Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 10- 3- 99 ESPECTÁCULOS ABC 93 Las Jornadas de lírica y burla reúnen a ocho artistas heterodoxos y provocadores El espectáculo abrirá en Barcelona una gira por toda España Era de esperar. A la vista de los personajes que ocupaban la mesa de la Sala Manuel de Falla de la Sociedad Greneral de Autores y Editores, era de suponer que la presentación del espectáculo, significativamente titulado Jornadas de lírica Madrid. Julio Bravo y burla no fuera un acto serio. Y no lo fue. ¿O si? El caso es que en esta presentación hubo, como es natural, más burla esté espectáculo se hace en defensa del berberecho que lírica respondemos a una necesidad que está en el aire Carlos Prieto escribe Las aventuras de un violonchelo Madrid. J. B. Hace veinte años que el mexicano Carlos Prieto, uno de los principales violonchelistas de nuestros días, adquirió un stradivarius, conocido como el Piatti (por haber pertenecido a Alfredo Piatti, un célebre instrumentista del siglo XIX) Los datos que pudo conseguir sobre el origen del instrumento y su afición a la escritura le animaron a escribir su historia, que acaba de editar el Fondo de Cultura Económica bajo el título Las aventuras de un violonchelo El libro se presentó ayer en un acto en el que estuvo presente S. A. R. la Princesa Irene de Grecia. Tuve que reaüzar- exphca Prieto- una intensa labor detectivesca, que me ha llevado a averiguEír con precisión su historia del violonchelo durante este siglo, y con algo menos de precisión lo referente a los siglos El Piatti fue realizado por Stradivarius en Cremona en 1720. Estuvo- explica Prietodurante muchos años en Cádiz, y luego pasó a Irlanda, Inglaterra, Itaüa, Alemania (donde fue propiedad de la famiUa Mendelssohri) Suiza y Estados Unidos, donde lo adquirí yo No se les consiguió arrancar una sola palabra en serio. Así que hubo que recurrir al dossier de Prensa para saber que estas Jornadas de lírica y burla tienen como objetivo la celebración en diferentes teatros de todo el Estado de cuatro jornadas consecutivas en las que música y humor circulen por el mismo carril Los protagonistas serán ocho artistas de pelajes diversos: Gran Wyoming (con su inseparable Reverendo) Pablo Carbonell, Julián Her- Javier Ruibal, Kiko Veneno, Pepín, Pablo Carbonell, Julián Hernández y nández (de Siniestro total) Javier Pepe Bejines, ayer, en la presentación de las Jomadas de lírica y burla Krahe, Pepín, Javier Ruibal, se precie Por su parte, Pepín muy resabiada argumentó Kiko Veneno y Pepe Bejines reveló que su inclusión en el car- Pepm, junto a Javier Kráhe (que (cantante de No níe pises que tel se debe a que se trata de un llegó tarde porque estaba amaUevo chanclas) cursillo pagado por el INEM; mantando a sus hijos) y Carbotendré que estar durante un año nell los más locuaces del grupo. Casi todos los, intérpretes han con estos artistas y luego podr é Itinerante prometido novedades, y canciotener mi propio espectáculo Las Jornadas de lírica y No hay, todavía, fechas ni pla- nes inéditas. Las excepciones burla serán un espectáculo iti- zas determinadas después de serán Pablo Carbonell, que hará nerante, que arrancará en Barce- Barcelona, y Madrid no parece lo de siempre y Wyoming y lona el próximo 24 de marzo, y entrar aún en la agenda de este Reverendo, que se hmitarán a su que reunirá en cuatro días (de espectáculo. De momento de- repetido repertorio, aunque el miércoles a viernes) las actua- pendemos de la ingenuidad de motivo no sea la desidia, sino el ciones de los citados ocho artis- las ciudades, y Madrid debe estar respeto tas, reunidos en parejas. Aunque se bromeó sobre la posibihdad de que hubiera variaciones, los emparejamientos han quedado determinados así: Gran Wyoming y Pepín; Pablo Carbonell y Julián Hernández, Javier Krahe y JaMadrid. S. E. tihdad del cüieasta, porque supo vier Ruibal, y Kiko Veneno y La muerte del cineasta Stan- fascinar e inspirar a los púbhcos Pepe Bejines. Los comentarios ley Kubrick sigue conmocio- y colegas durante casi medio sitras estas alineaciones fueron nando al mvmdo del cine. Así, el glo Para sahr al paso sobre el muy diversos: Pablo Carbonell escritor Arthur C. Clarke, autor estado en que había quedado su vaticinó que habría muchas ca- de 2001: Una odisea del espa- último ñlme, Eyes wide shut rreritas en los hoteles mientras cio que colaboró con Kubrick a protagonizado por Tom Cruise y Javier Ruibal justificaba su em- la hora de llevar la novela a la Nicole Kidman, Robert Daly y parejamiento con Krahe en que pantalla, además de recordar Terry Semel han dicho que una él las divierte y yo las enamoro, con admiración a su amigo, ha semana antes de la desaparición porque él es la burla y yo la lí- declarado que era una figura so- de Kubrick tuvimos la suerte de rica bresaliente en el mundo del cine. asistir a la proyección de la pelíEntre las razones que han lle- Tengo la esperanza de que le den cula, que estaba ya acabada. Es una película estupenda que cievado a los artistas a unirse a esta un Óscar postumo singular gira, hubo también moTambién los presidentes y con- rra con un broche de oro su fortivos para todos los gustos. Pablo sejeros delegados de Warner midable carrera. Creemos que su Carbonell, por ejemplo, tenía Bros, empresa con la que el au- estreno en España, previsto para como objetivo trabajar en in- tor de Lolita colaboró a lo el 17 de septiembre, constituirá vierno y tener tres meses de va- largo de tres décadas, han desta- un homenaje a un personaje tan caciones, como todo escolar que cado la singular visión y versa- extraordinario e inolvidable Laudería El hbro, sin einbargo, no se limita a contar la historia de este instrumento. Me pareció interesante acompañar esta narración con otros textos Así, el übro incluye una breve historia de la laudería- es un término que en España no se emplea, pero que me parece más correcto que el galicismo luthería argumenta- con especial detenimiento en los Stradivarius y los Guameri; una parte dedicada a la relación de Prieto con la música iberoamericana; y una breve historia de la música para violonchelo. Son muchas las anécdotas que ha vivido Prieto junto a su stradivarius, que por motivos obvios ha de viajar con él en los aviones, y que lo hace con su propia tarjeta de embarque (a menudo expedida a nombre de Chelo Prieto) y en su propio asiento. Entre las que recuerda el intérprete, figura la sucedida durante una escala en Riga cuando aún existía la URSS. El instrumento se quedó en el avión. Tardábamos en volver a embarcar, y vi que había mucho nerviosismo en los policías. Enseguida supe lo que pasaba. Faltaba un pasajero; obviamente, era Chelo Prieto La película postuma de Kubrick se estrenará en septiembre en España