Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 28- 3- 99 DEPORTES ABC 9 1 España, nueve veces ole Exhibición de fútbol y goles en uno de los partidos más completos de la selección Ole Nueve veces ole La selección española se dip anoche un empacho de fútbol y goles. Fútbol del bueno. Del sencillo, del que llega a lo más profundo del aficionado. Fútbol de calidad pero también de fuerza. España fue ayer un torbellino que humilló a Austria en uno de los partidos más completos que uno recuerda al Este equipo estaba armado y concebido para eso. Para jugar al fútbol. Para divertirse y divertirnos. Para rasear el balón y buscar paredes. Para entrar por el centro y por las bandas. Para haxer fácil lo que tantas veces parece difícil. Y además de todo eso, para ganar, para golear. La selección española interpretó anoche una de sus obras más perfectas de los últimos años. Nada puede hacer un rival cuando enfrente hay un equipo en estado de gracia, como ayer lo estaba el español. Se les veía en la cara. En su mirada ambiciosa. Los hombres de Camacho tenían ganas. Estaban ansiosos por reivindicarse ante una afición que se escudaba en los clubes porque su equipo nacional no le ofrecía ninguna sensación. Anoche sentimos to- das de golpe. Desde que el balón comenzó a rodar. Desde que Guardiola dio la primera orden y Hierro el primer grito. Austria tuvo mala suerte. Verdadera desgracia. En el equipo español todos se pusieron de acuerdo para jugar bien al fútbol el mismo día y a la misma hora. Guardiola y Valerón parecía que llevaban juntos desde juveniles. Sergi doblaba a Fran por su banda como si lo entrenaran todos los días. Raúl buscaba los espacios que le dejaba Urzaiz como si hubieran coincidido en el tiempo en la Ciudad Deportiva. Raúl (cuatro) Urzaiz (dos) Hierro, Fran y Welt (p. p. rubricaron una noche de ensueño Valencia. Enrique Ortego equipo nacional en los últimos años. Raúl, con cuatro tantos, fue el gran triunfador de la noche, aunque sería injusto restar el más mínimo mérito al resto de los jugadores que ayer se vistieron la camiseta de España. Todos, hasta los debutantes Munitis y Mendieta, fueron artífices de un gran triunfo. Un triunfo histórico. h 7 F VI j nr íiií. 11 E P Ñ Cañizares; Míchel SalSA A gado, Hierro, Marcelino, Sergi; Echeberría (Dani, m. 83) Guardiola, Valerón (Mendieta, m. 71) Fran; Urzaiz (Munitis, m. 59) y Raúl. A S RA Wohlfahrt; Schottel, UT I Feiersinger (Kogler, m. 53) Pfeffer; Cerny, Mahlich, Neukirchner, Prosenik (Reinmayr, m. 57) Wetl; Herzog y Haas (Mayrleb, m. 68) A BT O Veissiere (Fra. AmariRIR lla a Prosenik, Cañizares, Pfeffer, Schottel, Hierro, G L S 1- 0, m. 5: Raúl. 2- 0, m. 17; OE Raúl. 3- 0, m. 29: Urzaiz. 4- 0, m. 35: Hierro, de penalti. 5- 0, m. 44: Urzaiz. 6- 0, m. 47: Raúl. 7- 0, m. 73: Raúl. 8- 0, m. 76: Wetl, en propia meta. 9- 0, m. 84: Fran. Guardiola. El toque de distición de ese canario fino llamado Valerón. El descanso se hizo eterno. Todo queríamos que volviera la fiesta en la segunda parte. Y volvió. Vaya si volvió. Tííír Hierro provoca su sanción El sexto tanto cayó con algún directivo todavía sin acomodarse en el palco. Fue también obra de Raúl, en otra jugada de casi todo el medio campo. Toda la segunda parte se disputó en el campo austríaco, a la espera de que fueran cayendo más tantos. Pero con la media docena el equipo se relajó y, aunque siempre buscó uno más, lo hizo con menos intensidad que en el primer tiempo. Camacho hizo debutar a Munitis- el último regateador- y Mendieta y Raúl rubricó su mágica noche con su cuarto gol particu- lar, éste de cabeza a la salida de un saque de esquina. Aún hubo tiempo para que los austríacos rubricasen su partido más nefasto y Wetl, uno de los menos malos, rematara contra su portería un centro de Raúl para hacer el octavo. Impotencia se llama la figura. Fran cerró la cuenta. Todo, absolutamente todo, salió perfecto. Hasta la tarjeta que vio Hierro, que el central madridista provocó para cumplir así su sanción (ya tenía una cartulina) ante San Marino, que espera el miércoles, cuando se haya pasado esta borrachera... Una máquina perfecta España fue una máquina de jugar al fútbol. El primer gol fue el compendio de lo que iba a venir después. Dos paredes. Tres toques. Guardiola- Urzaiz- Raúl. Gol. Y el segundo, otra genialidad, ésta de Fran con estocada de Raúl. Daba gusto ver moverse a los hombres de Camacho. Todos se. ofrecían, todos jugaban para todos... Austria se derretía como uir helado en agosto. Montó Prohaska un frontón con nueve jugadores de corte defensivo, pero al cuarto de hora las grietas anunciaban ruina. Cerny, su mejor futbolista, lateral de toda la vida, salió como segundo delantero... para correr detrás de Sergi. La verdad es que hubiera dado lo mismo que Austria hubiese juM. J. BERROCAL Raúl y Guardiola celebran la histórica goleada a Austria gado con tres delanteros. O que férico había permanentemente hubieran resucitado Krankl, cinco hombres y el ritmp lo marSchachner, Polster y el propio caban Guardiola y Valerón. AhoProhaska. A la selección de ayer ra al primer toque. Ahora conera muy complicado meterle ma- trol y circulación. Ahora pared no. Su primer tiempo fue intrata- por el centro. Ahora entradas ble. De lo mejor de los últimos por las bandas. Las diagonales años. No ya por los cinco goles, de Raúl, llevándose como un parsino también por el juego, las for- dillo a su central marcador, fuemas, la am- ron para gra bición, las bar y poner maneras. El en vídeo a Así va e ampo VI balón, su los chavaJ G E p GF GC Ptos posesión, les. TamChipre 430 1 8 5 9+ 3 siempre fue bién los mo 1 1 8 11 7 Austria 4 2 la referenvimientos 1 13 4 6+ 9 España 320 cia. Por de- Israel de Urzaiz. 3 1 1 1 7 3 4+ 4 lante del es- San Marino 4 0 0 4 1 14 0- 13 El temple de