Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 SÁBADO 9- 10- 99 ABC Catalanas SONDEO DE IPSOS- ECO CONSULTING. EL PSC CONSIGUE FRENAR SU TENDENCIA A LA BAJA DE LOS ÚLTIMOS DÍAS CiU gana terreno y podría llegar a los 55 diputados Estimación de voto 52- 55 +2 Ó +1 45- 47 +1 ÓO) Distribución de escaños (TOTAL CATALUÑA) Diferencia sobre el barómetro del día anterior P. ¿Quién piensa que será el próximo presidente de la Generalitat? Totol NS NC 22 (0) Total PSC IC- EV IC- EV Se presentó en las cuatro provincias en 1995, en esta ocasión se presenta en coalición con el PSC salvo en Barcelona, que va con candidaturas independientes. NS- NG INTENCIÓN DE VOTO 14,3 Pasqual IVIaragall 16 -1 Jordi Pujol t 62 +1 BARCELONA on ima subida de medio pimto en intención de voto, CiU ha ganado terreno respecto al anterior barómetro elaborado por Ipsos- Eco Consulting. De acuerdo con este ascenso, la coalición que Mera Jordi Pujol podría hacerse con hasta 55 diputados, si bien la parte inferior de su horquüla de estimación de voto se sitúa en la actualidad en 52 escaños. En porcentaje, los convergentes lograrían im 36,5 por ciento de los sufragios, 3,8 puntos por encima de los socialistas que encabeza Pasqual MaragaU, que sólo suben 0,2 décimas respecto al anterior sondeo. Este levísimo incremento le vale C al PSC para subir la parte baja de su horquilla a los 45 diputados, aunque podrían alcanzar hasta 47, trece más que los que c o n s o l ó en 1995. El PP, por su parte, pierde 0,3 décimas con respecto al barómetro anterior, lo que apenas modifica sus expectativas en cuanto a los escaños a conseguir, que se moverían entre los 15 y los 16. Los independentistas de ERC mantienen su 8,9 por ciento de estimación de voto, lo que les otorgaría entre 12 y 13 diputados. El partido de Carod- Rovíra no consigue, no obstante, superar la frontera del 9 por ciento que hace unas fechas le podría haber aupado hasta los 14 escaños. Por su parte, el barómetro indica un leve retroceso de Iniciativa per Catalimya, que se deja medio pimto respecto a la anterior encuesta y que le Ueva a perder sus esperanzas de conseguir el noveno escaño. En cuanto a la opinión sobre quién será el próximo presidente de la Comunidad catalana, un 62 por ciento de los encuestados considera que Jordi Pujol repetirá mandato, mienfras que el 16 por ciento cree que Pasqual MaragaU será el nuevo tnquüino del Palacio de la Generalitat. Tan cortas parecen las diferencias entre CiU y el PSC, que un 22 por ciento de los catalanes prefiere no pronimciarse al respecto. Universo: Población de 18 y más años de Cataluña. Muestra: 800 entrevistas con un margen de error de- -3,5 por ciento (con una seguridad del 95,5 en el caso más desfavorable de tma probabilidad del 50 50) La muestra ha sido desproporcionada, por provincias, asignando 3 entrevistas a Barcelona y 160 a cada una de las restantes. Metodología: Entrevistas telefónicas por el sistema CATI (realizadas entre el 5 y el 6 de octubre) ANÁLISIS S antiago Rusifiol murió pintando los ocres de Aranjuez. De joven había escrito su célebre alegato contra el señor Esteve. Era la venganza risueña del hijo bohemio contra el padre comerciante, ahorrador y realista. Luego comprendería que toda sociedad necesita de no pocos señores Esteve. En el tejido empresarial catalán hay de todo pero cada vez se ve mejor que los señores Esteve de hoy intuyen lo que ocurre en Sülicon VaUey. Quedan lejos los tiempos del proteccionismo, cuando Cánovas del Castülo- üiicialmente poco proteccionista- logró atraer hacia los cotos de la restauración alfonsina a los industriales catalanes. El señuelo se llamaba arancel protector. Para hoy, a pesar de ciertos posos de intervencionismo, la industria catalana se ha lanzado a la exportación imaginativa y osada. Rv e la tercera ola en los parques tecnológicos, como ocurre en el nuevo mimdo del Valles, con eclosiones sociales que El chip del señor Esteve poco tienen que ver con las viejas dinastías bturguesas y catalanistas. La discusión sobre la escasez de gran indiistria es antigua, por contraste con las tesis del downsizing o la dinámica potente de una organización empresarial como la CECOT de Terrassa con 6.000 asociados de 28 sectores. Muchos de los empresarios catalanes se sienten cómodos con Jordi Pujol, aimque se inquietan cuando se habla de etiquetaje en catalán o leen manifiestos maximalistas como la Declaración de Barcelona Podrán ser más o menos catalanistas, pero no nacionalistas. A veces se quejan de que el gobierno del PP es más solícito con la macroempresa que con la empresa pequeña y mediana. Confían más en un pujolismo protector del pequeño comerciante o aplauden la actitud de CiU cuando defiende la industria farmacéutica catalana con soluciones alternativas frente a las propuestas del Gobierno de Aznar para el control del gasto farmacéutico. La irrupción del maragallismo atrajo a algimos empresarios e industriales, como tma opción de futuro que había que conocer de cerca. Entonces hubo xm apogeo de cenas maragallistas hasta que de pronto la curiosidad comenzó a menguar: las propuestas socioliberales del ex alcalde de Barcelona no estaban en consonancia ni con su pacto con los ex comunistas de Iniciativa per Catalunya en Gerona, Lérida y Tarragona, ni con la apología que MaragaU viene haciendo del pacto balear como amalgama de socialistas, comunistas, ecologistas y nacionalistas de izquierdas. Algo se truncó ahí. Algunos despachos de Convergencia recibían llamadas comptmgidas de empresarios que habían organizado alguna cena a MaragaU y pedían la absolución pujolista. Era el regreso del hijo pródigo a las excelencias económicas del pacto PP- CiU, tal vez a la espera de algún día entenderse directamente con el PP, como se aprecia en el reciente Barómetro empresarial tabulado por el Instituto DEP. Más de un 75 por ciento considera buena la situación económica en Cataluña y casi im 70 la española, con idénticas perspectivas de ftituro. En un 75 por ciento, los peajes de las autopistas son un problema principal, seguido en tm 73 por la rj dez del mercado laboral. En plena campaña electoral, el plato fuerte de la encuesta es el respaldo del 70 por ciento a la estabüidad del apoyo de CiU a Aznar. Un 41 por ciento votará a CiU, el 13 a MaragaU y alrededor de im 4 al PP, pero eso varía en la hipótesis de imas elecciones generales: CiU recibe un 29 por ciento, PP el 12 y PSC- PSOE roza el 7 por ciento. Es el sistema contable del señor Esteve posindustrial. Valentí PUiG