Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ABC M M MÜMlí Sii áSi OPINIÓN DOMINGO 28- 2- 99 Aunque improbable, España es posible OMO el maestro Quevedo, miré los muros de la patria mía y los vi desmoronados. ¿De qué ministerio dependerá la conservación? España es una idea que se nos adelgaza. No sólo las personas pueden caer en el mal de la anorexia, también las naciones enflaquecen por adaptarse a la moda, atender lo inconsistente y olvidar que todas las causas no constructivas hasta las más neutrales, traen sus efectos de demolición. Desde que, el pasado septiembre, ETA tomó de lleno la iniciativa con su tregua provisional hemos ganado en sosiego; pero, ¿la paz puede someterse al análisis cualitativo? Confío, desde que especíañcé la mirada en la observación de España, en que dentro de cien años- o de mil- éste termine por ser un país dulce y no, como hasta ahora, áspero y amargo. Aunque improbable, España es posible. La Historia, que nos ha dado grandeza, nos ha cuajado de miserias y envidias, nos ha robado el prestigio del trabajo, la nobleza de la ciencia y el amor al riesgo. Vivimos, desde hace ya tiempo, de las excepciones individuales, del empuje de las personas atemperado por el miedo y ello, visto en el País Vasco, nos lleva a unas elecciones falsas No digo, ni sospecho, que se vayan a contar mal los votos depositados en las urnas el próximo trece de junio; pero, la cada vez más valiente actitud de los partidos nacionahstas, ¿garantiza la formación de candidaturas, o la elección de papeletas, para quienes übremente piensan que España, el todo, es primero que cada una de sus partes? Y no hallé cosa en que poner los ojos que no fuese recuerdo de la muerte M. MARTÍN FERRAND El tránsfuga L de tránsfuga viene de antiguo y la Eenoficio tiene añejo linaje, unque ya se encuenpalabra tra Cervantes, lo cual es buen abolengo. más aparatoso y espectacular de transfuguismo fue el episodio protagonizado por Óscar Alzaga, que se llevó de la Alianza Popular de Fraga nada Naturalmente, tránsfuga o tránsfugo y transfu- menos que a veintidós diputados. Naturalguismo vienen de fuga y en definitiva de huir y mente, un político tiene derecho a convertirse huida. Hasta el Diccionario de la Academia ex- en un tránsfuga y marcharse a otro partido. El plica que tránsfuga, en pohtica y en sentido figu- divorcio de un político con su partido es perfecrado, se aphca al que pasa de un partido a otro. tamente legítimo, lícito, conveniente y hasta El pueblo, cuando ve a un político que salta de aconsejable en muchos casos. im partido al de enfrente, siempre ha dicho que Don Sergio Marqués ha hecho muy requetecambia de chaqueta. Y no es raro encontrar polí- bién en despedirse del Partido Popular. Sus razoticos que conservan una rica colección de cha- nes tendrá, y aunque no las tuviere. Basta con quetas en el armario y se van poniendo en cada que a eso le impulse su real gana. Lo que ya no momento la que más les gusta o conviene. Mi ad- está bien, no es políticamente honrado, ni momirado amigo Ramón Taralmente honesto, ni somames hizo una turné por cialmente de recibo, es que casi todo el arco parlamenel señor Marqués eche a N O es políticamente tario, sin alcanzar nunca la correr del Partido Popular poltrona ministerial. Grave honrado, ni moralmente llevándose a la espalda el error y clara injusticia de escaño y el sillón presidenhonesto, ni socialmente los presidentes sucesivos. cial del Principado, consede recibo, que Marqués guidos ambos gracias, no a Está muy claro que sus votos personales, sino eche a correr del PP tránsfuga viene de fuga. Lo a los votos del partido. Si que sucede es que en Astullevándose a la espalda el además de fugarse, porta rias, en el bable, fuga no esa carga, no parece exescaño y el sillón significa huida, sino la distraño que lo suyo sea, más nea que ataca al ganado vapresidencial del que disnea vacuna, jadeo cuno, quizá un mal de alde tránsfuga. Si encima de Principado, conseguidos tura o de lo que sea. Avisan Llevarse lo que no es suyo, los patólogos que no hay gracias, no a sus votos aprovecha el botín para que confundir la disnea con fundar sobre él im partido el jadeo. Bueno, lo mejor