Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 ABC SOCIEDAD VIERNES 12- 2- 99 Amnistía Internacional lanza una campaña para que no se ejecute a J. J. Martínez Madrid. M. Calleja Desde el corredor de la muerte de la prisión de Starke (Florida) el español Joaquín José Martínez sigue esperando a que el fiscal responda al recurso de apelación y que la Corte Suprema decida si se revisa su caso. En este momento clave del proceso, la sección española de Amnistía Internacional (AI) ha í hecho un Uamamiento a la sociedad para que transmita por carta al gobernador y al ñscal de Florida su preocupación por la condena a muerte de Martínez. Según explicó ayer el director de AI en nuestro país, Ernesto Beltrán, las cartas deben ser enviadas, a título individual, a las autoridades de Florida. Los cuatro senadores que viajaron a Florida en enero para interceder por el reo español respaldaron la iniciativa de Amnistía Internacional. La campaña de Amnistía Internacional resalta que, desde 1973, al menos 75 presos condenados a muerte en Estados Unidos han quedado en übertad cuando se descubrió que habían sido inculpados erróneamente. Es imposible saber el número de inocentes que han sido finalmente ejecutados subraya en un informe. Desde 1990, han sido ejecutadas más de 350 personas en Estados Unidos, donde otros tres mü trescientos presos aguardan a que las autoridades pongan fin a sus vidas. Sobre la acción a favor de Joaquín José Martínez, AI ha puesto a disposición de los ciudadanos el teléfono 9131012 77 y la página de Internet www. a- i. es. La condena a Philip Morris para indemnizar a una fumadora asciende a 7.500 millones Patricia Henley donará el dinero para campañas de prevención Washington. Pedro Rodríguez Patricia Henley, que ha fumado hasta tres cajetillas al día durante los últimos 35 años, tiene uii cáncer de pulmón inoperable. Desde ayer, esta mujer es la beneficiaría de la pena económica más grande impuesta contra una tabaquera en Estados Unidos. Un jurado ha condenado a la compañía Philip Morris al pago de unos 7.500 millones de pesetas. Unos 220 millones en concepto de compensación y el resto por daños punitivos. El veredicto registrado en la Corte Superior de San Francisco es, con mucho, el más grande de las litigaciones contra las tabaqueras de Estados Unidos. La astronómica cantidad es el resultado de la primera querella anti tabaco que llega a un jiu: ado popular en Caüfornia en diez años. Ya que en 1997 se suspendió la vigencia de una Ley estatal que prohibía este tipo de procedimientos individua- Patricia Henley les contra fabricantes de cigarrillos. La compañía condenada ha confirmado su intención de recurrir el fallo. Aun así, el anuncio de un prolongado pulso legal que no ha impedido que las cotizaciones de los fabricantes de Marlboro hayan bajado sustancialmente en Wall Street. El caso contra Phüip Morris abre las puertas para un aluvión de similares demandas privadas a pesar de las multimíUonarias ofertas de la industria del tabaco para cerrar de una vez la puerta a estas acciones legales. Aimque el veredicto de California sea completamente anulado en el futuro, su volumen resulta un atractivo infalible en Estados Unidos, con la mayor proporción de abogados en ejercicio en el mundo industrializado. Por su cuenta, el jurado popular de San Francisco, compuesto por cinco hombres y siete mujeres, ha decidido triplicar los daños punitivos solicitados por Patricia Henley, en concepto de fraude y neghgencia. La querellante, que dejó de fumar el año pasado, ha prometido que si algún día recibe algún dinero será donado para campañas de educación infantil sobre los peligros del tabaco. El cáncer de pulmón de Henley está, de momento, controlado a través de qmmioterapia y radiación. El faUo contra Phihp Morris es el tercero que se produce en los últimos tres años a favor de fumadores y contra empresas de tabaco que han ocultado los peligros de sus productos. Los dos anteriores, en Florida y Nueva Jersey, contra la compañía Brown y Williamson, han sido anulados tras producirse una serie de apelaciones. Miembros del jurado de San Francisco han justificado su decisión, adoptada por diez votos contra dos, como una forma de llamar la atención de una multinacional como Philip Morris que estaría haciendo fortunas a costa de vidas humanas. El CGPJ da 16 semanas de permiso a una magistrada que adoptó a un menor Madrid. S. S. E. El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) se ha mostrado, por primera vez, a favor de conceder a una juez que ha adoptado a un niño el permiso de maternidad de dieciséis semanas en lugar de las ocho que para estos casos establece actualmente el Eeglamento de la carrera judicial, informa Efe. Según fuentes del CGPJ, el pleno ha dehberado sobre el recurso presentado por la magistrada de la Audiencia Provincial de Barcelona M. R. contra la resolución del presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que le otorgó un permiso retribuido de ocho semanas por la adopción de un menor y no el de dieciséis previsto para los supuestos de parto, que es el que había pedido. Este recurso será resuelto previsiblemente en favor de la magistrada en el próximo pleno del CGPJ, por considerar que la finalidad de la licencia retribuida es el cuidado de los hijos, su crianza, protección y bienestar y que estas tareas son, en definitiva, idénticas tanto en el supuesto de la filiación adoptiva como en la biológica. Así, según el CGPJ, no cabe establecer una discriminación que es incompatible con el principio de igualdad consagrado por la Constitución. D El fiscal ha comunicado a Ricardo Gue rra que le considera imputado por la muerte de Aitor Zabaleta, seguidor de la Real Sociedad, ocurrida el pasado 8 de diciembre. Gue rra ha negado, ante la juez, la acusación. Italia: indignación por la sentencia de los jeans Una auténtica avalancha de protestas se desató ayer en toda Italia tras la polémica sentencia del Tribunal Supremo que anula, como informábamos, ima condena por violación a un hombre porque la mujer, que vestía ieans pantalones vaqueros, no pudo ser violada ya que tiene que colaborar activamente para quitárselos En la imagen, las diputadas Simona Prestigiacomo (FI) Alessandra Mussollni (AN) Sandra Fei (AN) y Cristina Matranga (FI) protestan, en vaqueros, ante las Parlamento. puertas del