiones, como la política económica, con el Partido Popular. Iniciativa per Catalunya obtiene una severa derrota en parte previsi- ble por su alianza con el PSC y recoge los peores resiütados de su historia. Apenas consigue un 2,5 por ciento de los votos y tres escaños cuando hace cuatro años rozó el diez por ciento y 11 escaños. La escisión anguitista de IC encabezada por Luchetti no Uegó ni siquiera al dos por ciento.