es personales, sino a los del rival, Uras el legítimo y no caer en ninguna confupartido que traiciona sión, y no confundir la gimnasia con la magne- lícito transfuguismo se convierte en una galopisia ni el culo con las témporas. Sobre todo, no se nada, bribonada, picardía o bellaquería, en cualdebe confundir el culo con las témporas. La dis- quier cosa menos en una acción política noble y nea es una enfermedad, y en cambio el jadeo es una opción caballerosa. Eso es degradar la actiuna aceleración respiratoria que sobreviene des- vidad política, que siempre debe conservar un pués del esfuerzo físico para trasladarse veloz- mínimo de nobleza. mente de una parte a otra. Lo de Sergio Marqués, a pesar de producirse en Asturias, no debe lo Pero lo más curioso y admirable de este caso constituye de ser disnea, sino jadeo. Primero, porque no se señor Marquésla amplitud de tragaderas del para deglutir sus propias palatrata de un animal vacuno, y segundo, porque bras. Posee el gaznate de m tragabolas, tragalsobreviene después de un esfuerzo de tránsfuga. dabas o tragafees. Ayer no más, don Sergio MarLa Historia de nuestra democracia, con ser to- qués negaba solenme y púbhcamente su propódavía corta, posee ya casos famosos de transfu- sito de crear un nuevo partido. Quien diga o guismo, y ya hemos tenido, alcaldes y otros car- propague que voy a crear un nuevo partido es gos políticos que lo han sido gracias a un tráns- un infame decía. Y enseguida, lo crea. Eso ya fuga convenientemente recompensado. Es no es jadeo. Es trapacería, magancia, traición, mentira eso de que Roma no paga traidores. A gatada y recancamusa. los traidores y a los tránsfugas, cuando son eficaces, siempre hay alguien que los paga. El caso Jaime CAMPMANY -u. r t C Veintiocho de febrero: Andalucía UBO desprendimiento de cio tan y como Hbosque, antiguohizopoderososilenun y se Andalucía. dalucía quemó sus naves para, desnuda, alentar su alba. Hubo un estero lleno de venas azules. Un cielo Hubo una tormenta de escorzos re- rayado por aves de luz. Y Andalucía flejada en un denso y oscurorío, y se se descalzó junto al Mediterráneo. alzó entre relámpagos el hermoso y Hubo una montaña de sombra que viejo torso de Andalucía. Hubo un anegó los pulsos con su caudal, la pensamiento alumbrador de un cos- fragua de una garganta en la que se mos, una idea frutal que rezuma, modeló la voz. Hubo un alto silencio una quietud de luminosa despedida. de mirador bañado por la luna y una Y respiró Andalucía. Hubo una len- doncella sin caballo sostenida en la gua manantial alimentada por un velocidad amante de unos brazos. limo de voces. Y gritó Andalucía Hubo un sueño con caballo y donceHubo una madre de pechos en plení lla sitiado por las ballestas de unos poderosos brazos. Hubo ima guitarra lunio, anunciación jxmto a un olivo pulsada por manos de cellisca. Una Y ascendió al sueño Andalucía Hubo la cadena y su helada sombra. guitarra sin reja cuando la sangre La pobreza y su turbia brisa. Y An- canta. Guitarra con ahogado que exhalase por sus ojos abiertos. Guitarra cuerpo de la pena, memoria quemada en soledad. Soledad de Andalucía que no es sino firmamento, de tanto como en eUa se ha consumado. Hubo una sabiduría de patio y de palacio, de fuente y de cueva, de palabras ümninadas entre brumas de taberna o silencio de claustro. Hubo un Crucificado o una Virgen por el betún de unos hombros clavados en el seno más triste del aire, aUí donde hay una lluvia de ramos. Hubo el despierto volcán de la carne y el abanico de oro de un ángel movido por el espíritu. Síntesis de un mismo sentido que concibió Andalucía. Hubo una tentación cristalizada. Las nubes de unos tobillos que salpican. Hubo unos labios por el sol de la sangre encendidos. Una mirada con atmósfera de ribera. Hubo una escritura trenzada con chispas de piel y bóvedas insondables. Una escritura macerada por un alma radiante. Con palabras prietas como un músculo, o como vela o espuma ligeras. Hubo una madre con dos grietas o pechos manando por los que se fueron. Una Piedad con el dolor blanco, sin memoria, de la inocencia. Hubo lo que no hubo, cuando en la placenta del misterio se engendró Andalucía. Javier LOSTALÉ