Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ABC OPINIÓN MARTES 18- 5- 99 Alguien regaló una joya de oro hace veintisiete siglos L primer tratado de Alquimia que hablaba de la conversión de cualquier metal en oro fue el de Chester y no apareció hasta el siglo XIII; los primeros trabajos de Herón de Alejandría sobre mecánica no estuvieron disponibles hasta el siglo I antes de Gristo; los estudios de Arquímedes sobre la palanca y de Euclides sobre Geometría datan del siglo tercero antes de nuestra era; Apolonio de Pérgamo no descubrió el secreto de los cónicos y el número pi hasta hace veintidós siglos; el primer torno de madera se inventó hace veinticuatro. Y, sin embargo, alguien, hace la friolera de veintisiete siglos fabricó una joya de filigrana de oro para la que necesitaba tener algún conocimiento sobre metales preciosos y hubo de emplear un aparato mecánico, una palanca y un tomo, además de conocer la geometría euclidiana y el misterioso número de Pérgamo que relaciona una circimferencia con un círculo. Esa joya ha sido encontrada en AUcante: im niño de trece años la descubrió tras mover una piedra para buscar ima pieza perdida de su navaja. La joya- tres torques o collaresestá compuesta de varillas de oro macizo que forman bucles de los que penden im colgante en forma de roseta, una lámina de oro de forma cónica y dos cuentas esféricas. El hallazgo demuestra que a finales de la Prehistoria, probablemente en el periodo orientaUzante o el Ibérico antiguo, hubo alguien capaz de inventar el fútiuro. Seguro que estaba enamorado. Luis Ignacio PARADA Un candidato mal amado hace poco más de un año se puso de debate sobre el estado de la Nación del año pasa moda hablar del efecto Borrell después de do y aunque ha mejorado la forma, el fondo sigue su triunfo en las elecciones primarias, desde aquí siendo errático y sin un esquema inteligible, cohablamos del error Borrell No hacía falta ser mo en su última intervención sobre la crisis de muy perspicaz para deducir que el flamante can- Kosovo, hace poco más de diez días. En esta ocadidato socialista a la Presidencia del Gobierno sión, su afán de acorralar al Gobierno le llevó a iba a tener serias dificultades para consolidarse descargar sobre éste todo lo que no le gusta de la entre su propia gente. La falta de apoyo y de intervención contra Serbia. Sólo le faltó acusar a entusiasmo del aparato del PSOE por el nuevo Aznar y su Gobierno de los daños colaterales líder ungido con lá legitimidad de las urnas intraEn este contexto tan negativo para Borrell, el partidarias era más que patente y los intentos de caso Aguiar- Huguet ha sido la gota de agua que cohonestar la suya con la otra legitimidad, la ha colmado el vaso. Se puede suponer razonablesalida del último congreso del partido, fueron mente que un Borrell más sólido políticamente y siempre vanos. Todo había emmás apoyado por los suyos hapezado con otro error, el bría afrontado, quizás, este error Almunia esto es, la desagradable asunto de otra Oorrell, candidato mal atolondrada e irreflexiva conmanera y sin tirar la toalla. amado por sus pares, no vocatoria de primarias, vendiPor eso, no tiene ningún sentidas como excelsa expresión dedo que Borrell y el PSOE preha podido resistir que mocrática, pero organizadas, tendan convertirse a estas alquienes formaron su de hecho, con el decidido proturas en modelos de ética polípósito de ganarlas a toda cos tica. El candidato dimitido equipo y su grupo de ta para presentar a la opinión puede sentirse escandalizado amigos cuando gobernó, pública un nuevo Almimia lipor las andanzas de sus colaberado de la. sombra, tutelar y se libraran a su sombra a boradores. No es para menos. amenazadora a la vez, de GonPero, objetivamente, esta desla orgía del dinero fácil, zález. Víctima de su propia aragradable historia ha sido el timaña, Almunia, malhadado mientras él predicaba a lo clavo ardiendo al que se ha aprendiz de brujo, se encontró para poner fin a una Torquemada un rigor que agarradohacia ninguna parte. de la noche a la mañana despocarrera jado de autoridad, pero dueño Se trata, ciertamente, de uno sólo se aplicaba a los todavía de los recursos burode los casos de corrupción demás cráticos del partido. Al mismo tiempo, se incre- más repugnantes de aquel lamentable periodo, mentaba hasta el máximo la confusa desorienta- que recuerda el caso Roldan, porque pocas cosas ción en que se debatía el PSOE, más o menos pueden provocar mayor aversión que ver cómo desde 1993. aquellos funcionarios encargados de reprimir A Borrell no se le puede culpar de la falta de ciertas conductas ilegales se permiten a sí miscolaboración de sus correligionarios y en su des- mos los comportamientos que sañudamente persicargo habrá que reconocer que se ha dejado la guen en el común de los ciudadanos. Borrell, piel en el empeño, como él mismo afirmaba en candidato mal amado por sus pares, no ha podido privado hace poco. Pero sí habrá que anotar en su resistir que quienes formaron su equipo y su grupasivo su falta de habilidad para aprovechar el no po de amigos cuando gobernó, se libraran a su escaso capital político que le dieron las bases. No sombra a la orgía del dinero fácil y del fraude deja de ser notable que un hombre con tan paten- descarado a la Hacienda que dirigíaii, mientras él te proclividad a la arrogancia no haya logrado predicaba a lo Torquemada un rigor que sólo se alzarse, ante propios y extraños, con la autoridad aplicaba a los demás. Borrell se ha definido a sí que define a un líder. Posiblemente, esa autori- mismo como un corredor de fondo y, como en el dad le habría venido rodada si hubiera sido capaz cuento de Alan Sillitoe, su abandono es una forde articular una línea de oposición inteligente y ma de protesta contra quienes le condenaron a la creíble. Pero lo cierto es que sus intervenciones soledad política que ha terminado por asfixiarle. parlamentarias han sido más bien penosas: empezó con graves fallos en el fondo y en la forma en el Alejandro MUÑOZ- ALONSO (RUANDO E i? u paraíso residencial n c n vistas a s horizonte preferido o u A pocas horas de su residencia habitual le esperan un lugar de ensueño y un equipo de profesionales que le convencerá por su experiencia en proyectar y construir espacios a la medida de sus deseos. Ctra. Las Marinas, km. 2- 03700 DENIA (Alicante) Te! 96 642 60 50- Fax 96 642 70 OS En IVIadrid INZUR. Tels. 91 442 25 98 99