Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 MIÉRCOLES 21- 7- 99 ABC PREMIO PERIODÍSTICO MONTERO DE BURGOS El Colegio y la Asociación de Ingenieros de Montes y el Grupo TRAGSA convocan el I Premio Periodístico Montero de Burgos sobre el medio natural, sus recursos y el sector forestal. Podrán participar todos los autores que presenten un trabajo periodístico que haya sido publicado entre el 1 de julio de 1998 y el 30 de junio de 1999 en cualquier periódico o revista española. El premio está dotado con 1.000.000 de pesetas en metálico y no podrá dividirse aunque sí declararse desierto. El plazo de admisión de los trabajos terminará el 1 de septiembre de 1999. Las bases se podrán recoger en el Colegio de Ingenieros de Montes, c Cristóbal Bordiú, 1921, 2 dcha. 28003 MADRID. Tfiío. 915346005 Fax: 9153461 (M. E- mail: cimontes iies. es Correos y Telégrafos NOTA RECTIFICATIVA CONCURSO: S e r v i c i o deí i transporte de carga mediante una i red aérea nocturna. i Advertido error en el importe d e ¡l i c i t a c i ó n del m e n c i o n a d o í concurso publicado en losí periódicos ABC y EXPANSIÓN de í í fecha 18- 6- 99) al no haber i i incluido el I. V. A. se hace constar i que el precio total de licitación es de seis mil novecientos sesenta í millones de pesetas dos años (6.960.000.000. -ptas 2 años) i El plazo sigue inalterable. A elaboración de la sentencia del Tribimal Constitucional frente a la del Tribunal Supremo en el caso de los dirigentes de la antigua mesa de HB ha venido siendo trabajosa. Era inevitable. Donde la política entra, todo se complica. En esta última historia, la política, que siempre se entendió como arte de lo posible, casi ha sido ñamada a ser el arte de lo improbable. Porque improbable era, a la luz de los hechos, que la ponencia de un magistrado del Tribunal Constitucional se viera contradicha por otra ponencia encargada a otro magistrado de la misma institución. Con lo cual la controversia era doble: Tribimal Constitucional frente a Tribunal Supremo y Tribunal Constitucional dentro de sí mismo. En ambas situaciones, el problema estaba condenado a ser el que es: trasladar a la opinión, a la mentalidad del ciudadano más sensible, la idea de que no hay colisión en ningún supuesto, sino ima maduración de los criterios legítimos. Vestir el muñeco de manera que lo conflictivo desaparezca por sublimación, que es la más drástica de las evaporaciones, no podía ser fácil y esto explica la prolijidad del parto. Casi siempre que hay im vicio de origen, las salidas lógicas, cuando la política media, consiste en sustituir un error por otro. Si política fue la condena de los dirigentes batasunos, en plena vigencia de las atrocidades etarras, podría interpretarse también como política la estimación de sus recursos de amparo contra la sentencia que los encarcelaba. Las voces políticas que se elevan o se han elevado para animciar que todo lo planteado es jurídico y nada más que jurídico son sospechosas de transmitir un mensaje de encargo. Como máxima concesión cabría admitir que si no todo es político en este asunto, menos todavía es todo jurídico. La comunidad de perplejos pue- L CUADERNO DE NOTAS Hora del Constitucional Cómo será posible evitar un sentimiento de victoria de ETA y de derrota de la democracia de pregimtarse, a la vista de la polémica, cómo es posible que se apreciara tan tarde, tan a destiempo, en el Tribunal Constitucional, la violación de la presunción de inocencia favorable a los batasunos, la interpretación extensiva, por no decir abusiva, del tipo penal que deñne, o más bien indefine, la colaboración con banda armada, y, en definitiva, la mismísima inconstitucionalidad del Código Penal en tan importante aspecto. Ese ha sido el debate que ha trascendido. Uno no entra a considerar prematuramente el ropaje político- jiu- ídico del resultado. En todo caso, lo que ha podido estar en peligro, y acaso exista todavía esa sensación, es el principio constitucional de la seguridad jmrídica, diseñado en el artículo noveno, párrafo tercero de la Constitución, que prohibe taxativamente la arbitrariedad de los poderes públicos. Los representantes de los partidos han coincidido en no ver para nada rastro de politización en esta controversia de alto nivel. Es lógico. Ni desde el PSOE podía manifestar otra cosa el señor Jáiu- egui, por ejemplo, ni desde el PP el señor Iturgáiz. Todo normal en el fondo. Todo perfecto. Si había que entenderse en los pactos de Vitoria contra el PNV, después de las elecciones del 13- J, ¿por qué no coincidir en la necesidad de aunar criterios cuando el fallo condenatorio del Supremo contra los batasunos se produjo en im momento político diferente del actual? ¿Es que ahora la antigua mesa de HB es menos condenable, o sencillamente exonerable, por la importante razón de que ETA ha dejado de matar? Es lógico que esto no se confíese ni se reconozca. Hacerlo significaría admitir que todo fue político y todo fue política. Político el fallo del Tribunal Supremo y política la discusión con matices de esa sentencia por el Constitucional. Como político resultó ser el delito batasuno de entregar un espacio electoral a ETA, y no por político menos penalizable. Ahora al ciudadano medio le tiene que invadir, ante la polémica vigente, una doble perplejidad: qué hay que hacer para colaborar de verdad con banda armada y cómo será posible evitar, pase ya lo que pase, im sentimiento de victoria por parte de ETA y otro de derrota por parte del sistema democrático. Cabe el consuelo de decir, y ya se dice, que la grandeza de la democracia reside en su capacidad de autocorregirse. Aimque la rectificación consista en decir digo donde se dijo Diego. Más de un observador podría pensar que en sede jurisdiccional tal vez ocurra algo parecido a lo que acontece en la vida política ordinaria. Es decir, que se utilicen procedimientos parecidos al de los pactos para alcanzar determinadas finalidades. En otras palabras, que así como sucede en la composición de Ayrmtamientos y Comimidades para formar mayorías de Gobierno, las sentencias y resoluciones sean susceptibles de negociación porque tal sea la utüidad política del momento para esta o aquella organización o núcleo de poder. La complejidad de la situación política y la dificultad jurídica se darían la mano en ima excepcional coyuntura. Lorenzo CONTRERAS VENDO MAGNIFICO LOCAL ARRENDADO A BANCO Situado en calle Madrid (Getafe) Rentabilidad 7 91- 417 64 25 OBTENGA BENEFICIO POR SU DINERO 0 AMOÍ t ALTA RENTABILIDAD LIQUIDEZ MENSUAL O ANUAL MADRID: BILBAO: SEVILLA: VALLADOLID: 91 431 94 427 95 422 983 20 03 72 87 13 28 49 41 45- El lema de Gil es éste: ¿me hubiese hecho el dibujante esta caricatura, de haber tenido yo también un detallito urbanístico para con él y su familia?